Ideal

Granada CF
Carcela, a la entrada de la ciudad deportiva del club tras el entrenamiento.
Carcela, a la entrada de la ciudad deportiva del club tras el entrenamiento. / Alfredo Aguilar

Granada CF

«El problema fuera de casa es mental, no nos soltamos»

  • Mehdi Carcela, Extremo del Granada

  • El extremo belga-marroquí asegura que ante el Sporting de Gijón su equipo tiene que cambiar esa tendencia a domicilio

Sobre sus botas recae gran parte de las esperanzas de este Granada que no anda sobrado de futbolistas de su nivel. Mehdi Carcela-González (Lieja, Bélgica, 1989) es el fichaje más caro de la historia del club pagado con fondos propios (alrededor de cuatro millones de euros), tras la fallida incorporación del 'Tin' Angulo, y en las últimas fechas se está demostrando por qué. Le costó arrancar tanto como el equipo, pero se ha ido entonando y cuando no está, como frente al Atlético de Madrid, el Granada lo nota mucho. Ahora regresa tras cumplir un partido de sanción con la moral alta para conseguir sacar adelante la gran cita del domingo ante un rival directo en esta eterna lucha por la permanencia como el Sporting de Gijón.

Carcela reconoce que el presente curso está siendo más duro de lo que esperaba cuando aceptó la oferta, pero le gusta afrontar retos importantes. Vivir la Liga española desde dentro es un «sueño» y un «orgullo» para su familia paterna de origen onubense. Así lo asume. En el club tanto técnicos como compañeros y demás personal destacan su gran cercanía, su buen humor y su educación. Siempre saluda a todo el mundo con cariño, algo no tan habitual como debiera entre la profesión.

Del futuro prefiere no hablar, aunque tiene tres temporadas más de contrato por delante. Mejor esperar a ver el desenlace de esta campaña antes de hablar de ello.

¿Cómo se ha preparado el equipo para una cita tan trascendental como la del domingo?

Tratamos de no meternos mucha presión y de trabajar como lo venimos haciendo desde el principio. Lo damos todo para entrenar lo más fuerte posible de cara al partido. Físicamente el equipo está listo. Mentalmente, a domicilio tenemos que salir a buscar los puntos y ganar fuera de casa.

¿Se verá a un Granada distinto al que ha mostrado fuera de casa?

Vamos a darlo todo para ganar el partido, como hicimos en el último partido en casa. Nos faltó suerte pero debemos jugar el fútbol que practicamos en casa y debemos relajarnos más fuera de casa y jugar como lo hacemos como locales. Vamos a intentar que sea este domingo.

¿Si no se vence en Gijón se habrá escapado el último tren de la permanencia?

No hay que decir eso. A grandes equipos también le hemos ganado, como por ejemplo al Sevilla o contra el Betis. Ante el Atlético de Madrid vimos un grandísimo Granada. Sabemos enfrentarnos a los grandes también, por eso no hay que meterse esta presión añadida de que si perdemos o no ganamos contra el Sporting es el final. Es una final, como todos los partidos que vamos a jugar a partir de ahora.

¿Esperaba una temporada tan compleja? ¿Cómo vive la presión del descenso a diario?

Sabía que iba a ser difícil cuando firmé, era un desafío que quería sacar adelante. Estaba preparado mentalmente. Al principio fue difícil porque nunca había vivido esto. Cuando cerré el acuerdo pensaba que iba a ser difícil, pero no tanto. Sabía dónde me metía. Lo vamos a sacar adelante. Vamos a salir con la cabeza alta porque nos vamos a salvar.

Su equipo lo echa mucho de menos cuando no está. ¿Se siente un líder o uno de los líderes en el vestuario?

Tengo mucha experiencia. Hace diez años que soy profesional y que juego a alto nivel, pero hay varios líderes en el equipo. Quizá nuestro problema es que sobre el terreno de juego no nos relajamos lo suficiente. Pero decir que el equipo sufre cuando no estoy no es del todo cierto. Lo hemos visto contra el Atlético de Madrid, con el que sólo faltó suerte.

¿Provocó la tarjeta en Leganés para cumplir ciclo ante el Atlético y llegar limpio a Gijón?

No lo hice a propósito. El árbitro no pitaba casi nada, me estaban haciendo muchas faltas y no pitaba, así que me puse un poco nervioso, aunque no lo hice a propósito. Es el primer año que tengo tantas tarjetas amarillas y creo que es la primera vez en mi vida que estoy suspendido por un ciclo de tarjetas, quizá la segunda. Sé jugar los partidos sin ver tarjeta. Pero es el destino para así estar contra el Sporting de Gijón.

Viendo el nivel del Granada en casa, sus problemas fuera parecen una cuestión mental más que futbolística...

Nos hemos enfrentado a los mejores equipos y cuando jugamos en casa no le tememos a nadie. El problema quizá sea más mental, que no nos soltamos lo suficiente y no hacemos el mismo fútbol que hacemos en Los Cármenes. Vamos a poner todo de nuestra parte para cambiar eso y tenemos que demostrarlo en Gijón.

La exigencia física del sistema y del estilo hace también que si el equipo no llega a los partidos en las mejores condiciones baja mucho el nivel.

Físicamente estamos bien, creo que los problemas fuera de casa son más mentales. No somos capaces de sacar nuestro juego y fruto de ello perdemos la confianza en el partido. En casa son siempre buenos partidos y presionamos hasta el final. Podemos ganar a cualquier equipo en Los Cármenes, pero tenemos que tener esta confianza a domicilio.

El Arabi se lo advirtió

¿Han hecho ya cuentas en el vestuario? ¿Tienen ciertas fechas marcadas en rojo?

Digamos que contra los equipos que están en la lucha por la permanencia como el Deportivo o el Sporting hay que ganar. Pero no hacemos más cálculos que esos. Queremos ganar cada partido. Sobre todo a partir de ahora, cada jornada va a ser una final. Hay que jugar todos los partidos a tope.

Su compañero de selección Youssef El Arabi estuvo varios años en Granada. ¿Qué le contó de su experiencia aquí?

Me comentó que era una ciudad muy bonita, que vivía verdaderamente bien aquí y que contaba con una buena afición. Pero que habían sido cinco años difíciles, de lucha, que mentalmente era complicado, pero que le habían forjado como persona. Me dijo que iba a ser difícil pero a mí me gustan los retos y salir airoso de ellos. Eso es lo que me hizo firmar aquí.

Haciendo un ejercicio de sinceridad, ¿dónde ve al equipo cuando acabe el mes de mayo?

Nos veremos la temporada que viene haciendo esta misma entrevista.

Es decir, que no tiene duda de que el próximo curso seguirá como rojiblanco.

Firmé cuatro años aquí pero ya se verá. En el fútbol va todo muy rápido. Ahora lo primero que hay que hacer es salvarse de cara al año que viene y después, personalmente, ya veremos qué pasará. También veremos los planes del Granada para la temporada que viene. Muchos jugadores ya no estarán aquí... pero eso es el futuro, lo primero es conseguir la permanencia.

¿Le gustaría que siguiera Alcaraz como entrenador?

Me gustaría sobre todo que Lucas Alcaraz continuara el año que viene, y respecto a Mehdi Carcela ya se verá. Hay que centrarse en salvar al Granada este año.