Ideal

Granada CF

GRANADA CF

El discurso ilusionante del «volveremos» que conviene matizar

Es lógico que el aficionado se ilusione con un regreso pronto a la Primera división, de ahí el eslogan de «volveremos», que adorna las últimas bufandas distribuidas por la grada. Pero hay que tener sumo cuidado con tales proclamas. Igual que durante estos años de avance hasta la élite y de sufrido sostenimiento convenía tener presente el punto de partida del club -ciclos entre Segunda B y Tercera, con deudas inasumibles a esos niveles-, ahora es preferible respetar la categoría a la que se desciende.

La Segunda no suele ser ese paseo militar que quedó como recuerdo cuando se pasó hace un septenio por ella. Un juicio parcial, porque además aquella campaña que culminó en Elche fue espectacular en Los Cármenes, pero bastante aciaga a domicilio. De hecho, fue necesaria la fase de ascenso, siendo el Granada quinto en la clasificación -aunque cuarto a efectos prácticos en las eliminatorias por la presencia por delante del Barça B-. La llamada 'división de plata' se ha transformado en un cementerio de elefantes, donde se atrancan algunos clubes históricos si no consiguen rearmarse rápido para volver a la cúspide durante el tiempo que todavía tienen la ventaja de la ayuda económica que da LaLiga cuando acaba de ocurrir la desgracia. Retarse a regresar como mucho en dos campañas, como hizo el presidente Jiang, entra dentro de lo obvio en un proyecto con aspiraciones, pero incluso con dinero puede ser un desafío complejo. Ahora más que nunca, es preciso ser humildes.