Ideal

Granada CF

GRANADA CF

Luis García Plaza y la tabla rasa

Luis García Plaza y la tabla rasa
/ Ramón L. Pérez
  • Renace la primera opción como técnico de Salvador, que quiere levantar su proyecto de cero

Sin la mayoría de lastres. Prácticamente de cero. Haciendo tabla rasa en la medida de lo posible. El nuevo Granada va a intentar funcionar con las mínimas cargas del pasado. Las inevitables y poco más. En cuanto a integrantes, pues casi todos salen y a otros tantos se les buscará salida, y respecto al viejo modelo de negocio. Se ha cerrado un ciclo de manera catastrófica y, también una manera de entender el fútbol. La transición de la propiedad deparó un engrudo, fruto de una asesoría incapaz de prever la dificultad que se le venía encima, tras ocho años de una línea heterodoxa aun en el éxito, complicada de corregir.

Los aficionados, cuando aún eran socios, aceptaron un pacto con el 'diavolo'. El italiano Pozzo, con Pina de emisario, proporcionó una mecánica de reflotamiento, que tenía letra pequeña. Él invertía de inicio por encima de las posibilidades del club, iba asumiendo deudas para dar viabilidad y, una vez arriba, utilizaba el equipo como plataforma de lucimiento de su red de talentos, cuyo beneficio iba a su bolsillo, dejando ya de repercutir en proporción en el fortalecimiento de la plantilla.

El desenchufe parcial de esta estrategia pragmática, que había tocado su techo, no trajo nada mejor en la era china. La bisoñez en estas lides de Pere Guardiola, hombre de confianza del John Jiang en la compra, propició que subestimara una arquitectura deportiva que tenía que ser ardua, en una operación en la que encima aceptaron seguir siendo usados como satélite de ciertos movimientos de Pozzo. Es el motivo por el que el 'B' imputa siete millones al control financiero, pese a que apenas un cuarto de ello lo ha disfrutado el filial, con activos que encima son para recaudación del transalpino en caso de venta. Muchos ni saben dónde está la ciudad.

No se midió este impacto, actuaron como pardillos en la negociación y todo ello, unido a unas elecciones desastrosas de plantilla -variopinta, con mucho extranjero y demasiado joven-, más un entrenador caro que se decepcionó pronto y que adjuró de la aventura, establecieron el caldo de cultivo hasta el descenso, tras muchos avatares.

La propiedad actual deja un poso infeliz y de credibilidad dudosa para la hinchada, pero el trabajo de refundación ya está en manos de otros. Aunque Jiang sueña con un entramado interconectado de varios clubes, a diferencia de Pozzo parece buscar la potencialidad del sello autóctono. Esto explica que el afán sea 'españolizar' las plantillas 'A' y 'B' bajo la potestad del fichaje del director deportivo, Manolo Salvador.

Este tenía varias posibilidades abiertas, tras su investigación interna. Conformarse con lo heredado, buscar un punto medio o romper con lo que hubo, que sirvió de palanca pero también de bloqueo. Salvador ha optado por la limpieza.

Nunca renunció a él

Renuncia a lo que venía bautizado bajo los fondos de Pozzo. Aunque hubiera chavales interesantes, a los que no se haría ascos, ya no habrá una demanda obligatoria. Si le interesa a las partes, alguno recalará, pero la idea es construir con elementos propios, para que los préstamos sean algo excepcional. Salvador tiene su plan, que alcanza una dimensión profunda. Tendrá que hacer muchas contrataciones y para este viaje siempre se ha afanado en buscar a un entrenador que le comprenda, le complemente y sea el padre de una vuelta a Primera que tiene que llegar lo antes posible. Incluso, a pesar de los problemas que supone la Segunda división.

Es por ello que nunca se venció en el anhelo de traer al entrenador que siempre tuvo como objetivo número uno. Aunque José Luis Oltra había emergido como clara alternativa, tanto para él como para Adams, en contraposición a la línea de otros asesores del presidente, que tendían más al nombre rimbombante, como en el caso de Fernando Hierro, parece que el director deportivo insiste en que Luis García Plaza sea su hombre, en una estrategia de tira y afloja, revitalizada en las postrimerías. Hay fuentes que delatan que la entente podía estar ya sobre la mesa. Hasta que no haya acuerdo formal, es complicado confirmar esta tesitura. Pasa igual con los futbolistas. El delantero Joselu, del Lugo, puede ser el primero en caer, se ahonda. Los anuncios comenzarán la semana que viene. Habrá muchos.