Ideal

Granada CF
Panagiotis Kone.
Panagiotis Kone. / F. R.

GRANADA CF

El fiasco invernal de Panagiotis Kone

  • El centrocampista ha pasado más tiempo con lesiones musculares que entrenándose desde que llegó en invierno, en un pésimo estado de forma

Ha habido muchos fichajes decepcionantes a lo largo de esta complicada temporada en el Granada, pero el que se lleva la palma como el gran fiasco durante el mercado de invierno es Panagiotis Kone. El albanés, aunque internacional por Grecia, apenas ha podido contar para su entrenador, Lucas Alcaraz, por dos importantes motivos. Uno, que ha pasado más tiempo lesionado que entrenándose, con unas molestias musculares en el recto anterior de la pierna derecha que se han eternizado. El otro, y fundamental, que llegó en un pésimo estado de forma, del que apenas ha mejorado, al estar más tiempo con el cuerpo médico que con sus compañeros.

Kone apenas suma 44 minutos disputados con la camiseta nazarí, repartidos entre los doce minutos que disputó ante el Betis en la segunda parte de aquel triunfo por 4-1, y los 32 que le concedió el preparador granadino en Butarque ante el Leganés, con la intención de que ejerciera de revulsivo en el centro del campo.

Si en Los Cármenes se le vio rondar la zona de creación, ante los pepineros se escoró a la derecha como volante, con un flojísimo rendimiento. En cada balón evidenció que estaba muy lejos de cualquier ritmo competitivo. Fue como actuar con un integrante menos. Para colmo, tras aquel desastre se lesionó. Ha pasado más de un mes desde entonces y apenas ha tenido semanas convencionales con el grupo. Sólo en la antesala del encuentro en Gijón pareció ver la luz, aunque tampoco fue convocado.

Durante el parón de selecciones sí estuvo apto, aunque no le alcanzó tampoco para entrar en la lista ante el Barcelona. Para colmo, reapareció con dolores esta misma semana, por lo que hubiera sido imposible sopesar su desplazamiento a La Coruña. Hoy habrá que ver el grado de evolución, aunque tanta interrupción invita a que siga en el ostracismo.

Ya su llegada estuvo precedida de polémica. Kone pertenece al Udinese, pero estaba ejercitándose con un preparador físico al margen del resto de la escuadra italiana. El entonces director deportivo nazarí, Javier Torralbo 'Piru', creyó que podría recuperar la mejor versión de aquel 'trescuartista' del Genoa, en el que coincidió con otro rojiblanco, Rene Krhin, que también pinta poco de un tiempo a esta parte en los planes de Alcaraz.

Kone llegó 'tieso', encima con unas molestias en el gemelo externo de la pierna derecha. Tardó un mes en ser convocado por primera vez, ante el Betis, tras apenas dejar señales del jugador que fue.

En las pocas sesiones que ha podido trabajar con normalidad, siempre se ha comprobado que no tiene mal pie pero que su resistencia es mínima, a una distancia sideral de lo que reclama la Primera división. Kone venía de afrontar apenas cinco partidos esta campaña en tierras transalpinas, tres de ellos como titular. El último, el uno de octubre ante el Lazio. Desde entonces empezó a renquear y la situación no termina. El enésimo cedido por parte de Gino Pozzo está siendo un enorme pufo.

A la espera de Carcela

El Granada afronta hoy la última sesión de entrenamiento antes de medirse al Valencia este domingo a mediodía. La intención de los técnicos es que Mehdi Carcela esté en perfectas condiciones para entrar entre los 18 definitivos, mientras que hay menos esperanzas en el caso de Adrián Ramos. También se prevé la vuelta de Uche, tras su encuentro de sanción, y probablemente el 'rescate' de Gastón Silva con el resto.