Ideal

Granada CF
Mariño, ante Lass.
Mariño, ante Lass. / EFE

GRANADA CF

Alcaraz se topa con Mariño, el portero de su última salvación en Primera

  • El guardameta, que será titular en el Sporting por la baja de Cuéllar, defendía al Levante en el último curso que los granotas mantuvieron la categoría

Una sanción contribuye a que Lucas Alcaraz, entrenador del Granada, se tope con el portero con el que consiguió su último éxito en Primera división. Fue la permanencia en la temporada 2014 - 2015, cuando ejercía como técnico del Levante.

Diego Mariño era el arquero titular de aquel conjunto granota, que precipitó el despido de José Luis Mendilibar tras la jornada ocho, siendo el preparador granadino su sustituto. Ambos tuvieron una campaña muy intensa, con muchos altibajos, pero al final abrazaron la salvación. Mariño actuó en 32 partidos, la mayoría con Alcaraz, en los que contabilizó 55 goles en contra.

Curiosamente, su vínculo se rompió la siguiente campaña, la 2015 - 2016. El Levante fichó a Rubén, procedente del Almería, y Mariño pasó al banquillo. Si embargo, Alcaraz fue destituido tras la jornada nueve, después de una derrota por 0-4 ante la Real Sociedad en el Ciutat de Valencia. Un calendario aterrador, que incluía al Barcelona, Madrid, Sevilla o Celta, devastó al técnico. Su sustituto, curiosamente, fue el actual míster del Sporting de Gijón. Joan Francesc Ferrer 'Rubi' le sucedió en el cargo. Aunque tenía un amplio campeonato por delante y tuvo la opción de reforzarse en invierno, no fue capaz de que el Levante remontara el vuelo tampoco y se fue a Segunda división.

Con Rubi, Mariño fue titular habitual. Le dio esta distinción en la jornada 16 y no soltó el puesto hasta el final, con la conclusión aciaga de perder la categoría.

«Las he vivido de todos los colores y no me pilla por sorpresa. Uno sabe de la tensión con la que se juega y al final no es una situación nueva para mí. La del domingo va a ser una más y hay que llevarla con la mayor tranquilidad», recuerda en declaraciones hechas al Comercio de Gijón.

Sobre la presión clasificatoria, alegó que «soy de los que piensa que una vez dentro del campo no te das cuenta. Juegas el partido, estás pensando en lo que el míster ha mandado y no piensas en la situación en la que estás». Mariño recalca que para un conjunto como el Sporting, «salvarse es nuestra Champions». Advierte de que los asturianos van a ir a tope para intentar conseguir su objetivo de victoria. «La necesitamos y desde el primer minuto vamos a ir por ella».