GRANADA CF

Los 'mosqueteros' que protegen al Granada y mantienen su identidad

José Guerrero (abajo, a la derecha) en la Junta General de Accionistas de la semana pasada./GCF
José Guerrero (abajo, a la derecha) en la Junta General de Accionistas de la semana pasada. / GCF

Los pequeños accionistas acuden a las juntas del club desde hace siete años para velar por el respeto hacia su pasado y promover su memoria

JOSÉ I. CEJUDOGRANADA

Se unieron cuando más lo necesitó el Granada y ahora se mantienen atentos en la retaguardia. Los aficionados que a partir de un foro de Internet fundaron la Asociación 5001 y luego se sindicaron con sus acciones desde que el club se transformara en SAD hace siete años, acuden a las juntas generales de accionistas para controlar que todo se mantenga en orden. Gustan de autodenominarse como «los mosqueteros de nuestra reina», que no es otra que el Granada CF.

A día de hoy son 80 integrantes con 181 acciones, lo que supone un 0,5% del total. José Guerrero, uno de los compromisarios de este sector de la masa social, no se ha perdido una sola junta. «Somos un ente que la gente no conoce, llevamos siete años en la oscuridad. Un día decidimos agrupar al máximo número de accionistas minoritarios para tener representación en la directiva y, a través de la asociación, vehiculamos el sindicato de accionistas», describe Guerrero. «Nos permite tener derecho a las cuentas, acudir a las juntas y pulsar el granadinismo desde dentro. La idea es mantener el espíritu granadino y granadinista para que no se pierda nunca en el equipo», subraya.

José Guerrero invita al resto. «Todo aquel que quiera, aunque sea con una sola acción, puede contactar con nosotros, la Asociación 5001, y de forma gratuita nuestro notario lo sindica». Disponen de correo electrónico, web y Facebook. «Seguimos abiertos para quien quiera sindicar con nosotros; cuantos más seamos, más poder», reafirma. Sus dinámicas son sencillas. «Los pequeños accionistas nos reunimos antes de la junta para comentar las cuentas y ver qué queremos exponer, además del contacto constante durante todo el año. Una vez celebrada la junta, exponemos lo ocurrido», comenta.

Han vivido de primera mano el cambio de propiedad. «El club está ahora muy abierto, la relación es muy buena y fluida. El director general Antonio Fernández Monterrubio está por nosotros y nos escucha. Los propietarios chinos quieren saber qué queremos los granadinos. Nos dan un trato preferente», agradece. Una actitud que contrasta con la visión «mercantilista» de la era de Quique Pina, con el que también tenían «proximidad». «Ahora están por escuchar, agradar y acercar el Granada a la ciudad», define.

El Recreativo

Entre sus principales 'victorias' presumen de poder supervisar las cuentas pero sobre todo de ser tenidos en cuenta. Ocurre ahora con el cambio de denominación a Recreativo de Granada para el filial, que se votará entre los abonados vía online y de forma presencial en el duelo ante el Zaragoza. «Ha sido algo muy luchado, al final ha calado y el club está por cambiarlo», celebra Guerrero. También quieren recuperar sus colores azul y blanco. Recientemente se opusieron al adelgazamiento del escudo, aunque cedieron al ser una variante mínima.

Tienen más propuestas. El año que viene, el club deberá rotular el nombre del estadio obligado por ley y se pretende un homenaje a la antigua puerta de Los Cármenes. También anhelan la reconversión de las antiguas oficinas del 35 de Recogidas en un museo fijo con todo el material que se conserva. «Hemos luchado hasta por la horizontal rojiblanca. Se trata de mantener los colores, el escudo y el sentimiento venga quien venga», resume. Siguen alerta para salir a defender a su 'reina' si fuera necesario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos