Ideal

Granada CF

GRANADA CF | EXPEDIENTE

Una cesión decepcionante

Gastón Silva, en un partido.
Gastón Silva, en un partido.
  • Gastón Silva ha jugado con los cuatro entrenadores que han dirigido al Granada durante este curso pero sólo en la etapa en la que se usaron tres centrales fue tan habitual en el 'once' rojiblanco como lo es en la selección de Uruguay, donde actúa de lateral zurdo

Prestado al Granada durante esta temporada por el Torino italiano, el uruguayo Gastón Silva ha demostrado ser un defensa polivalente actuando como central o lateral izquierdo en la zaga rojiblanca, la segunda más goleada del campeonato y cuya actuación en líneas generales ha sido muy deficiente. Gastón Silva comenzó el campeonato siendo suplente de Gabriel Silva pero el mal papel de éste en el choque de la segunda jornada ante Las Palmas le permitió debutar con la elástica del Granada en terreno canario, donde el equipo de Paco Jémez no salió bien parado (5-1). Los problemas defensivos fueron constantes en la era Jémez, pero el técnico cordobés confió más en el lateral uruguayo que en su compañero y rival por el puesto, que quedó condenado al olvido.

No obstante, la provisional estancia de Lluis Planagumá en el banquillo rojiblanco permitió a Gabriel Silva recuperar su puesto en el lateral izquierdo mientras que Gastón Silva no salió del 'once', sino que quedó ubicado en el centro de la defensa junto a Rubén Vezo. La imagen defensiva en el Granada-Leganés no fue del todo mala, pero el resultado sí que lo fue (0-1 en contra).

La llegada de Lucas Alcaraz al banquillo rojiblanco cambió su rol de manera provisional, al venir lesionado de una citación con su selección. Silva pasó de ser titular en cinco partidos consecutivos a jugar uno de los diez siguientes que disputó el equipo. A pesar de ser un habitual en las alineaciones de Uruguay, Gastón no recuperó protagonismo bajo la tutela del preparador granadino hasta que Alcaraz cambió su 4-3-3 habitual por un sistema con tres centrales y dos carrileros en banda. El defensor uruguayo quedó ubicado en el costado zurdo de la zaga, junto a Saunier y a Ingason en el Villarreal-Granada de la jornada 20 (2-0) y mantuvo el puesto durante las cinco siguientes, perdiéndose el sexto partido por sanción (el Leganés-Granada de la jornada 26). Fueron los mejores encuentros del Granada y también los mejores de Gastón Silva como jugador rojiblanco, sumando tres victorias consecutivas en el Nuevo Los Cármenes que permitieron a la afición ilusionarse con la posibilidad de abrazar el objetivo de la permanencia. Sin embargo, tras la derrota en Leganés, el equipo quedó muy debilitado.

Cambios en la pizarra

En los siguientes enfrentamientos en casa, Gastón Silva no estuvo a un nivel lo suficientemente alto como para detener a las estrellas del Atlético del Madrid o del Barça, siendo más discreta su participación en la dolorosa derrota cosechada ante el Sporting en el estadio El Molinón (3-1). Alcaraz volvió a modificar su pizarra y Gastón se quedó fuera de las alineaciones hasta que Adams lo recuperó para utilizarlo como lateral zurdo en la jornada 32 ante el RC Celta de Vigo (0-3). En ese partido todo el pescado 'quedó vendido'. El uruguayo continuó siendo alineado por los problemas físicos arrastrados por Héctor, su competidor en el lateral tras la marcha de Gabriel Silva en el mercado invernal. Tras el Granada-Málaga el defensor uruguayo declaró sentirse «dolido» por la situación del equipo, que descendió de manera matemática a la jornada siguiente.

En el duelo ante la Real Sociedad en el que el equipo certificó su descenso matemático, Gastón Silva fue constantemente superado por los atacantes del conjunto 'txuri-urdin', evidenciando que su papel en el Granada ha estado lejos de ser convincente pese a ser el inquilino habitual de la banda izquierda en la selección de Uruguay. Ante el Atlético-Osasuna (jornada 37) Adams decidió darle descanso porque su mujer iba a tener un hij,o mientras que en el último partido del campeonato ante el RCD Espanyol estuvo convocado pero no disputó ningún minuto en la cita que en teoría le sirvió para despedirse de la afición del Granada.