Ideal

Granada CF

GRANADA CF

Semana crucial en el Granada para aclarar dudas tras dos amagos de marcha de Salvador

Sergi Vieta, director general, y Manolo Salvador, director deportivo, en primer término, con Tony Adams y Kangning Wang detrás, tras la presentación del valenciano.
Sergi Vieta, director general, y Manolo Salvador, director deportivo, en primer término, con Tony Adams y Kangning Wang detrás, tras la presentación del valenciano. / F. R.
  • El director deportivo ha cerrado filas tras fechas turbulentas ante la indefinición del proyecto y se esperan novedades positivas en estos días

Mayo concluye en menos de 72 horas, en una semana que ha de ser clave para el futuro del Granada, tras unas fechas muy turbulentas. La indefinición de su proyecto ha tenido exaltado a los miembros del club en este periodo, lo cual ha motivado hasta amagos de marcha. El primero fue el de un directivo, el granadino Ignacio Cuerva, que se mostró herido por el encuentro de Tony Adams y el vicepresidente Kangning Wang con el exdirigente Javier Jiménez, pero sobre todo por la sensación de que sus consejos no eran escuchados por la cúpula. Al parecer Cuerva no quiere tener un papel de mero florero y se ha sentido molesto por la falta de reacción tras concluir el campeonato con el descenso. Como opina cualquiera en el entorno, a cualquiera le escama la falta de celeridad en las actuaciones, que está provocando que se pierdan algunas importantes ventajas temporales que existían con respecto a los rivales directos, especialmente con los otros dos conjuntos que perdieron la categoría, Osasuna y Sporting, que a su ritmo empiezan a hacer los deberes y a ponerse a la altura. Sobre todo, tienen un menor trabajo de planificación. En ambos sitios se estima que afrontarán unos ochos fichajes. En Granada no serán menos del doble.

El segundo gesto de salida tras lo de Cuerva lo emprendió poco después nada menos que el propio director deportivo, Manolo Salvador, que no llega al mes en el cargo. El valenciano se ha mostrado muy molesto en un par de ocasiones especialmente, las que le llevaron a sugerir hasta su dimisión, siempre abortada al final, tras reflexionarlo bien.

Uno de los focos de conflicto fue hace ya algo más de una semana, en un encuentro en Madrid en el que participó el propio presidente, John Jiang, indignado por la posibilidad de que él no fuera el responsable directo de la elección del entrenador llegado al caso. La actuación de algunos consejeros de Jiang en DDMC -en concreto de David Belenguer, defensor de la candidatura de Hierro-, debieron de enervar a Salvador, cuentan diversas fuentes.

Al parecer, él es consciente de que se ha incorporado a un grupo de gestión y que él no tiene el poder absoluto en el mismo, pero entiende que hay una serie de requerimientos que le corresponden, pues será a quien se mire en caso de fracaso. No hay ningún rechazo por prejuicio hacia el técnico malagueño que dirige al Real Oviedo, sino un deseo de apostar por alguien del que sí conozca su modo de trabajar debido a su bagaje, sobre todo si se quiere retornar a la élite cuanto antes.

Con ese perfil estaban y están José Luis Oltra y Luis García Plaza, con el que llegó a trabajar en el Levante. Uno de ellos se ha de erigir en su apuesta final. Todo día que pase sin que se concrete, juega a favor de la tercera opción, la debilidad presidencial, y atenta contra la preferencia inicial del dirigente. Con jornadas pendientes en Segunda división encima, el nivel de especulación se dispara y sólo se puede detener si al final se cierre el debate y apuestan por alguien ya disponible, sin esperar a la conclusión de la Liga 1|2|3, con un 'play off' posterior.

Pero más allá de esta cuestión capital está el hecho de que la estructura arroje la sensación de parálisis, con un organigrama dudoso, sin terminar de perfilar la perspectiva económica, aunque hoy está previsto que se presente el presupuesto en LaLiga, y con el asunto por resolver respecto a los jugadores vinculados a Gino Pozzo. Esta última derivada es la que impide que se anuncien oficialmente a la decena de jugadores que ya están atados para incorporarse al Granada B, por ejemplo.

Fiel al club

Salvador, que se ha mostrado fiel al Granada pese a que ya se percató, en aquel café informal del miércoles en la capital con dirigentes del Sporting de Gijón, de que sigue cotizado entre otros muchos equipos, ha encontrado precisamente en Cuerva a alguien en quien apoyarse en los momentos amargos, que parecen haber pasado. El valenciano se inició en este oficio en una situación dura, con un Levante al borde de la quiebra, pero al menos siempre se sostuvo con una gran complicidad con el órgano de dirección en el que brillaba el presidente granota, Quico Catalán. Ahora se ha extendido una sensación de vacío de poder, con el presidentes sin aparecer por la ciudad, el vicepresidente Wang controlando las operaciones hasta niveles obsesivos, Adams marchándose ya pero dejando la casa algo desordenada, con cargos que han permanecido con perspectiva de degradación hasta hace poco.

Del receso se entresaca que renacen las opciones de continuidad del director general, Sergi Vieta, al que se dio por defenestrado. Algo que puede facilitar que la administración recupere velocidad, pues es una pata necesaria para que no se lastre lo deportivo. Al final se cuelgan sobre el catalán una serie de medidas que correspondieron al ámbito del anterior director deportivo, Javier Torralbo 'Piru'. Vieta se ha visto señalado y probablemente ha sido consciente de que se le cernía el despido, pero este, que parecía inevitable hasta hace poco, podría no llevarse a efecto.

La serenidad empieza a extenderse poco a poco tras estas movidas ya apaciguadas y todos esperan que en las próximas horas se sucedan la novedades positivas, con claridad en las fuciones y plasmando el mucho trabajo que ya hay abierto con más de un futbolista apalabrado. Y por supuesto, oficializando al entrenador de una vez por todas.