Ideal

Granada CF

Granada CF

«El Granada va a ser la próxima temporada el Real Madrid de la Segunda»

Pepe Macanás dejó huella en la afición del Granada.
Pepe Macanás dejó huella en la afición del Granada.
  • Pepe Macanás, exfutbolista

  • Su corazón se divide cuando se enfrentan sus dos equipos, pero esta vez lo vivirá de una forma diferente

Pepe Macanás (Murcia, 1953) no tendrá esta vez que partir su corazón. El Granada y el Real Madrid son sus dos equipos del alma, los que dividen sus sentimientos, pero al estar ya consumado el descenso del equipo rojiblanco, podrá vivirlo esta vez con otro prisma y sin sufrir cuando marca uno de los dos. Si el conjunto rojiblanco hubiera tenido opciones de salvarse, su deseo sería que ganara, aunque le pudiera costar el título al otro. Este año todo será diferente y hasta tiene pensado acudir a Los Cármenes, algo que no hizo en estos tres años anteriores, porque lo pasaba muy mal al tener su corazón dividido. Fue un jugador muy idolatrado por la afición en la década de los 80, aquí se quedó a vivir, formó una familia y su cariño es tan grande por el club, que ha vivido con mucho dolor el descenso.

Mañana estará en Los Cármenes para ver a sus dos equipos, aunque no siempre ha asistido. De esta etapa en Primera «solo fui a los dos primeros, porque sufro mucho con los dos equipos. Por eso prefería ir al cine con mi mujer. Sí iba mi familia, pero yo optaba por no hacerlo y después me enteraba del resultado. En esta ocasión sí iré, porque al estar ya consumado el descenso es una situación diferente. Si el Granada hubiera tenido opciones de salvarse, me hubiera ido al cine como otras veces para no sufrir. Es un cariño muy especial el que le tengo al equipo rojiblanco».

La caída a Segunda no le ha cogido por sorpresa, ya que en parte «se venía venir desde hace tiempo, aunque yo hice cuentas hasta el último momento». Asegura que personalmente esta temporada lo ha pasado «muy mal, porque es mucho lo que siento por el Granada por todo lo que me dio». Como futbolista fue pasional, igual que lo es también como persona. «Cada vez que me ponía esa camiseta había un sentimiento dentro de mí, que era como si jugara la final de la Champions. Ha sido un cariño mutuo y yo solo podía corresponderle en el terreno de juego», rememora.

El pasado sábado fue una jornada negativa para él, al consumarse el descenso matemático. Manifiesta que «sufrí mucho y me dio mucha pena cuando acabó ese partido con la Real Sociedad. Pasé un mal día y trato de superarlo». Lo que le consuela es pensar ahora en la siguiente temporada y ver que «ya han traído a una persona que estuvo en el Levante. Me han hablado muy bien de Manolo Salvador, diciéndome que es una persona muy trabajadora y que sabe dónde se mueve. Le deseo toda la suerte del mundo para hacer un equipo competitivo, para que así el año que viene podamos decir a final de temporada que hemos vuelto a Primera, o al menos que se luche por estar en la parte de arriba, porque conseguirlo ya sabemos que es difícil con tanta presión y rivales».

Considera que en Segunda verán al Granada como el equipo a batir. «Llevo ya 36 años aquí y sé que la temporada que viene vamos a ser el Real Madrid de la Segunda. Tendremos que jugar con toda esa presión. Por eso espero que Manolo Salvador haga un equipo competitivo y que los jugadores cuando se pongan la camiseta digan con orgullo que somos el Granada CF, para así ser más ambiciosos», indica.

Le ha dolido mucho todo lo que ha ocurrido en esta triste temporada porque «esta ciudad y esta afición es de Primera». Piensa que tampoco es cuestión de «buscar culpables, porque no puedes señalar a una persona o dos. Ha sido un cómputo general de toda la temporada. Los compradores del club llegaron tarde y no se pudieron hacer los fichajes que ellos querían. Luego en el mercado de invierno, deprisa y corriendo se hicieron incorporaciones en el último momento».

Cuando jugaba en el Real Madrid fue el autor de uno de los goles de la victoria frente al Granada en el viejo Los Cármenes. Fue en la penúltima jornada y el equipo rojiblanco consumó su anterior descenso en 1976. En esos momentos no podía imaginar que después jugaría en Granada. Recuerda que «unos años después vine aquí y recibí un gran cariño por parte de la afición, pero en esos momentos yo defendía otra camiseta y anoté ese gol».

El deseo que tiene es que «esta travesía del desierto sea breve», aunque conoce la Segunda y percibe que «es difícil poder conseguir estar arriba. Veo equipos históricos como el Valladolid, Zaragoza, Oviedo o Almería, que han estado en Primera y los ves que algunos puede tener peligro de descenso a Segunda B. Eso demuestra que es una liga muy competitiva, se juegan muchos partidos y si no tienes la suerte de estar entre los dos primeros sabes que luego hay una fase de ascenso, que no sabes cómo saldrá, porque si te sale un partido malo te dejan fuera. La Segunda está cada vez mas dura».

Contacto con Hierro

Mantiene amistad con Fernando Hierro, que está al frente del banquillo del Oviedo en Segunda. «Precisamente hace poco hablé con él me dijo que estaban muy ilusionados en jugar la liguilla, pero que al principio de temporada ya quería la afición ascender al segundo partido, porque la gente tiene muchas ganas de ver fútbol de Primera. En el caso del Granada seguro que también va a tener una afición detrás que lo va a aupar», apunta.

Macanás está integrado en la Asociación de Veteranos del Granada. Los exfutbolistas se reúnen siempre que pueden para almorzar o jugar partidos. Considera que con la experiencia que han acumulado están siempre «dispuestos para echar una mano en lo que nos necesiten. Está claro que el Granada no puede permitirse el lujo de estar otros 35 años fuera de la élite. Cuando yo voy a ver partidos a otros campos de Primera me lo dicen. Me comentan que tenemos una ciudad muy bonita".

Forma parte también de los Veteranos del Real Madrid y acude con frecuencia al estadio Santiago Bernabéu para reencontrarse con ellos y ver partidos. Estuvo en el del pasado martes y coincidió con «Ángel de Las Heras, que jugó en el Granada, José Luis Morales, Pedro Jaro y Paco Buyo, entre otros. Todos me dijeron que con esta ciudad era una pena que se hubiera descendido».

Toni Grande, que fue compañero suyo en el Real Madrid, vivió ese anterior descenso, cuando jugaba en el Granada. Con el que ha sido ayudante de Vicente del Bosque en la selección española durante varios años mantiene «una amistad fantástica» y cree que «ha sentido mucho el descenso, porque él quiere al Granada. El tiempo que estuvo aquí quedó encantado. Cuando lo veo me comenta que fue maravilloso jugar en este equipo y vivir en esta ciudad. Seguro que está jodido».