Granada CF

«Jugar contra el Lorca no es fácil»

Fabri, antes de una comparecencia en Lorca/La Verdad
Fabri, antes de una comparecencia en Lorca / La Verdad

El técnico del conjunto murciano, Fabri González, advierte a quien piense que ya han bajado los brazos ante un rival «especial»

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

No se puede decir que la vayan demasiado bien las cosas a Fabri González en el Lorca, uno de los últimos grandes ídolos de la hinchada rojiblanca. El equipo es penúltimo y se encuentra a 17 puntos de los puestos de salvación. El descenso es un hecho en un club cuyo presidente pretende venderlo cuanto antes y los rumores de cese del entrenador han aparecido, aunque él asegura que está muy tranquilo. «Nos planteamos la situación de esta forma:tenemos la oportunidad de entrenar cada semana y de competir en una categoría muy bonita, y hacerlo con ilusión, con ganas, con fe. Es lo que estamos tratando de hacer con un vestuario muy correcto y positivo».

Este domingo recibe en el Artés Carrasco a su Granada. Reconoce que aunque «es un partido más» de la categoría, «no deja de ser ante un rival donde yo he vivido una serie de situaciones tremendamente positivas. Al que yo le debo mucho y le quiero mucho, al igual que a la afición. A nivel emocional y de sentimientos es distinto del resto». Ya hace tiempo que dejó de entrenar al conjunto rojiblanco pero sigue recibiendo llamadas de amigos. «Habitualmente hablo con gente de allí. No soy muy amigo de redes sociales, por eso estoy un poco distante en ese sentido», reconoce. Al campo, sin embargo, «solo he ido un par de veces. Una este año al Granada-Zaragoza y hace cuatro o cinco años frente al Sevilla en Primera división. Aunque por la ciudad sí he estado muchas veces».

Sobre todo lo que está viviendo en la localidad murciana, Fabri aclara: «Vinimos a principios de enero con una serie de circunstancias como son las bajas de futbolistas; diez-doce muy buenos futbolistas. Había un equipo para competir medianamente en la categoría. Se metió por medio una persona –el representante español Félix Moneo, afincado en Brasil– que intentó comprar el club. Durante todo el mes de enero se dieron bajas y se pasó pensando que esa persona podía comprar el club y manejaba los nombres de varios futbolistas bastante interesantes e importantes. Al final todo eso ha sido un bulo porque no se ha llevado a cabo y ha provocado un desequilibrio muy grande para el plantel. No se sabía quién se iba a quedar y quién iba a salir. También a la hora de reforzar el equipo. Es una de las bases principales de todas estas dificultades».

Lejos de cargar contra el máximo responsable del club, el presidente, el gallego aclara que «para mí el jefe de este equipo, Xu Genbao, que ha sido seleccionador chino y en su país es un auténtico ídolo, me parece una persona con un carácter extraordinario, de fútbol. Es lo que me ha transmitido por el tiempo que he estado con él y lo que he podido hablar con él. Luego ha habido otras circunstancias que no han sido con él, sino tratadas aquí de otra manera y que han obrado en la mente del equipo».

Pensar que cuando acabe el curso vaya a seguir entrenando al Lorca es imposible, así lo entiende él también. «Supongo que acabará la relación, pero yo no me planteo nada». Prefiere ir «semana a semana trabajando», intentando «hacerlo lo mejor posible». Para la temporada que viene «me gustaría seguir entrenando porque soy un profesional de esto y porque me gusta el fútbol y lo llevo en la sangre. Lo que no sé es dónde. Creo que me quedan años de fútbol, que soy una persona preparada, como he demostrado a lo largo de mi carrera, y la ilusión está intacta o más grande todavía», relata.

Necesidades diferentes

Del partido entre el Lorca y el Granada del próximo domingo advierte de que «vamos a pelear como profesionales que somos con uñas y dientes para sacar el partido adelante y supongo que el Granada hará lo mismo porque necesita los puntos para seguir en ‘play off’». Del conjunto rojiblanco asegura que tiene un «súper equipo, por plantel para el ascenso directo». Los suyos están «en otras circunstancias». Pero «ojo, el Lorca ha plantado cara en todos los campos donde ha ido a jugar y ha sido merecedor de sacar resultados mucho más positivos, pero por una cosa u otra se nos han torcido las cosas. Que nadie piense que jugar con el Lorca, que es uno de los últimos y que está en la situación que está, va a ser fácil»

Reconoce Fabri que le sorprendió la destitución de Oltra. «Visto desde fuera la campaña que estaba haciendo el Granada era muy correcta y con muchas opciones incluso de meterse en los puestos de ascenso directo. La Segunda división es muy difícil, muy larga, hay muchos equipos con opciones de estar arriba y uno de ellos es el Granada. Estaba ahí, por eso sorprende un poco la destitución», comenta.

Él mejor que nadie sabe lo que es lograr un ascenso en esta tierra. Entonces las circunstancias eran distintas. «Era un vestuario extraordinario, una de las claves de ese equipo. Con una afición y una prensa totalmente volcadas con el equipo. La afición ha llevado el equipo en volandas en los momentos más difíciles. Todo el mundo tiró de la cuerda para el mismo lado», recuerda. También lo que le costó arrancar, porque el curso «empezó mal, colista, perdiendo los tres primeros partidos». Sin embargo, «era un equipo tácticamente muy trabajado. Con una personalidad muy marcada que sabía perfectamente a lo que jugaba. Defendía de una manera muy equilibrada y a la contra era tremendamente peligroso».

El técnico del Lorca se aventura a asegurar que «habrá pocos momentos en los que el Granada hiciese un fútbol tan bonito, profundo y goleador como hizo ese año en Segunda división. Era una auténtica delicia ver jugar a ese equipo». El objetivo, a priori, era la permanencia para un recién ascendido. O al menos eso es lo que se vendía «de puertas para afuera», pero en el vestuario «siempre cultivamos el tema del ascenso. Yo sabía positivamente que si el equipo se metía en ‘play off’ iba a ascender. Tenía esa corazonada. Porque había equipos, como el Valladolid, el Elche, el Celta... para los que no lograr el ascenso directo era un fracaso. Para el Granada era una virtud porque venía de Segunda B». Esta año la situación es justo la contraria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos