El corazón del Granada CF

El Mississippi desemboca en la costa de Almuñécar

Los componentes de la peña Mississippi, posando con una pancarta granadinista.
Los componentes de la peña Mississippi, posando con una pancarta granadinista.

La denominación de la peña 'Mississippi' es fruto del pub donde los primeros componentes se reunían para seguir asiduamente al Granada, entonces en fase de ascenso a Segunda. Ahora perseguirán la corazonada del ascenso

GABRIEL S. CARACUELGRANADA

Aunque no sea a modo de río caudaloso ni de colosal estado norteamericano, resulta que Mississippi sí se ubica en Granada. En plena costa sexitana hay espacio para una agrupación granadinista con nombre yanqui pero de trasfondo más granadino que las chirimoyas que se crían en la comarca. La denominación, distintiva sin par, y que se escribe en este caso con doble ese y doble pe, es fruto del pub donde los primeros componentes que luego formarían la peña se reunían asiduamente para seguir al equipo, en aquella época en plena fase de ascenso a Segunda A. Pero tal y como reconoce Antonio Prieto, presidente del círculo -y nieto del fallecido periodista granadino homónimo-, el curioso apelativo no es el que le convence, definitivamente. Lo tilda de error: «hubiese homenajeado con nuestro nombre a Pepe Millán, jugador del Granada que vivió y murió en Almuñécar. Fue el único granadino que jugó con la selección española estando en el club rojiblanco».

En un principio eran 15 personas, pero rápidamente se corrió la voz por toda la costa de la intención de hacer piña rojiblanca, lo que produjo que en esa misma temporada, la 2009/2010 pasasen a ser 55, casi todos de Almuñécar, aunque hubo gente que se sumó de zonas cercanas como La Herradura o Molvízar. Ahora han vuelto a la cifra inicial, los más afines que empezaron con la organización. Esta temporada cierran en cierto modo un ciclo, pues existe la opción de vivir otra fase de ascenso, como la que experimentaron en su día en Segunda B.

Año de Fundación
2010.
Nº de peñistas
15.
Lugar de la sede
Almuñécar.
Presidente
Antonio Prieto Cueto.
Ubicación en el campo
Fondo sur alto.

El descenso no les supone por ahora ningún embolado. Es más, ha sido un componente que les obliga a automotivarse; la costumbre de reunirse cada dos semanas, subir para la capital y echar el día completo bajo el pretexto del partido es lo que les rompe la rutina y aparca problemas, más aún en invierno, cuando hay poco o nada que hacer en la zona costera.

De los partidos disfrutan también la previa. A veces es mejor que el propio encuentro, comenta: «sobre todo este año, que cada vez que acudíamos al estadio, salíamos del encuentro hechos polvo».

Realmente, la renuncia al Granada no les renta ni de lejos. ¿Donde quedarían todas esas anécdotas y momentos gloriosos que giran en torno a ellos? Como cuando un afiliado, con el carnet de la Federación de Peñas y en un coche vetusto entró en la zona de Los Cármenes donde aparcan los jugadores, con el convencimiento de que tenía algún tipo de prioridad para hacerlo con tal acreditación. Los de seguridad, al ver el panorama, se acercaron y le preguntaron, hasta que se dieron cuenta del error y le invitaron a salir. En el momento que los compañeros se enteraron del error, les faltaron calles para reírse a carcajadas.

La complicidad en esos momentos afables acrecientan los lazos comunes, motivo suficiente para ser positivos: «ya nos daban por perdidos la primera temporada que ascendimos a Primera, y hemos aguantado seis años . Por esperanza que no quede». Sólo resta esperar que el peregrinaje por Segunda no serpentee con demasiada imponencia y sin desbocar.

Fotos

Vídeos