Ideal

Granada CF

GRANADA CF

Despedida desde lo más hondo de la tabla

fotogalería

/ RAMÓN L. PÉREZ

  • El Granada tampoco es capaz de superar al Espanyol en un partido con un ambiente enrarecido y resuelto en los primeros siete minutos

El adiós del Granada a la Primera División fue tan deprimente como se esperaba. En una temporada en la que la plantilla rojiblanca no ha dado la talla y ha perdido 26 de los 38 partidos disputados, la afición demostró estar profundamente dividida a la par que decepcionada por el rendimiento de los suyos, siendo las reacciones de la grada lo más significativo en un partido en el que el conjunto rojiblanco confirmó lo que lleva meses demostrando: que esta temporada 16/17 es el peor de la Primera División.

Comenzó el partido con la Sección Kolokon animando. Esta peña, no perteneciente al G19, decidió apoyar a los jugadores rojiblancos y no hacer voto de silencio, pero los gritos de apoyo tardaron poco en convertirse en protestas. Dos minutos fue el tiempo que tardó Leo Baptistao en abrir el marcador tras un estrepitoso fallo de Lombán y cambiar las leves manifestaciones de apoyo por los ya habituales cánticos de "jugadores mercenarios".

Cinco minutos más tarde, y con el Granada todavía con la mente en la caseta, Leo Baptistao entró con una facilidad asombrosa por la banda derecha y puso la bola en el corazón del área, donde apareció Vezo para empujar la pelota hacia su propia portería. El ambiente era insoportable pero los tres jugadores indultados y aplaudidos por la afición -Ochoa, Pereira y Juanan Entrena- tiraron del carro para intentar dignificar el adiós a una temporada sencillamente mediocre.

Pereira intentó sorprender a Diego López con un disparo lejano que el guardameta españolista rechazó a córner con problemas (m.13). El Espanyol, al igual que el Real Madrid en su partido de hace dos semanas, se acomodó atrás y quedó a la espera de lo que pudiera pasar, teniendo Pereira la oportunidad de apretar el marcador en el minuto 21 con un disparo cruzado ante el que Diego López pudo hacer mucho más. Los rojiblancos tuvieron el balón en los pies más tiempo que su rival pero Pereira y Juanan Entrena no estuvieron acertados a la hora de intentar subir las tablas al marcador antes del descanso.

En la reanudación el partido continuó por los mismos derroteros. La plantilla rojiblanca intentando conseguir un adiós digno y el Espanyol manteniendo su resultado favorable sin demasiados problemas. Solo las ganas de los canteranos Entrena y Jean Carlos consiguieron motivar a un público harto de tanta decepción. Pereira y Lombán, con un lanzamiento de falta, pudieron lograr el 2-2 pero sus disparos no encontraron puerta y el encuentro murió con 1-2 y las protestas del respetable, achicharrado por tanto esperpento presenciado durante los últimos meses. Además de los ya citados Ochoa, Pereira y Entrena otro jugador se ganó los aplausos de la afición con su sentida despedida pidiendo perdón a toda la grada a la conclusión del tiempo reglamentario: Héctor Hernández. El resto de sus compañeros se retiraron a vestuarios entre abucheos, fácilmente comprensibles tras la pésima temporada realizada.