Ideal

Granada CF

Granada CF

«Es imprescindible tener confianza en la victoria»

Manolo Lucena, a la izquierda, indica cómo se llega al área del Sporting para marcar gol mientras Diego Mainz insiste en la capacidad mental que hay que tener.
Manolo Lucena, a la izquierda, indica cómo se llega al área del Sporting para marcar gol mientras Diego Mainz insiste en la capacidad mental que hay que tener. / Ramón L. Pérez
  • Los dos exdefensores explican cómo se prepara dentro del vestuario un partido tan importante como el del domingo ante el Sporting

  • Diego Mainz y Manolo Lucena, que ejercieron de capitanes del Granada en otras grandes citas, dan ánimos de cara al reto del Molinón

No es una final porque cuando acabe el partido aún restarán diez jornadas de liga, pero lo parece por la importancia que tienen los tres puntos en juego. Granada y Sporting tienen este domingo la oportunidad de arrimarse a los puestos que dan derecho a permanecer un año más con los mejores del fútbol español, pero también corren el riesgo de que sea un rival directo el que tome esa energía revitalizadora, que en caso del perdedor se transformará en caras largas y un preocupante estado de depresión.

Diego Mainz y Manolo Lucena han defendido la camiseta del Granada CF en más de un partido en el que el conjunto rojiblanco se jugaba toda la temporada en noventa minutos. Los dos jugadores ya han colgado las botas pero siguen muy de cerca la actualidad del club en el que tantas alegrías vivieron durante sus años como futbolistas profesionales.

El defensa madrileño observa la situación del primer equipo rojiblanco con algo más de distancia que el granadino, que vive el día a día del grupo ejerciendo como delegado y como auxiliar de Lucas Alcaraz y Chus Cañadas en cada entrenamiento. Es por eso, que cuando desde IDEAL reunimos a estos dos emblemáticos exdefensores rojiblancos para que nos expliquen cómo se prepara un partido de estas características, a Lucena le cuesta despegarse de la primera persona: «En este tipo de partidos cualquier jugador profesional sabe lo que se está jugando, que es un encuentro especialmente importante y se nota la presión tanto por parte del cuerpo técnico como en la calle, porque la gente si vas dando un paseo te para y te lo dice en la ciudad. Por eso es un partido en el que no hay que decirle a nadie que se motive. Sabemos que es vital para nosotros, no nos vale el empate y estoy convencido de que la gente (los futbolistas) son conscientes y responsables de lo mucho que hay en juego».

Mainz, que se está preparando para completar el último nivel del curso de entrenadores, se enfoca más en la responsabilidad del técnico, al señalar que es el que «tiene que encargarse de que, si observa cualquier tipo de duda en cualquier jugador, debe recordarle la importancia del partido. Es verdad que en estas semanas es muy importante tanto la labor del cuerpo técnico como la de los futbolistas con más carrera y con mayor experiencia. Estamos ante una semana atípica y hay jugadores que por su inexperiencia o juventud no catalizan bien las instrucciones, y por eso cuesta que aporten ese plus que hay que dar en partidos como éste».

Cuestión mental

Para el que fuera defensa de equipos como el Albacete o el Rayo Vallecano, «el tema mental en estas situaciones tiene un papel fundamental. Tú no puedes viajar a Gijón sin creer que puedes ganar. Es verdad que muchas veces, cuando la dinámica fuera de casa no es buena, pues se han visto miles de partidos en que los equipos visitantes salen vencidos fuera de casa, se teme. Lo que se debe hacer en el Granada es quedarse con las sensaciones de los últimos partidos en casa y reforzarlas. Quedarse con las cosas buenas del partido ante el Atlético de Madrid, visualizar aspectos positivos y tener en cuenta que la cabeza puede ayudar a que el rendimiento sea mejor en el partido del fin de semana».

«Sin guardar nada»

Junto a él Lucena asiente y también subraya la importancia de que los jugadores rojiblancos estén muy concentrados durante los noventa minutos, en un duelo en el que «no se pueden guardar nada. Nosotros no hemos ganado a domicilio esta temporada, pero tenemos que darnos cuenta de que la permanencia también nos la vamos a jugar fuera de casa. Tenemos que ir a jugar a Gijón, a La Coruña y a Pamplona y, desde luego, la dinámica de resultados hay que cambiarla. Supongo que durante esta semana el 'míster' va a hacer hincapié en que nos estamos jugando la vida, que el último partido que hicimos en casa fue bueno, que llevábamos tres victorias consecutivas como locales y hemos demostrado que sabemos hacer las cosas bien. Ahora hay que volver a demostrarlo, aunque se juegue fuera de casa y el otro equipo apriete. Cada jugador debe dar lo mejor de sí mismo para ganar el partido».

Mainz confiesa que en el partido a vida o muerte que vivió en Valladolid con Lucas Alcaraz como entrenador (temporada 2013/14) el preparador granadino y su cuerpo técnico se esmeraron en motivar a la plantilla con vídeos.

«Nosotros sabíamos que un descenso repercute en tantas cosas en una ciudad que estábamos muy concentrados, pero en la charla previa nos pusieron unos vídeos que no esperábamos. Nuestros hijos dándonos ánimos, nuestros padres y nuestros seres queridos. Vi futbolistas, y me incluyo, que prácticamente teníamos ganas de llorar por la emoción de lo que había en juego. Luego también miras a las gradas, ves la afición que hay detrás del equipo y eso te toca. Recuerdo ese momento porque fue algo inesperado y estimulante».

Convencimiento

«También recuerdo que en Elche, dentro de la emoción que puede haber en un partido -prosigue el excapitán Diego Mainz-, vi y percibí dentro del vestuario el convencimiento de que íbamos a subir sí o sí. Lo teníamos clarísimo, nadie tenía la más mínima duda de que íbamos a conseguir el ascenso. Así que, en un partido como el de Gijón, debe de existir el mismo convencimiento. Es imprescindible tener confianza en la victoria, tener confianza en uno mismo y en el resto de los compañeros».