Ideal

Granada CF

granada cf | la plazoleta

Sálvese quien pueda en el club

Salvo Tony Adams y Manolo Salvador, el primer nombramiento del Granada 2017-2018, nadie tiene su asiento asegurado en el futuro rojiblanco, en ningún nivel, tengan contrato o expire este en junio. Adams en principio se iría físicamente, pero su poder persistiría. Es la realidad de un club que en boca del inglés entona el esplendor del mañana pero que, para germinarlo, tendrá primero que esclarecer su presente.

El problema hoy no es la designación del entrenador, pues alguno se elegirá al final. Tampoco la selección de futbolistas, que llegarán en cascada inevitablemente –otra cosa es su rendimiento y, sobre todo, el techo de gasto del que se disponga–. La cuestión es desvelar la línea maestra que pretende la entidad, más allá del esbozo de Adams.

Nadie se siente a salvo, pues ni se clarifica la situación de ningún empleado ni se percibe que la hoja de ruta exista en realidad. Limpiar parece la máxima del británico. Lo que no define es si la liquidación será total o habrá supervivientes entre los que aterrizaron bajo el amparo de Pere Guardiola.

Adams está generando un terremoto interno de enorme magnitud, que la mayoría dentro sospecha que no está sabiendo medir. De momento, lo único claro es que está siendo un fiasco como entrenador, en una medida extrema que tomó apresurado y que está dañando su imagen, cuando pudo centrarse sólo en los despachos.

Con el movimiento temerario hacia el banquillo acreditó su falta de confianza en Lucas Alcaraz, de quien criticaba en privado su labor y al que, con los malos resultados en la mano, ya no tuvo disimulo en ‘decapitar’. También su bajo interés por los técnicos que ya estaban en la casa, pues al parecer ni se planteó que toreara con la coyuntura el preparador del filial, Lluis Planagumá. El catalán ha logrado la salvación del ‘B’ y ha fogueado a activos que luego han debutado con los mayores, como Hongla, Aly Mallé o Estupiñán. No queda claro lo que pasará con él, pese a tener dos años más. También es de MBS. Alternativas no le faltarían. Podría tener hasta un sustituto entre bambalinas.

Hay reuniones, más o menos ocultas, que siguen soliviantando el ambiente. La toma de contacto que mantuvieron hace unos días el exdirectivo Javier Jiménez con Adams y el vicepresidente Kangning Wang es un gesto que debió de agitar a los otros consejeros granadinos. Estos, a su vez, siguen sin saber su papel en adelante, si existirá algún órgano consultivo para asuntos deportivos o no.

No se concreta qué pasará con el director general, Sergi Vieta, teniendo contrato. Una espera que conjuga mal con la celeridad que necesita el proyecto. Una afrenta más a alguien que, con aciertos y errores, no ha hecho una labor tan deficiente, ni mucho menos, como algunos se han encargado de pregonar, hasta corear su nombre en el estadio como escarnio. Entre estos nubarrones, vuelve a aparecer el nombre de Pedro González Segura, cuyo hermano ha ganado fuerza como responsable de infraestructuras y compras. Al parecer, siempre ha aconsejado la repesca de quien le llevó al club, cuya salida forzó en su día Quique Pina. Por ahora, no se mueve ficha.

Es una pugna de intereses, en distintos ámbitos, que no hace ningún bien a la entidad, donde es deseable que alguien oriente la veleta. La herida no la ocasiona ninguna deuda urgente por ahora. Es algo más complejo: la falta de un criterio que perdure, donde todo el mundo esté a una, conociendo su papel. Hasta que esto llegue, continuará la incertidumbre.

Luis Fradua y la cantera

Entre los asuntos de los mentideros, aparece una posibilidad para recalar en la cantera. Se trata de Luis Fradua, profesor en INEF en Granada, quien fuera coordinador de esta faceta en el Real Betis, Athletic y Espanyol. No se sabe si sería compatible o no con el actual director, Rufo Collado, y sus colaboradores, que pese a alguna polémica pasada y algún episodio ocasional, cree que se ha reformulado bien la estructura. De hecho, cuenta con un estudio externo en el que les acreditan esta mejoría. Salvador decidirá a la postre.