Ideal

Granada CF

FILIAL

El Granada B echa la persiana como el mejor filial del grupo

Hubo intensidad en el juego aéreo en la despedida del filial rojiblanco a la temporada.
Hubo intensidad en el juego aéreo en la despedida del filial rojiblanco a la temporada. / ALFREDO AGUILAR
  • El equipo rojiblanco se asegura la novena plaza y cierra el curso con una victoria sobre el equipo nodriza del Córdoba

El Granada B hizo sus deberes y se impuso en la última jornada del campeonato a un Córdoba B que le planteó un partido difícil, pero que quedó muy tocado cuando Dani Palomares marcó el 2-1 a poco más de veinte minutos para el final con la involuntaria colaboración del guardameta Pedro.

El filial rojiblanco se asegura con este triunfo el noveno puesto aunque actualmente es octavo clasificado con 53 puntos, pudiendo conservar esta plaza siempre que el Linense no le gane a un Marbella que, al igual que el conjunto gaditano, tampoco tiene nada verdaderamente importante en juego durante esta jornada que echa el cierre al Grupo IV de Segunda División B.

El sabor de boca que queda en los integrantes del filial por haber acabado el año en la parte media-alta de la tabla es verdaderamente dulce, pues la mala situación del primer equipo le ha privado de tener continuidad en las alineaciones y las rotaciones han sido constantes durante la primera y la segunda vuelta de un campeonato que acaban como el mejor filial del grupo, un honor que habría sido para la escuadra cordobesa si hubiese sumado los tres puntos que se repartieron en el Nuevo Los Cármenes.

Para este Granada B el choque volvió a ser un partido en el que los jóvenes talentos rojiblancos se vieron obligados a demostrar su valía ante las numerosas ausencias de jugadores que Lluis Planagumá no pudo citar por diferentes motivos.

Matheus, que ha sido la referencia en ataque durante este curso, ha finalizado la temporada enrolado en el Lorca mientras que futbolistas como Corozo -lesionado- o Estupiñán -convocado con Ecuador para disputar el Mundial sub 20- tampoco pudieron estar disponibles para jugar con un Granada B que este fin de semana ha 'prestado' cuatro jugadores al primer equipo: Hongla, Entrena, Aly Mallé y Jean Carlos.

El filial granadino comenzó el partido llevando las riendas ante un Córdoba B bien plantado y peligroso en sus salidas al contraataque, pues suyas fueron las primeras ocasiones claras del encuentro. David Moreno no acertó a definir bien una jugada en la que consiguió entrar con mucho peligro al área contraria, aunque su disparo cruzado ante Robador se marchó fuera por muy poco (m.5). En los minutos posteriores Sebas Moyano puso a prueba a David Robador con un lanzamiento lejano y Vera rozó el cero a uno al rematar fuera desde el área pequeña.

Aún no se había movido el cero a cero cuando Santana sufrió una contusión en su rodilla derecha y tuvo que dejarle su lugar al joven Dani, que se estrenó en casa tras debutar con el filial en Linarejos.

La jugada que inauguró el marcador tuvo que ser especialmente dolorosa para Francisco Javier Herruzo. Y es que el técnico del Córdoba B vio como su equipo intentó sacar jugado un balón desde atrás pero la presión del filial rojiblanco surtió efecto. Los de Planagumá robaron el esférico junto a la frontal del área, Sergio Peña vio a Luis Suárez en una posición inmejorable y prácticamente le regaló el gol, pues el 'nueve' rojiblanco solo tuvo que controlar y disparar raso en el corazón del área.

El tanto hizo reaccionar al filial cordobesista, que controló el juego en los instantes posteriores y empató la contienda con un centrochut de Alberto que no atajó bien David Robador, que lamentó su error a la hora de hacerse con el balón sin imaginar que una jugada similar en el área contraria sería la que acabase por decidir el encuentro.

Césped rápido

El césped estaba muy rápido por la lluvia caída y la segunda parte siguió siendo tan emocionante como la primera. El Córdoba B quiso jugar sin miedo, pero el filial rojiblanco volvió a demostrar que tiene más pegada que su rival. Luis Suárez avisó primero con un disparo raso bien desviado por Pedro y en el ecuador del segundo acto un centro de Dani al área cordobesa fue desviado hacia su propia portería por el guardameta cordobesista, que sintió como el balón se resbalaba entre sus guantes y traspasaba la línea de gol.

Tras el gol, el Granada B buscó el 3-1 y eso evitó que pasara apuros en defensa durante el tramo final. Una vez concluido el partido, Planagumá fue manteado por su plantilla antes de manifestar en rueda de prensa que aunque le quedan dos años de contrato «tenemos que sentarnos para hablar de lo que quiere el club para el futuro».

Temas