El corazón del Granada CF

La ilusión que persiste a pesar de las inclemencias

Integrantes de la peña del Granada CF de Alomartes, posando en el Nuevo Los Cármenes.
Integrantes de la peña del Granada CF de Alomartes, posando en el Nuevo Los Cármenes. / IDEAL

La peña granadinista de Alomartes se oficializó la campaña pasada, aunque llevan varios años acudiendo al Nuevo Los Cármenes como conjunto. Afrontarán la Segunda división con la ilusión que concede el reto del ascenso

GABRIEL S. CARACUELGRANADA

Qué idilio les resultaría a los peñistas granadinistas de Alomartes aparecer por el feudo del Zaidín en lo que dura un hola y un adiós. Pero muy a su pesar, pertenecen a ese grupo de aficionados que debe esforzarse un plus más si desean disfrutar de su equipo en directo; el municipio, pedanía de Íllora, se separa de la capital de provincia en tres cuartos de hora largos en coche. Antonio Morales, presidente de la peña, asegura que la lejanía de pueblos como el suyo impide en cierto modo que la gente acuda al estadio, y acabe viendo los enfrentamientos por televisión: «desde el club deberían alentar con ofertas o promociones especiales que inviten a hacer el esfuerzo por acudir a Los Cármenes. En la etapa de Pina daban entradas a cinco euros y se vendían como churros».

A pesar de tal limitación decidieron conformarse como entidad conjunta, a raíz de que una serie de personas de Alomartes se percataron de que era mejor vía organizarse para ir juntos al estadio desde esta pedanía perteneciente a Íllora, a tres cuartos de hora en vehículo de la capital. Pero algunos ya eran socios de bastantes temporadas. Fue hace dos cuando comenzaron a funcionar en común, pero el año pasado ya se oficializaron, a pesar de las trabas que supone vivir en relativa lejanía y bajo una cultura futbolística donde el Granada nunca fue en demasía el protagonista central: «en estos pueblo más lejanos de la capital la gente siempre ha sido del Madrid o del Barcelona, por lo que tiene aún más mérito movilizarlos y animarlos a que acudan al estadio», asume.

Año de Fundación
2016.
Nº de peñistas
28.
Lugar de la sede
Alomartes.
Presidente
Antonio Morales Jiménez.
Ubicación en el campo
Se reparten por todo el campo.

Antonio confiesa que su afición más ferviente tiene que ver directamente con el seguimiento y la ilusión que mostraba su hijo desde el año del ascenso. La peña surgió en esencia de ahí: «él fue quién me inculcó la idea del Granada, yo hasta entonces no era un forofo tan acérrimo. A partir de subir a Primera comenzamos a hacer muchos desplazamientos, y fue entonces cuando los alomarteños nos organizamos de forma más habitual, hasta el día de hoy». Todos los años suelen visitar estadios ajenos al menos una vez por campaña, y han presenciado partidos emblemáticos como las respectivas salvaciones del club en Vallecas, Valladolid y Sevilla. El año pasado no viajaron para apoyar al equipo, «porque estaba la plantilla como estaba», reconoce.

Con el descenso se ha abierto un abanico de posibilidades en cuanto a visitas más asumible que en el calendario de Primera, pues hay varios destinos andaluces o cercanos a Granada. Ese es uno de los condicionantes de cara a que la agrupación siga funcionando de igual modo en la categoría de plata, y con buenas expectativas: «incluso si nos movemos ágilmente durante el periodo de captación puede que seamos alguno más que la campaña pasada». Además, confían en que la plantilla rendirá mejor y dará más alegrías a la afición, todo lo contrario a lo recibido sobre el verde hasta el momento: «tenemos tres chavales en la peña de unos diez años que empezaron con muchas ganas de animar al equipo, y luego acababan los partidos con ganas de llorar». Pero los zagales han renovado este año, a expensas del vértigo que supone abonarse a la Eterna Lucha. Es la cara positiva de la moneda; desde bien pequeños han captado que el triunfo no es la verdadera fiesta.

Fotos

Vídeos