Ideal

Granada CF

GRANADA CF

Un hasta luego al derbi de siempre

Diego Llorente y Rosales persiguen a Kravets en el partido de la primera vuelta.
Diego Llorente y Rosales persiguen a Kravets en el partido de la primera vuelta. / EFE
  • El inminente descenso, que no sería matemático en ningún caso mañana, privará del duelo vecinal, que fue tenso antaño, pero que se ha erigido en el presente en un acto total de hermanamiento

El derbi de siempre en Andalucía Oriental entona el hasta luego, aunque la despedida por al menos un año no se vaya a consumar finalmente este martes. El Granada y el Málaga disputarán ese día, a las 20,30 horas, su particular clásico, herencia de una rivalidad que naciera oficialmente en los años de la II República, cuando el Granada CF era denominado Recreativo Granada y el Málaga CF era aún CD Malacitano, que acabaría derivando en CD Málaga, si bien esta entidad original terminaría desapareciendo por deudas en los noventa, para dar lugar a la sociedad actual sobre el número de registro de su filial, el Club Atlético Malagueño, que era independiente.

Fuera de burocracias, cada enfrentamiento entre los clubes vecinos hacía saltar las chispas antaño, con incidentes en las gradas y anécdotas por doquier. Era la época del tren botijo, que comunicaba ambas provincias. De las emboscadas a la altura del barrio de La Chana, cuando los malagueños volvían a casa, o al comienzo de la Cuesta de la Reina, si la procesión de granadinos era la que retornaba.

La tensión tuvo puntos de recrudecimiento. Por ejemplo, en la campaña 48-49, cuando el Málaga sube por primera vez a la élite, con un empate a puntos con Real Sociedad y Granada que perjudica a los rojiblancos. La tortilla se volvió tiempo después, y de qué manera.

En la campaña 65-66, el Málaga disputa la promoción para evitar el descenso desde Primera con el Granada, que fue segundo del Grupo Sur de Segunda. Los Cármenes presenta una entrada desigual, con aparente mayor presencia visitante que local. Los favoritos eran los blanquiazules. De aquella se recuerda a un aficionado granadino que daba boquerones a un gato, con afán de retranca. Sorpresivamente, el Granada gana 2-1 y siembra de emoción la vuelta. Miles de seguidores se desplazan a La Rosaleda, donde un empate a uno acarrea el intercambio de papeles entre ambas escuadras. Lo recreó perfecto Miranda, en una viñeta en IDEAL, reflejando a unos eufóricos aficionados en un coche por la Cuesta de la Reina: «adiós, amigo; que la hemos 'bajao' en segunda y la subimos en primera». Salía hasta el felino con los pescados.

Los tiempos han cambiado mucho desde entonces y quizás la controversia se enfrió al menos en lo deportivo por el terrible periodo que atravesó el Granada alejándose de las llamadas categorías profesionales. En 1975 se acabaron los encuentros en Primera, aunque se toparon en Segunda entre el 77 y el 81. Se cruzan en la Copa del Rey también en la 1980-81 y 1986-87, más de nuevo en Segunda en la 87/88. Es entonces cuando aparece la gran ruptura.

La siguiente vez que los destinos de ambos conjuntos se topan, el Málaga ya es 'CF' y está en camino para escalar de nuevo. Son tres temporada en el grupo IV de Segunda B. En la 93/94 todavía se llama Atlético Malagueño en la primera vuelta. Siguen hasta el 98, cuando los de la Costa del Sol ya se escapan y dejan varado a un Granada clavado en la 'división de bronce', sin prever que podría empeorar con el descenso administrativo a Tercera, donde pasó cuatro campañas.

Presidentes Sanz

Fue en ese nivel cuando aparecieron gestos de reconciliación con los malagueños. En parte se propició porque ambos clubes estaban presididos por hermanos. Paco, en el Granada; y Fernando, en el Málaga, ambos hijos de Lorenzo Sanz, expresidente del Real Madrid. El Málaga acudía gratis de aquella al trofeos veraniego en Los Cármenes e incluso abrió La Rosaleda en una visita rojiblanca para pugnar con el filial de los blanquiazules.

Algo después, cierto grupo de malagueños claramente identificado se hizo notar en las fases de ascenso de los nazaríes, refrendando el buen rollo existente. La evidencia se resaltaría ya en Primera, cuando los derbis se han visualizado como auténticos actos de hermanamiento, con visitas masivas de hinchas, en las que ha reinado la camaradería. Esto se ha reflejado hasta en los marcadores. El Málaga se ha impuesto en la mayoría de duelos de este ciclo en Primera en su campo, mientras que el Granada ha hecho lo propio en el suyo. Sin embargo, en los tres últimos cruces han cosechado empates.

La relación de 'ex' en uno u otro equipo también es amplia. Desde González -abuelo de Lucas Alcaraz- a Ben Barek, hasta llegar a los actuales Ochoa o Juan Carlos.