Ideal

Granada CF

GRANADA CF

El termómetro de la tensión varió en función de los acontecimientos

fotogalería

/ ALFREDO AGUILAR

  • El público se calentó tras el pobre comienzo del Granada CF, llamando a los jugadores “mercenarios” y pidiendo “la dimisión de la directiva”

El termómetro de la tensión fue registrando modificaciones en función del transcurso de los acontecimientos. Que el Granada CF encajara antes de los diez minutos de juego los dos primeros goles del RCD Espanyol terminó de encender los ánimos de una porción significativa de la afición rojiblanca, que inicialmente cargó sus iras contra la plantilla para después pasar a hacerlo contra la directiva.

Así, de los silbidos se pasó al “jugadores, mercenarios”. Y con posterioridad al ya conocido “directiva dimisión”. Ahora bien, en favor de que la atmósfera no se cargara en exceso jugó el hecho de que el belga-brasileño Andreas Pereira estableciera en el minuto 29 el 1-2, que festejó con un gesto en el que pidió perdón al graderío. Y así hasta que se llegó al descanso, en el que hubo ‘música de viento’ pero no a muchos decibelios.

En el segundo periodo el ambiente estuvo menos caldeado, que es algo que también estuvo influenciado por el hecho de que el Granada CF se vino arriba. Eso sí, las amenazas de “invasión, invasión” no cesaron pese a los avisos por megafonía de que podían acarrear multa. Y eso, claro, evitó males mayores, pero no evitó una nueva pitada.