Germán Sánchez

«Hay que mirarse a la cara y coger el toro por los cuernos»

Germán Sánchez vigila tras una de las puertas de la ciudad deportiva. /Alfredo Aguilar
Germán Sánchez vigila tras una de las puertas de la ciudad deportiva. / Alfredo Aguilar

«Al entorno se le convence sacando resultados, no estamos para decir nada», reconoce antes del partido ante Osasuna

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

El gaditano Germán Sánchez llegó con cierta edad al fútbol profesional, con 29 años, tras fajarse en Segunda B. Lo hizo en el Tenerife, en el que estuvo dos temporadas, disputando en la última la promoción de ascenso a Primera. No pudo celebrar el ascenso y aunque tenía cerrada la renovación, consiguió rescindir para enrolarse en el Granada. Su temporada no ha sido fácil debido a una lesión inicial y a sus largas suplencias, cuando Oltra se inclinó por Saunier y Chico Flores. Él quedó de reemplazo. Con Morilla lleva dos titularidades.

–¿Cómo lleva la resaca del partido ante el Lorca?

–A pesar de la derrota hay que cambiar el chip porque hay que pensar en Osasuna. Ya va quedando menos. Lo de Lorca nos deja secuelas psicológicas pero hay que levantarse lo antes posible y competir.

–¿Ha vuelto a ver el partido?

–Hemos visto los errores que cometimos en estos días. Tenemos que corregirlos, estar en alerta. Estar más despiertos.

–¿Qué errores más notorios apreció en el desarrollo?

–Hubo un poco de todo. Nos está lastrando bastante el balón parado. Es una psicosis. Le estamos dando mucha importancia aunque también hay un rival que intenta aprovechar sus armas. Nos han tocado la cara bastantes veces. Hay que intentar que no suceda. Para empezar, no cometiendo faltas, porque luego se miden las fuerzas y puede salir mal.

–¿Hay motivos para no perder el optimismo en este equipo?

–Al entorno se le convence sacando resultados, no estamos para decir nada. Viendo a la gente que se desplazó a Lorca, es de chapó. No brindarles una victoria nos dolió. Hay que darle resultados. Si puede ser con buen juego, mejor.

–¿Es un problema anímico o de concentración lo que ocurre?

–Sobre el papel éramos favoritos ante el Lorca. No lo subestimamos. Somos gente humilde que estamos en un equipo importante. Sobre el papel todo es bonito, pero luego cualquier equipo de Segunda te coge en un despiste. Hay que ser optimista pese a todo. Tomar el partido con Osasuna no como una final, porque aún quedan puntos, pero sabiendo la importancia de ganar.

–¿Están echando de menos a Machís o a Ramos?

–Son jugadores muy importantes pero tenemos una plantilla amplia. No sólo hay once. Otros pueden sacar esto adelante.

–¿Es pronto para evaluar a Pedro Morilla?

–Se le mide por los resultados como a cualquier entrenador, tenga experiencia o no. Tenemos el caso de Oltra, a pesar de los muchos partidos que ha dirigido. Eso de la experiencia es un mito en el fútbol. Al final los resultados te ponen en tu sitio. Hay que seguir apoyando tanto al cuerpo técnico como a los jugadores. Convencer venciendo.

–Al menos usted se ha ganado el puesto en esta nueva etapa.

–A pesar de no jugar siempre me he sentido importante. Soy un jugador de equipo. Cuando estoy dentro, intento aportar lo máximo. Cuando estoy fuera, aprieto para que los que juegan se sientan exigidos. Ahora, sí que es verdad que de momento he contado de titular y voy a intentar devolverle esa confianza que me está dando en el campo.

–Le dolía antes el hecho de tener actuaciones esporádicas, en las que el equipo rendía e incluso solía dejar la puerta a cero, y luego quedarse en el banquillo de nuevo.

–Está demostrado que el futbolista es egoísta y siempre quiere jugar. Es verdad que cuando he gozado de oportunidades las cosas han salido bien y lo normal es la continuidad, pero había un entrenador que tenía un abanico de posibilidades amplio sobre todo en mi puesto. Al final él miraba por el equipo e intentaría tomar la mejor opción.

–Le he visto llamar por teléfono a alguien justo antes del algún partido. Le pasó en Córdoba y Lugo, cuando volvió al banquillo.

–Llamo a mi pareja cuando no está, pero no solemos hablar de nada futbolístico. Últimamente no lo estamos haciendo.

–¿Fue un palo salir de la convocatoria ante el Oviedo, cuando más debate había sobre su titularidad?

–Siempre duele que te dejen fuera, incluso cuando estás en el banquillo, como a cualquier profesional que sienta algo esto. Pero al final decidía el entrenador.

–La imagen de la despedida de Oltra, con algunos compañeros presentes y otros no, ¿qué le pareció?

–En mi caso no vine por circunstancias personales que no puedo comentar. No me llevaba mal con él.

–A usted nadie le ha regalado nada. Ha sido un ‘jornalero’ del fútbol y supongo que querrá demostrar que tiene hambre de un ascenso.

–Viniendo desde abajo, el sacrificio y el trabajo no pueden faltar. También tener un poco de suerte. He llegado tarde al fútbol profesional pero no me quedo en eso. Vivo el día a día. Estoy en un buen club, intentando aprovechar las oportunidades y disfrutando del Granada. Queriendo conseguir el objetivo.

–¿Cree que la principal corrección que necesita el equipo es en la parcela defensiva? No me refiero sólo a la zaga en sí.

–Es curioso. La primera vez que se me hace esa precisión. Hay gente que encasilla todo lo que pasa en los cuatro de atrás. Vistos los últimos cinco partidos con una victoria nada más, hay que mejorar en todo. Todos tenemos que atacar y defender, no sólo en los partidos. También hay que dar lo máximo en los entrenamientos para que te pongan.

–Se quedó a las puertas de subir a Primera con el Tenerife. No querrá esa espina clavada esta vez.

–Ojalá. Y si puede ser antes de los ‘play off’, mejor, pero vamos a ir partido a partido porque creo que este sábado tenemos un hueso como Osasuna. Está en una dinámica parecida. Hay que sacarles cinco puntos.

–¿Mejor con Chico o Saunier?

–En los entrenos turno con todos: con ellos y con Hernán (Menosse). Me siento bien con todos y de todos se aprende.

–¿La presión por lograr el objetivo está actuando en contra?

–La prioridad es ganar partidos. Sabemos nuestro objetivo a largo plazo, el club en el que estamos, la masa social que tiene. Pero hay que abstraerse para seguir día tras día. No vale mirar dentro de cinco jornadas si no ganas a Osasuna.

–¿En estos días ha habido más bronca o análisis?

–No somos niños. Hay que mirarse a la cara, como hemos hecho. No sólo ahora, sino en cualquier momento malo de la temporada. Hay que coger el toro por los cuernos, meter goles y ganar a Osasuna.

–¿Se pica con su hermano Servando –juega en el Cádiz–?

–No quiero tocar mucho ese tema porque me temo que nos vamos a jugar algo seguro en la última jornada y no me gustaría que hubiera suspicacias. Ya sabemos cómo está el fútbol. Queda mucho todavía.

–¿Ve al Granada en el ascenso directo?

–No veo más allá que primero Osasuna y luego Sevilla Atlético. Hay que pensar así. Nadie creía que íbamos a perder en Lorca, con todos los respetos. Pero esos puntos ya no vuelven. Ya son los de Osasuna.

–¿Dónde ve a Germán Sánchez el próximo mes de junio?

–Me gustaría irme de vacaciones con un ascenso a Primera división, no hay que tener miedo a decirlo. Pero hay que insistir con lo de Osasuna. Soy cabezón y no quiero mirar más allá de este partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos