Ideal

Granada CF

granada cf | la resaca

La larga espera

La larga espera
/ EFE
  • Kravets ha sido el único delantero del Granada que ha marcado algún gol en los últimos tres meses

1. No era la Copa del Rey una competición prioritaria para un Granada que tiene la obligación de espabilar en liga para huir de la zona de descenso en la que lleva instalado prácticamente desde el inicio del campeonato. No obstante, tampoco lo era para el Osasuna, que demostró tener algo más de entusiasmo a la hora de contentar a su gente y certificar el pase a los octavos de final de la Copa del Rey.

2. Los osasunistas no gozaron de un gran número de ocasiones pero cuando marcaron los dos tantos que necesitaban para voltear la eliminatoria se convirtieron en un equipo más conservador que no pasó apuros para conservar su renta porque el Granada tiene, entre otros, un grave problema a la hora de llegar a la portería contraria.

3. Fueron Alberto Bueno y Ezequiel Ponce los que tuvieron en El Sadar una nueva oportunidad de acabar con su sequía goleadora y ambos fracasaron. Al margen de Kravets no hay un solo delantero del Granada CF que haya celebrado un gol desde el pasado mes de septiembre. Fue Bueno el que marcó el segundo gol de los rojiblancos ante el Real Betis (16/9/16) y desde ese encuentro el piloto de la definición ante la meta rival parece haberse apagado.

4. Ponce ha tenido ocasiones de todos los colores posibles en la eliminatoria ante Osasuna pero, por un motivo o por otro, ninguna de ellas se ha convertido en gol. Bueno parece no estar jugando a pesar de la libertad creativa que le proporciona Alcaraz, que sigue buscando a ese goleador que deslumbró en el Rayo, mientras que David Barral está más fuera que dentro de la plantilla tras su incidente con Cuenca. Deberá moverse la dirección deportiva en el mercado invernal para arreglar este déficit goleador porque sin futbolistas que anoten tantos será inviable ganar partidos de los que acaban decidiendo una permanencia o un descenso de categoría.

5. En la portería propia, la del Granada, debutó Oier. El cancerbero irundarra estuvo acertado a la hora de detenerle un penalti a Sergio León aunque no tanto en el primer tanto encajado, que le pasó entre las piernas antes de rebasar la línea de gol. Parece indudable que ese primer tanto era más evitable que el segundo, obra de un extra-motivado Jaime Romero. Ahora que ha acabado el peregrinar del Granada por la Copa del Rey, y teniendo en cuenta el buen rendimiento que está ofreciendo Ochoa en liga, todo apunta a que Oier no entrará más en acción durante los próximos meses a no ser que el guardameta mexicano sufra alguna lesión o sanción.

6. Con Vezo en el carril derecho el Granada no pareció ganar ni perder demasiado en relación a los últimos partidos jugados por Tito. Desde la marcha de Nyom ningún lateral se ha afianzado en ese puesto, por el que la pasada campaña pugnaron Foulquier y Miguel Lopes. El galo estaba ofreciendo buenas prestaciones esta temporada en su particular competición con el mencionado Tito, que sustituye esta temporada al portugués enrolado ahora en el Akhisar Belediye de la Superliga turca. Sin embargo, las molestias que sufre desde hace varias semanas le han apartado de las últimas convocatorias para intentar evitar una recaída de su lesión músculo-tendinosa a nivel proximal del recto anterior de su pierna derecha. Su recuperación será sinónimo de estabilidad. De lo contrario, y con Tito lesionado provisionalmente, gestionar esta vacante en el costado diestro del equipo seguramente le acarreará más de un dolor de cabeza a Alcaraz durante el próximo año 2017.

7. La media del Granada mejora si Uche está en ella. Con sus imperfecciones y sus aspectos a mejorar el nigeriano se ha convertido en un futbolista clave a la hora de mover el balón de un lugar del campo a otro. En El Sadar Samper no brilló y Márquez estuvo lejos de su mejor versión, que hasta la fecha ha sido la mostrada con las camisetas del Elche y del RCD Espanyol. Tuvo el mediocampista catalán un gesto de calidad mediado el primer tiempo pero Atzili no acertó a ajustar el balón entre los tres palos y Ponce, como ya hemos comentado anteriormente, lleva meses divorciado con el gol.

8. Precisamente Atzili fue el primer sustituido del equipo cuando el Granada ya iba perdiendo por 2-0. El futbolista israelí le pone ganas pero no se puede decir que a día de hoy esté a la altura de una categoría tan exigente como la Primera División española. En la agenda de fichajes de la dirección deportiva se tiene apuntado como prioritario el de un extremo, además de un central y de un mediocentro. Y es que todo lo que no sea reforzar esta zona del campo será sinónimo de caer en una profunda Bogadependencia y en otra no menos profunda Carceladependencia a lo largo de los próximos meses.

9. Y si las bandas del Granada son un problema tanto a nivel ofensivo como defensivo, esta temporada la motivación de los ex rojiblancos cuando se enfrentan al equipo al que un día pertenecieron parece ser un factor de riesgo añadido. Edgar ya celebró a lo grande un gol con el Alavés y Jaime Romero hizo lo mismo este miércoles con la camiseta del Osasuna. No fueron los únicos: Rubén Pérez, Fran Rico, Rober Ibáñez e incluso Joaquín Caparrós acabaron sonriendo después de atentar contra los intereses de un club al que un día defendieron. Los casos de Pérez y Rico duelen más porque son cedidos, aunque tal y como se está desarrollando esta campaña parece una buenísima noticia para el equipo que futbolistas como Ricardo Costa, Dória o Youssef El Arabi hayan emigrado a otras ligas diferentes de la española.

10. La navidad no será feliz porque el Granada no va nada bien en liga pero nunca hay que desmerecer la importancia de la Copa. El aficionado de equipos como Osasuna o Granada sabe que lo más importante es lo que se juega los fines de semana pero una competición como esta deja huella en el estado de ánimo de un equipo. El Granada ganó por la mínima en la ida y ese fin de semana también venció al Sevilla. Ahora que los rojiblancos han sido eliminados el equipo que tiene la moral alta es el Osasuna, que no conviene olvidar que es el que tienen justo por debajo en la clasificación, y que deberá jugar la próxima jornada en casa ante el Valencia mientras que los granadinos se enfrentan en el Bernabéu al Real Madrid. Como frase hecha lo de “la Copa es un problema menos” puede ser muy válida para definir el pensamiento de algunos aficionados o personas cercanas al entorno de un determinado equipo. Ahora bien, a un apasionado del Granada nunca le gustará ver perder a su equipo porque perder es de perdedores y ya sea en liga, en Copa o en partido amistoso la mayoría de la hinchada siempre preferirá ver a un equipo ganador y con ganas de ir a mejor que a un conjunto pusilánime que ‘tire partidos’ con la convicción de que los únicos que importan son los que se juegan ante los equipos que merodean la zona de descenso a Segunda División.