Granada CF

Un largo camino forjado en la cantera sevillista

Víctor Díaz, durante un entrenamiento con el Sevilla Atlético./ABC
Víctor Díaz, durante un entrenamiento con el Sevilla Atlético. / ABC

Javi Varas y Víctor Díaz, hoy en Granada, se formaron en la cantera del Sevilla | Ahora que el filial sevillista visita Los Cármenes, quienes formaron a ambos hablan de su evolución en el segundo equipo de Nervión

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

A Javi Varas nadie le ha regalado nada. Tampoco a Víctor Díaz. Ambos dieron sus primeros pasos profesionales en el Sevilla, en cuya cantera se formaron. Ambos coincidieron en un filial -próximo rival del Granada- que fue capaz de pasar de Tercera a Segunda A de la mano de Manolo Jiménez. El ahora entrenador del AEK de Atenas griego recuerda perfectamente el paso de ambos por sus equipos. «Me acuerdo de aquel Sevilla Atlético que cogí», rememora desde Grecia. «Eran sub 19 en Tercera división. Subimos a Segunda B, varias veces campeones (2), liguillas de ascenso (4), hasta que subimos a Segunda. Teníamos jugadores muy importantes, como Sergio Ramos, Jesús Navas, Reyes, Fazio, Perotti, Antoñito, Antonio Puertas... jugadores que han marcado mucho en el Sevilla y en otros equipos», añade.

De Víctor Díaz destaca que era «un chico que trabajaba fenomenal pero que tenía la posición tapada por jugadores que llevaban una línea ascendente muy grande». Por eso «me alegra mucho que haya triunfado al llegar a Primera división y que ahora esté en un equipo con tantas aspiraciones como el Granada», asegura Jiménez.

Lo de Javi Varas «fue diferente», relata. «Lo firmó el Sevilla, lo cedió al Nervión, un club con el que hay muy buena relación y con muy buena base, y al Alcalá. Lo subí al Sevilla Atlético. Aposté por él y me lo llevé al primer equipo (2008/09). Lo ha hecho muy bien en Las Palmas y lo hará también en el Granada», señala.

Javi Varas, a la derecha, empezó a destacar en el filial sevillista y llegó al primer equipo de la mano de Manolo Jiménez.
Javi Varas, a la derecha, empezó a destacar en el filial sevillista y llegó al primer equipo de la mano de Manolo Jiménez. / ABC

El portero sevillano llegó algo más maduro al Sevilla Atlético (23 años). «Después de haber pasado por otras categorías lo del Sevilla Atlético fue un premio. Le di la confianza para ser el tercer portero del Sevilla y después aposté por él para que peleara por el puesto con Palop, incluso por delante de Morgan De Sanctis, un grandísimo portero que ha llegado a ser internacional», dice el técnico de Arahal. Víctor «era un chico más joven (18 años), con mucha inquietud por aprender y con mucha capacidad ofensiva. Yo me centraba mucho en el trabajo defensivo porque creía que tenía que mejorar en ese aspecto. Ha sabido demostrar en los equipos que ha estado que tenía calidad para jugar en Primera división. Tanto de interior como de lateral puede hacer un gran trabajo. Inclusive en juveniles llegó a jugar de mediocentro».

La madurez que ambos demuestran ahora en el campo «la va dando el transcurso del tiempo y el trabajo de los entrenadores que han tenido. En el filial trabajábamos para que los jugadores no solo destacaran en ese momento, sino que llegaran al primer equipo para quedarse. Intentábamos formarlos para que, además de física y tácticamente, tuvieran una preparación psicológica para poder soportar la presión que tienen los equipos profesionales».

Los dos adquirieron ese gen competitivo que caracteriza a los canteranos sevillistas. «Hay que curtir al futbolista para que tenga una larga trayectoria en Primera división, Segunda o donde sea, pero mostrando que tienen capacidad para competir. Pablo Blanco -coordinar de la cantera del Sevilla- lo definía muy bien: la cantera del Sevilla es como la ESO, donde los chavales se preparan y el Sevilla Atlético es la universidad, donde los preparábamos para ejercer en un futuro la carrera profesional».

Manolo Jiménez está al tanto de la evolución del Granada porque «sigo a los equipos andaluces». «Han hecho un proyecto muy ambicioso y, si siguen manteniendo la regularidad, les veo otra vez en Primera y ojalá sea para instalarse», dice sincero.

Su nombre se vinculó al club rojiblanco en campañas pasadas. Lo reconoce: «Siempre se ha hablado. He escuchado rumores, pero no sé si hubo contactos o no. Son temas que lleva mi representante».

Un gran generación

Fue una generación «muy buena» aquella en la que coincidieron Varas y Víctor Díaz entre 2005 y 2010, «de las mejores que hemos tenido», asegura Pablo Blanco, mítico exfutbolista sevillista y ahora coordinador de su cantera. Recuerda que «Javi Varas le daba solidez al equipo. Salió de mi peña, de la Peña Sevillista Pablo Blanco de Pino Montano. Un portero muy ágil, rápido. En aquel equipo tuvo mucho protagonismo». Víctor «jugaba menos. «Entonces estaban Blanco y Crespo, que le cerraron un poco el paso. Aquel equipo tuvo futbolistas que luego casi todos han llegado a Primera división».

Carné de juvenil de Víctor Díaz de la Federación Española de Fútbol.
Carné de juvenil de Víctor Díaz de la Federación Española de Fútbol. / IDEAL

Del ahora portero del Granada destaca que «siempre ha sido muy serio. La gente que sale de la cantera del Sevilla si tiene un denominador común es que son muy competitivos. Tanto Javi Varas como Víctor Díaz lo han tenido eso desde siempre».

El actual Sevilla Atlético no vive su mejor momento (colista). «Le está pasando lo que a todos los filiales en el segundo año. La Segunda es una categoría importante, profesional cien por cien, muy difícil. Si además causan baja jugadores como Diego (González), Bernardo, Ivi, Cotán... tiene más dificultades». Por eso ve el partido del domingo como un reto «muy complicado», pues «el Granada está henchido de moral. Se ha colocado primero y ha conseguido que Los Cármenes sea un fortín. Además, tiene muy buenos futbolistas. Se está afianzando en una categoría en la que cada partido es una final. Están interpretando eso bien».

Fotos

Vídeos