Ideal

Granada CF
Ñito llegó a la portería granadina procedente del Valencia.
Ñito llegó a la portería granadina procedente del Valencia. / TORRES MOLINA

GRANADA CF

El ejemplo a seguir se dio hace medio siglo

  • La única vez que el Granada logró el ascenso a Primera al año siguiente tras haber perdido la categoría fue tras la temporada 1966/67

Solo una vez en su historia, el Granada ha subido de inmediato al año siguiente tras descender a Segunda. De ese hecho se cumple precisamente ahora medio siglo. El equipo rojiblanco perdió la categoría en la temporada 1966/67 y en la siguiente logró un brillante ascenso, al acabar como campeón en su grupo de Segunda. Apenas efectuó cambios en la plantilla y la trayectoria fue triunfal. En la quinta jornada ya se situó en el primer puesto y no lo abandonó hasta el final.

Ese es el espejo en el que ahora debe mirarse la entidad granadina para mantener la esperanza de un rápido retorno a la élite. Evidentemente el fútbol ha cambiado bastante y las circunstancias son muy distintas. En aquella época se pudo mantener un gran bloque del equipo que descendió, porque se consideró que eran jugadores interesantes. Apenas se realizaron seis fichajes, tres procedentes de la cantera y otros tres de fuera, que apenas jugaron. El peso del equipo lo llevaron los que estaban ya en la campaña anterior y se alcanzó el éxito.

Ese descenso se dio en 1967. Se cumplen ahora 50 años. Con José Bailón de presidente, había logrado el ascenso a Primera el año anterior. Llegó como portero Ñito, procedente del Valencia, y ya despuntaban los canteranos Fernando Barrachina y Mariano Santos. También formaba parte de la plantilla el canario Vicente. Durante la segunda vuelta el equipo estuvo siempre en puestos de promoción. Ignacio Eizaguirre fue destituido como entrenador tras la derrota ante el Betis en el partido de ida de la promoción y tuvo que coger el banquillo para la vuelta Manolo Ibáñez, técnico por aquel entonces del equipo filial. Concentró a los jugadores en Lanjarón, pero llegó otra derrota y el descenso fue al final inevitable.

Tras esa caída a Segunda llegó la dimisión en agosto de José Bailón, aunque la plantilla se configuró durante el proceso de transición para proclamar a otro presidente. José Iglesias 'Joseíto' fue contratado como entrenador por el dirigente saliente. A mediados de septiembre Candi fue designado presidente en una asamblea tras imponerse a Juan Espadafor. Se encontró con la plantilla hecha y los tres fichajes que llegaron de fuera apenas jugaron.

Fue un paseo triunfal. En aquellos tiempos la Segunda estaba dividida en dos grupos y el Granada se proclamó campeón en el del sur. Acabó por delante del Calvo Sotelo y ascendió de forma directa. El canario Ñito fue titular indiscutible en la portería y también destacaron Barrachina, Mariano Santos y Vicente, jugadores que también estaban en la temporada anterior, cuando se produjo el descenso. Fue la primera etapa de Joseíto como entrenador, aunque tras ese ascenso se fue al Valencia.

El anterior descenso

Diferente fue lo que ocurrió en el anterior descenso a la categoría de plata en la temporada 1975/76. Fue fichado como entrenador Miguel Muñoz tras una larga trayectoria de éxitos en el Real Madrid. Un proyecto más ambicioso para el banquillo llevó a un fracaso. El equipo se desinfló y se produjeron cinco derrotas en las últimas cinco jornadas. Para Segunda fue contratado como técnico el uruguayo Héctor Núñez, que fue destituido a mitad del curso. Siguieron muchos jugadores de la temporada anterior. El conjunto rojiblanco acabó en el décimo puesto en Segunda tras haber descendido la temporada anterior. Tardó después 35 años en regresar a Primera.

Las circunstancias son muy diferentes con el cambio de siglo. Son muchos los jugadores que hay cedidos esta temporada y pocos los que mantienen contrato. Algunos ni siquiera interesan y se les buscará una salida. El tope salarial va a condicionar que algunos deban irse y todo apunta a que la plantilla va a ser renovada en un buen porcentaje para buscar el ascenso. El objetivo volverá a ser el mismo que el de hace cuarenta y hace cincuenta años, cuando se dieron los dos anteriores descensos, si bien esta vez toca hacer más una labor de reconstrucción para intentar regresar lo antes posible.

En esta campaña la pérdida de categoría se ha dado con mayor antelación. La contratación de Manolo Salvador como director deportivo va encaminada a que ponga en marcha la maquinaria para formar una plantilla competitiva en Segunda. La elección del entrenador es otro de los pasos pendientes para buscar que la travesía sea efímera por la categoría de plata.