Ideal

Granada CF

granada cf

El regreso soñado de Wakaso Mubarak

El regreso soñado de Wakaso Mubarak
  • El mediocentro ghanés volvió a ser titular el pasado viernes en la liga española tras ocho meses de ausencia y su estreno ante la afición del Granada no pudo ser mejor

274 días transcurrieron entre el último partido de LaLiga en el que Wakaso defendió la camiseta de la UD Las Palmas (derrota 4-1 ante el Málaga de Memo Ochoa) hasta el primero en el que se enfundó la elástica del Granada (derrota 4-0 ante el Eibar).

Sin embargo, el choque del pasado viernes 17 de febrero ante el Real Betis fue especialmente significativo para el mediocampista ghanés. Era su primer partido como titular en el Granada y su primer encuentro ante la hinchada rojiblanca, su nueva afición.

Al saltar al terreno de juego junto a sus compañeros de equipo lo primero que debieron ver sus ojos fue el tifo que la Federación de Peñas rojiblancas había preparado en el sector B –enfrente del túnel de vestuarios- y en el que se podía leer “Lucha por tu escudo”.

Wakaso, familiarizado ya con el idioma por sus anteriores experiencias en el campeonato español, sabía que la importancia del encuentro era máxima tras la debacle sufrida en Eibar y rezó sobre el césped en los instantes previos al pitido inicial, como pidiendo ayuda divina para no defraudar a nadie en su nueva aventura.

El mediocampista ghanés quedó alineado en el centro del campo granadino junto a Uche y Pereira, habituales en los onces de Lucas Alcaraz. Su espíritu de lucha pasó desapercibido para el gran público hasta que en el minuto 17 robó un balón en la medular y filtró un pase al espacio para Carcela, que corrió más que la zaga bética y ‘picó’ el balón sutilmente ante la salida de Adán para adelantar a su equipo.

Era el primer tanto del Granada en el partido, pero no sería el último. Desde ese instante los rojiblancos dominaron el partido por completoy ampliaron su ventaja en el marcador hasta marcharse al descanso con un 3-0 en el electrónico. Wakaso robó balones, ayudó a generar espacios en las salidas y estuvo siempre al quite para que los ataques verdiblancos no generaran dolores de cabeza a Memo Ochoa.

Brilló el trabajo colectivo pero Wakaso pareció estar omnipresente sobre el terreno de juego. El mediocampista internacional con Ghana jugó durante 70 minutos y pareció disfrutar haciéndolo. Antes del intermedio recibió una tarjeta amarilla que hizo pensar a los allí presentes que su cambio podía ser muy aconsejable en la segunda parte para evitar un hipotético disgusto en forma de tarjeta roja. Así lo entendió Alcaraz, que lo relevó por Sergi Samper mientras la grada coreaba su nombre. Y es que no lleva ni dos semanas en Granada pero su rendimiento ante el Betis ya ha convencido a muchos de que en el próximo partido los encargados de defender los intereses rojiblancos deben ser “Wakaso y diez más”.