Ideal

Granada CF
Ponce pelea un balón en el Granada-Leganés.
Ponce pelea un balón en el Granada-Leganés. / A. AGUILAR

GRANADA CF

La caída al vacío está más cerca que nunca

  • El Granada puede certificar su descenso a Segunda División en la noche del próximo miércoles

En una semana el fracaso deportivo del Granada CF en la presente temporada puede quedar confirmado. La inestabilidad sufrida por el equipo rojiblanco desde las primeras jornadas de liga, con Paco Jémez al mando y una plantilla a medio hacer, unida a la mala confección de la plantilla, que hasta el momento no ha respondido en ninguno de los partidos importantes para pelear por la permanencia hasta el final, ha dibujado un sombrío panorama que -salvo milagro- devolverá al club granadino a la categoría de plata. No obstante, el plantel de jugadores que en estos momentos dirige el británico Tony Adams aún dispone de dos 'balas' para demostrar que puede seguir en la pelea hasta el final y que el descenso, si finalmente se produce, llegue de una manera digna.

Y es que, aunque la situación en la tabla sea desesperada y las sensaciones que transmite el equipo no sean nada buenas, las matemáticas aún conceden un pequeño margen para la esperanza. Eso sí, si los malos resultados se prolongan dos jornadas más, el Granada es posible que pueda despedirse matemáticamente de la máxima categoría del fútbol español. Adiós a las calculadoras hasta la temporada siguiente.

Hay varios escenarios posibles, pero la única manera de asegurarse que el equipo granadino llega a la jornada 35 con algo en juego es ganando este viernes al Sevilla o el próximo martes al Málaga. Si los jugadores rojiblancos no dan la talla y pierden estos dos partidos, el miércoles puede ser un día funesto para la entidad. En ese hipotético caso el Granada acabaría la trigésimo cuarta jornada con 20 puntos, un registro con el que estaría matemáticamente en Segunda si el Leganés gana sus dos próximos partidos ante Villarreal y Las Palmas y el Deportivo consigue sumar al menos dos puntos en sus duelos ante Real Sociedad y Real Madrid. Con esta serie de resultados tanto el equipo pepinero como el deportivista alcanzarían los 33 puntos, una cifra imposible de conseguir para los granadinos con cuatro jornadas por delante.

Empatar también condena

Repartirse los puntos con Sevilla y Málaga también puede conducir al Granada al hoyo. La clave para que las matemáticas dejen de creer en el equipo nazarí está en lo que haga el que ahora mismo sería su rival más directo por la permanencia: el CD Leganés. Los madrileños se miden esta jornada al Villarreal con 27 puntos en su casillero. En el momento en el que el balón comience a rodar en El Madrigal el equipo de Garitano ya sabrá si el Granada ha roto su mala racha de resultados en la noche del viernes o la ha prolongado hasta los ocho partidos sin ganar. Si el 'Lega' saca sus próximos seis puntos el Granada ya estará más muerto que vivo, claro que la distancia será insalvable si los granadinos no puntúan o solo suman una unidad en los dos próximos partidos, quedándose con 21 mientras que los madrileños suman 33 y tienen el average particular ganado.

En el caso que en estos momentos estamos tratando, un empate del Granada ante Sevilla o Málaga (21 puntos totales) y dos triunfos del Leganés (33), el Deportivo de La Coruña tendría que ganar a la Real Sociedad o al Real Madrid para sumar 34 y que la situación del Granada sea ya totalmente irreversible en la noche del miércoles.

Ante el Deportivo, el otro rival al que el Granada aún podría soñar con alcanzar siempre que empiece a ganar partidos, los rojiblancos tienen al average particular empatado pero el general perdido y por goleadas, valga aquí la expresión de manera literal. Debacles como las sufridas ante el Atlético (7-1), el Real Madrid (5-0) o el Eibar (4-0) provocan que los granadinos tengan un -41 en el cómputo global mientras que los coruñeses acumulan un -15 bastante más razonable. Este escenario descendería a los granadinos en caso de empate a puntos salvo que ganaran varios partidos por diez o quince goles de diferencia aproximadamente o fuera el equipo gallego el que cayese derrotado por ese tipo de marcadores prácticamente inimaginables. Y es que las matemáticas no siempre tienen por qué casar con la lógica.

El calendario lleva al Granada a marcar los tiempos en las dos próximas jornadas. Los hombres de Tony Adams juegan el viernes ante el Sevilla (21:00 horas) mientras que el Leganés lo hace el día siguiente ante el Villarreal (16:15 horas) y el Deportivo visita el domingo por la mañana el estadio de Anoeta para enfrentarse a la Real Sociedad (12:00 horas). En la jornada entre semana, la historia se repite. El Granada juega el martes en Los Cármenes ante el Málaga (20:30 horas), pero si los resultados no acompañan al conjunto rojiblanco su descenso se certificará matemáticamente si el Leganés y el Deportivo hacen sus deberes en la noche del miércoles, que es cuando los de Garitano juegan en casa ante Las Palmas (20:30) y los de Pepe Mel reciben en Riazor al Real Madrid (21:30).

Ganar, única escapatoria

Empatar ante Sevilla y Málaga para acabar la jornada 34 con 22 puntos sería evitar lo inevitable pocos días después. Y es que el Leganés, si suma sus seis puntos en juego, se colocaría con 33 a falta de doce por jugar. Ahora bien, si los granadinos dieran la sorpresa en Sevilla el hipotético descenso sería aplazado y Leganés y Dépor puede que no ganen. Entonces cabría la posibilidad de vencer también al Málaga y añadir un poco de picante al final de liga.