Ideal

Granada CF

GRANADA CF

Sólo puede quedar uno... o ninguno

Carlos Martins celebra el gol que abrió el marcador en la victoria por 2-1 ante el Sporting en Los Cármenes, en la temporada 2011-2012.
Carlos Martins celebra el gol que abrió el marcador en la victoria por 2-1 ante el Sporting en Los Cármenes, en la temporada 2011-2012. / BALDOMERO
  • Quien salga derrotado del Sporting-Granada tiene serias papeletas de bajar a Segunda

  • El empate podría ser perjudicial para ambos, atentos al partido entre Leganés y Málaga

La vida eterna era el don que bendecía a ciertas personas durante distintos pasajes de la historia en una mítica película de los 80, Los Inmortales, protagonizada por Christopher Lambert y Sean Connery. Pero esta dicha, que mantenía sin envejecer desde el momento de su aparición a estos individuos, tenía una condena implícita. El irrefrenable deseo de matarse entre ellos, de la única forma que podían perecer: cortándose la cabeza. Este domingo, en el Molinón, hay un choque de espadas entre el Sporting de Gijón y el Granada en el que, como en aquel film, sólo puede quedar uno en Primera división. Revertir este guion parece rocambolesco. Aunque hay un escenario aun más terrorífico. Pueden irse ambos al garete.

Quien se imponga en el partido no estará salvado, pero seguramente seguirá teniendo crédito de cara a la permanencia durante algunas jornadas más como poco, en la Liga que puede tener la salvación más barata de todos los tiempos a este paso. Nadie se sostuvo en los anales del fútbol con 19 puntos, los que tiene el Granada a esta altura del campeonato, cumplida la jornada 27. Nunca ocurrió desde que se dan tres puntos por victoria ni tampoco antes. De hecho, sólo hubo otro antepenúltimo peor a esta altura, en la campaña 1989-90: el Celta de Vigo tenía 16 puntos cuando se daba un par por triunfo. Los nazaríes en ese curso habrían tenido sólo 15 puntos.

Por tanto, la única manera de que el Granada tenga fe en conseguir una séptima temporada en la élite pasa, inexorablemente, por conquistar el campo del Sporting, donde los locales esperan con sus 18 puntos bajo mayor exigencia para atesorar alguna esperanza. Un empate seguramente sería un desastre para ambos, anclados entre los tres de la cola, en un vagón funesto al que ya se ha acostumbrado el Osasuna. Pese a su empate el lunes ante el Eibar, la directiva navarra ya ha declarado que están planificando el desembarco en Segunda división, para lo cual no seguirá su actual entrenador, quien fuera confeccionador de la plantilla desde la dirección deportiva previamente, Petar Vasiljevic.

Sporting y Granada jugarán con la ventaja de saber dónde está el listón para salir de las catacumbas, debido a que en la mañana del domingo se enfrentan, desde las 12 horas, el Leganés (decimoséptimo, 25 puntos) y el Málaga (decimosexto, 26 puntos). Este resultado condicionará el desarrollo de lo que suceda desde las 18,30 horas en tierras asturianas, con un ojo también en Riazor, lugar de celebración del derbi gallego entre el Deportivo (decimoquinto, 27 puntos) y el Celta.

Los diferenciales particulares empiezan a entrar en liza. El Granada lo tiene perdido con el Leganés, con el que perdió en la primera y la segunda vuelta, mientras que dilucida el que tendrá con los asturianos este domingo, tras el empate a cero cosechado en Los Cármenes. Con el Deportivo empataron a uno en suelo nazarí, mientras que sacaron un punto de La Rosaleda. El Sporting, sin embargo, se llevó los dos duelos con los pepineros, por lo que en caso de empate en la clasificación con ellos, salvarían el pellejo los rojiblancos verticales. Con el Deportivo, ese 'gol - average' está decantado para los blanquiazules, triunfadores en sus dos cruces. Respecto al Málaga, tropezaron a orillas de la Costa del Sol pero están a expensas de volver a verse las caras. Los dirigidos ahora por Michel golearon 4-0 al Leganés comandados aún por Juande Ramos. Con ello asomarán en Butarque.

Dos experiencias anteriores inflan de optimismo al Granada antes de pugnar con el Sporting. Hace cinco años, ambos conjuntos se encontraron en una tesitura similar por aguantar entre los mejores, aunque se desarrolló en Los Cármenes. Fue el 17 de marzo de 2012, en la jornada vigesimoctava. El Granada ganó 2-1, con tantos de Carlos Martins -que anotó en el minuto tres y fue expulsado ya en el banquillo en la prolongación- y Guilherme Siqueira. La diana ajena se la apuntó Adrián Colunga, quien vestiría la camiseta de rayas horizontales unas campañas después.

El Sporting se ancló así en la penúltima posición, la misma que ahora, aunque con 24 puntos, a seis del corte de la salvación, al que al final no llegó. El Granada se elevó hasta los 34, con un colchón de 9 sobre la quema, aunque al final tuvo que apurar a la última jornada en Vallecas. Allí cayó 1-0 pero se benefició de la derrota del Villarreal en el Madrigal ante el Atlético de Madrid, con gol de Radamel Falcao.

Victoria polémica

También salió indemne el Granada de la contienda en la primavera del 2016 en su instalación, si bien las escuadras terminaron conservando la plaza. Fue un partido polémico, dirimido un 3 de marzo, correspondiente a la jornada 27. Los nazaríes vencieron 2-0. Dominaron pero el Sporting estuvo a punto de adelantarse tras un tiro de Mascarell cuyo rechace mandó a la red Sanabria, en un fuera de juego milimétrico. Minutos después, Barral, quien vistiera la camiseta gijonesa, exageró una caída en el área que el árbitro, Estrada Fernández, convirtió en un penalti que materializó El Arabi. Success, en la prolongación, amplió la ventaja. Abelardo, técnico entonces, montó en cólera.

Los recuerdos del Molinón son bastante peores. En aquel curso del regreso a la máxima categoría, el Granada de Fabri se derrumbó con un 2-0 en la primera vuelta, goles de Barral y André Castro. Lo que pasó esta pasada campaña es todavía más asombroso. Los nazaríes, con Sandoval de entrenador en su retorno a la que llegó a ser su casa, iban ganando por 1-3 a falta de poco más de un cuarto de hora. Fallaron incluso una doble oportunidad de hacer el cuarto. Nacho Cases -que no estará el domingo- puso el inquietante 2-3 en el 88, cuando ya había sido expulsado Miguel Lopes, y Guerrero -hoy en el Leganés- igualó la balanza en el minuto 95, ante un Granada que concluyó con nueve tras otra roja, en este caso a Dória. Agrios precedentes.