Ideal

Granada CF

la resaca

Nadie a regañadientes

Nadie a regañadientes
  • El desafío del club es convencer a aquellos jugadores que tienen contrato y sí les interesa de la fortaleza del proyecto para el regreso a Primera división

1. Forzar a algunos jugadores a la continuidad en caso de descenso sería un error por parte del Granada. El castigo es mayor para la entidad que para el futbolista a regañadientes. Al final, suelen actuar donde quieren y lo otro sólo expone a situaciones de drama como la ocurrida en el Rayo Vallecano.

2. El desafío del club no ha de estar en aferrarse al porcentaje que tienen algo firmado más allá de junio, sino en convencer a los mejores de ellos a que se queden con buena fe, esbozando un proyecto que les ilusione para el retorno pronto a Primera. Forzar el apego es absurdo.

3. No se trata de ofrecer facilidades para una salida, que debería o bien ser compensada económicamente o ceñirse a una transitoria cesión. El afán de la actual dirección del Granada tendría que consistir en instalar la idea de que aun en Segunda división, los nazaríes van a ser un verdadero gallito, apostando fuerte con un plantel de garantías, en el que seguramente caben algunos integrantes del presente, felices y con determinación.

4. La desidia de algunos elementos es notoria pero es grave sobre todo cuando se aprecia en gente que no está meramente en préstamo. Es ahí donde tendrían que aparecer planteamientos como los seguidos precisamente por ese club al que parece querer parecerse Tony Adams, pues ha rondado a dos importantes activos con experiencia en los granotas. Finalmente será Manolo Salvador, salvo giro inesperado, quien module la política deportiva colegiadamente con DDMC.

5. El Levante, al consumarse el paso atrás hace un año, consiguió retener a gente cotizada, como el extremo Morales, pero permitió la marcha de otros, como Camarasa o Deyverson, mediante la fórmula de una cesión. Los valencianos conservaron a ocho futbolistas criados durante la etapa de Salvador, que están siendo en su mayoría claves, y la fortalecieron.

6. Mientras, los que se dejaron ir están triunfando en el Alavés, por lo que se les abre una doble puerta ahora. O los reclutan en su asalto a Primera o los venden al mejor postor. Este escenario tendrá que ser estudiado por el Granada en su momento, con futbolistas que tienen sueldos más altos y no desean ver rebajado su cartel.

7. Asume Tony Adams que hay trece jugadores de los recurrentes que han de poner los primeros ladrillos del proyecto del mañana, aunque con plena seguridad están los siguientes. De los porteros, mete sólo a Rui Silva. En defensa, incluye fijos a Saunier, Ingason o Lombán, aun con la opción que tiene este de desvincularse. Queda bailando Foulquier, al que tendrá que convencer con mucha dificultad, quizás con una ampliación en años; y el joven canterano Hongla, que a pesar de alertar que quería seguir en Granada más tiempo, depende del parecer de Gino Pozzo.

8. En la media, el británico cuenta con Mehdi Carcela, pese lo raro que parezca verle en principio en LaLiga 1|2|3; Krhin, revitalizado en su etapa aunque con rendimiento aciago; Atzili, aunque ni siquiera lo ha citado en sus dos partidos y huele a venta a Israel, donde es deseado; Uche, nada agarrado pues tiene mercado de Primera y también es de Pozzo; e incluso Wakaso, pagando 1,5 millones por su llegada pero siendo necesario establecer unas condiciones. En el vestuario se conjetura con que está por la labor.

9. Para el ataque, anexiona a Adrián Ramos, mediante la extensión de un préstamo por parte del Chongqing Lifan chino, quien tiene que pagar 12 millones al Borussia Dortmund en junio por su adquisición, con la duda en el ambiente si admitirá de buen grado el retroceso. A su vez hay otros con licencia B, como Aly Mallé, también del cupo del exdueño italiano, o Entrena quizás. A ello se suman en principio «los del Leganés», según Adams, como Rubén Pérez, pese a tener tentaciones para seguir en la élite; Machís, extracomunitario y de Pozzo; y Tito, que queda libre para fichar por los pepineros si siguen en Primera. En otro nivel, Brian Oliván, que se quedará en Cádiz si pagan 500.000 euros; y Sergi Guardiola, opción modesta, que a día de hoy anda en el Murcia, en Segunda B.

10. Les queda hablar con Cuenca, al que le ofrecieron renovar pero que no ha dicho esta boca es mía, quizás con tentaciones externas. También con Pozzo, para ver qué pasa con su convenio y sus activos. Manolo Salvador tiene mucha tarea. Casi la disputa del derbi de siempre, ante el Málaga este martes, seguramente por última vez en al menos un año, es casi lo de menos. Todo lo actual da sensación de caducado. Es tontería aferrarse a ello sin reflexión ni voluntad.