Ideal

Granada CF

granada cf

La buena costumbre de pasar a octavos

La buena costumbre de pasar a octavos
/ FERMÍN RODRÍGUEZ
  • El Granada lleva dos temporadas consecutivas superando la primera ronda que afronta en Copa del Rey aunque en ellas ha terminado siendo eliminado en octavos por Sevilla y Valencia

La Copa del Rey es una competición que siempre trae buenos recuerdos a la mente del granadinismo puesto que el club rojiblanco alcanzó en ella su mayor logro deportivo, ser finalista en la edición de 1959, y también rozó la gloria el técnico Lucas Alcaraz durante la disputa de la edición de 2003, en la que fue finalista con el Recreativo de Huelva.

No pudo superar el club rojiblanco al Barcelona (en 1959) ni el preparador granadino al Real Mallorca (en 2003) pero ambas gestas forman parte de los mejores momentos vividos en la historia de la entidad y de su actual entrenador.

Volver a repetirlas no será sencillo aunque el Granada ha dado el primer paso en las dos últimas temporadas. En la 2014/15 el conjunto rojiblanco, dirigido por el ahora técnico osasunista Joaquín Caparrós, eliminó al Córdoba a doble partido tras vencer por 1-0 en Los Cármenes y empatar a uno en el Nuevo El Arcángel. En la eliminatoria siguiente al Granada le tocó medirse ante un coloso como el Sevilla y no tuvo ninguna opción: cayó derrotado por 1-2 el equipo granadino en el choque de ida y por 4-0 en el de vuelta.

La pasada campaña, con Sandoval al mando, el Granada también superó la primera ronda tras eliminar al Leganés. Cayeron derrotados los rojiblancos por 2-1 en Butarque pero aprovecharon el valor doble de los goles fuera de casa para meter la cabeza en octavos gracias a un gol de El Arabi en el partido de vuelta (1-0). Pero en octavos volvió a repetirse la historia. Un rival de gran entidad, el Valencia, se interpuso en el camino de los rojiblancos hacia el éxito y dejó prácticamente liquidada la eliminatoria en el partido de ida en Mestalla (4-0).

En el choque de vuelta los de Sandoval asumieron riesgos necesarios en defensa que, al no aprovechar sus ocasiones de gol, acabaron pagando demasiado caros (0-3). A pesar de ese abultado resultado en contra, el conjunto rojiblanco dispuso de muchas ocasiones para recortar distancias en la eliminatoria pero la suerte no estuvo de su lado. Finalmente, y como también sucedió en la edición anterior, fue el FC Barcelona el que acabó levantando el título.