Granada CF | La crónica

Joselu se destapa goleador de un Granada bien ajustado

Los jugadores del Granada se echan encima de Joselu tras la consecución de uno de sus goles./JAVIER ZURITA/G.C.F
Los jugadores del Granada se echan encima de Joselu tras la consecución de uno de sus goles. / JAVIER ZURITA/G.C.F

El equipo consigue la primera victoria de la temporada ante el Heracles de la Eredivisie | El de Cartaya, con dos tantos, y Machís, de soberbio zurriagazo, lideran a un equipo que apenas comete fallos durante los 90 minutos

CÉSAR GUISADOALMELO

El Granada jugó ayer el tercer encuentro amistoso de su gira en Holanda y lo hizo ejecutando su mejor partido hasta la fecha, sin duda. En frente, el Heracles, décimo clasificado en la Eredivisie el curso anterior, y el equipo al que los rojiblancos arrollaron por 1-3. Hizo los dos primeros Joselu, destapándose por fin como el goleador que ha venido a ser y el tercero Machís, reivindicativo, después de que el conjunto flamenco recortara distancias desde el punto de penalti.

1 Heracles

Brouwer; Wuytens, Hintum, Darri, Duarte, Gladon, Kada, Droste, Jakubiak, Niemeijer y Hardeveld. También jugaron: Breukers, Peterson, Ooijen, Armenteros, Pröpper, Berg, Leemhuis y Monteiro.

3 Granada CF

Rui Silva; Víctor Díaz, Charlie Dean, Menosse, Iriondo; Raúl Baena, Hongla, Pedro, Puertas; S. Peña; y Joselu. También jugaron: Quini, Saunier, Germán, Álex Martínez, Krhin, Alberto Martín, Machís, Montoro y David Grande.

goles
0-1, m.2: Joselu; 0-2, m.19: Joselu; 1-2, m.53: Niemeijer; 1-3, m.55: Machís.
Incidencias
Tercer encuentro amistoso del Granada CF en su gira holandesa disputado en el estadio del Vriezenveen ante cerca de un millar de espectadores.

Heracles y Granada le pidieron campo prestado al humilde Dos '37, un club amateur de la Tercera división neerlandesa. En Almelo, ante un millar de espectadores, algunos hinchas rojiblancos, y con tan sólo diecisiete sesiones de trabajo llevadas a cabo por el técnico José Luis Oltra, el Granada pareció jugar de memoria. Tuvo más y mejor el balón que su rival. Acompasó el encuentro, buscó la posesión y lo hizo de forma vertical, sin vacilar, testando los flancos y, si no encontraba salida, supo volver atrás para bascular y probar por el contrario.

Así consiguió desdibujar a un Heracles que comienza su temporada oficial en sólo unos días. El Granada, simplemente jugó uno de sus mejores encuentros en mucho tiempo, salvando todas las distancias. La de un rival en la práctica menor y las alturas de temporada a las que nos encontramos. Pero «hay mimbres», acertaba a decir un técnico visiblemente satisfecho tras el encuentro.

El equipo formó en la portería con Rui Silva, que acabaría jugando todo el partido y formó la defensa con Díaz e Iriondo en los costados, más Dean y Menosse cerrando la zaga. Baena y Pedro se repartieron los extremos para dejar el interior a Hongla más retrasado que Puertas. Peña actuó como enganche y Joselu como hombre más adelantado.

Joselu, bigoleador

El primer gol llegó precisamente desde las botas del onubense en el minuto dos de partido después de varios saques de esquina botados por Pedro Sánchez. Al cuarto, el extremo conseguía conectar con la cabeza de Charlie Dean, que prolongaba al segundo palo para que Joselu, rematase a la red. Un gol que llegó de una de las jugadas a balón parado que practicó el Granada durante las sesiones previas del entrenamiento.

A partir de aquí ambos equipos bajaron sensiblemente el ritmo, colocaron las piezas sobre el césped y se emplearon con más esfuerzo en la táctica que en el ímpetu. Sin embargo, el Granada nunca perdió el control del partido. El segundo tanto del equipo que ayer vestía de verde aguamarina llegó en el minuto 19, de nuevo a balón parado. Como no Pedro Sánchez, quien se está descubriendo como uno de los hombres más en forma de esta gira, ponía un centro certero al segundo palo al que no conseguía llegar ningún defensor neerlandés para que Joselu, el más bajito del área, lo rematase tranquilo y con la testa al fondo de la portería.

El de Cartaya se giró serio para recibir el abrazo de todos sus compañeros. No se demostró eufórico, al menos por fuera, pero sabe que ha dado un paso muy importante. Para un jugador con vitola de goleador, destapar el frasco de las esencias es muy importante a la hora de espantar presiones. Y el vigente pichichi de Segunda, por el momento, parece encarrilado.

Así se marchó el equipo a los vestuarios. A la vuelta, nueve jugadores esperaban entrada. Quini y Álex Martínez, este muy activo en el ataque, fueron los laterales, con la centralidad de la defensa para Saunier y Germán. Krhin y Alberto Martín formaron pareja en el centro con descarga en los volantes de Machís y Montoro. Puertas se adelantó hasta la mediapunta y Grande debutó como delantero, con varias ocasiones que llegaron con más corazón que pizarra.

En esta ocasión sería el Heracles quien anotara en primer término. Lo hizo de penalti, después de que Rui Silva tocara al delantero lo justo para desestabilizarlo cuando se preparaba para controlar un balón en el área pequeña. Lo lanzó Niemeijer, que engañó al portero del Granada disparando por la izquierda de la portería.

La misma intensidad

Empero el tanto no inquietó. El equipo, que comparecía renovado en cuanto a nombres casi por completo, continuó jugando a lo mismo, más rápido que su rival, mejor conectado en todas sus líneas. Dos minutos después de encajar, en el 53, Álex Martínez lanzaba un saque de esquina raso y a la esquina corta del área. Allí esperaba Machís que se sacó de la bota un zurriagazo para batir por bajo a Brouwer.

Durante los 35 minutos que le restaron al partido, el Heracles no pudo sino bajar los brazos. No volvió a inquietar la portería de Silva y se limitó a aguantar las acometidas con las que continuaba castigando el Granada. Porque hasta el minuto 90, el equipo no dejó de correr, de presionar y de crear peligro. La competencia por un puesto en el once es tan alta, que a menos de 30 días del inicio del campeonato de liga, nadie se quiere despistar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos