Ideal

Granada CF

LA PLAZOLETA

La vuelta de Pina, ¿Una quimera?

La vuelta de Pina, ¿Una quimera?
  • Al mandatario no le desagradaría la idea de ver y aconsejar a John Jiang, pero parece complicado un vínculo mayor. Los Veteranos quieren ayudar

La vuelta de Quique Pina al Granada es un sueño para ciertos aficionados del equipo y aunque en el fútbol nunca se puede dar nada por zanjado, pensar en ello resulta una verdadera quimera. Es así a pesar de que para el actual consejero delegado del Cádiz el club nazarí sigue siendo «como un hijo», según recalca a sus íntimos. Regresa a menudo a la ciudad y sigue al tanto de la actualidad del equipo. Sus explosivas declaraciones a José Ramón De La Morena tras el partido ante el Barça sobre la situación actual evidenciaron que la herida de su marcha aún le duele, pero también algo aun más significativo. Señala a los gestores, los que llegaron bajo el influyo de Pere Guardiola, pero excluye de culpabilidad al propietario, John Jiang.

Pina no conoce al presidente chino. Coincidió por casualidad en La Ruta del Veleta, pero no se llegaron a saludar. Lógicamente a Jiang le protege su particular guardia pretoriana y no está clara la imagen que guardará de su predecesor. El conflicto acaecido durante el traspaso de poder genera un prejuicio, que agrava la opinión que se tiene entre la actual cúpula acerca de ciertos tejemanejes que aparecieron durante la administración anterior. Pina siempre ha justificado todo ello y le avala auspiciar, bajo el apoyo de Pozzo, la metamorfosis desde la Segunda B a la Primera, en la que consiguió objetivos, no sin sufrimiento.

El dilema

Es ahí donde aparece el dilema. ¿El problema del Granada entonces era el modelo Udinese y la acción de los fondos de inversión, que atraía algunos futbolistas de talento pero también egoístas, a los que costaba implicar? ¿Qué habría sido de la escuadra si Pina y Cordero hubieran confeccionado plantillas sin ayuda de Pozzo pero también sin algunas de sus hipotecas? Esto ya pertenece a la imaginación de cada uno.

Dicen que a Pina le encantaría conocer a Jiang. Que le gustaría charlar con él de fútbol e incluso darle algunos consejos. Esto no significa que fueran a trabajar juntos. Ese escenario parece muy difuso. El murciano tiene acciones del Cádiz, no es sólo un empleado, aunque también es consciente de que la situación de la dirección amarilla está abierta en los tribunales.

La compañía italiana Sinergy, que durante un tiempo comandó los destinos del conjunto, está intentando que se dé por nula la subasta que propició que el grupo afín a Pina se hiciera con las riendas. Agaz Abogados, bufete que es granadino, con el letrado Enrique Zarza como estilete, está esperando a la ejecución provisional de la sentencia de nulidad, lo cual implicaría la recuperación del dominio por parte de Sinergy.

Sinergy y Zarza

Zarza conoce bien a Pina. Pleiteó con él en la reclamación que le ganó Antonio Jiménez Zorrilla por la intermediación en la venta a Carlos Marsá del Ciudad de Murcia, y también obtuvo un suculento finiquito para uno de sus representados, Joaquín Caparrós. Ahora se muestra seguro de la entrada de Sinergy en el horizonte del verano, lo cual depararía un mosaico incierto, pues se hizo una ampliación de capital que dejaría como accionista minoritarios a los transalpinos, aunque está por ver la validez del movimiento.

Hace poco Pina y Zarza compartieron una cena, junto al agente Juanma López, de la cual pudo salir el camino de un acuerdo para que el murciano, bajo cualquier situación pase lo que pase, siguiera ligado al Cádiz. Ya se vería bajo qué figura, por cuánto dinero y, sobre todo, en qué categoría ejercería. Está por ver que los de la 'tacita de plata' suban a Primera, a pesar de que están en un gran momento de forma. El trabajo Cordero queda reflejado. A coste cero y con muchos exrojiblancos. Ninguno de los dos contempla volver a día de hoy, pero quién sabe.

Adams, tras Uche y Foulquier

Tony Adams sigue moviendo hilos al frente del Granada, como vertebrador mientras se establece quién le sucederá. Su idea es despoblar las categorías inferiores de los jugadores de Pozzo, aunque desea atar a Uche y Foulquier, incluso si descienden. Algo harto improbable, pues tendrían ofertas en Primera. en España o fuera. En esta vorágine, hasta los Veteranos quieren ayudar. Se reunieron para brindar su saber. Cualquier voz experta sería buena. La de Pina parece que se desoirá.