El corazón del Granada CF

El horizonte del Granada que remará rumbo al ascenso

Los miembros de La Horizontal, animando mediante cánticos durante un partido. /R. I.
Los miembros de La Horizontal, animando mediante cánticos durante un partido. / R. I.

La peña 'La Horizontal' se creó el año pasado con la intención de aportar mayor sonido y colorido a la grada de animación. Son un nutrido grupo de jóvenes que ya afrontan con ganas la nueva etapa del Granada en Segunda

GABRIEL S. CARACUELGranada

La campaña del fatidio no ha traído únicamente noticias de incómoda lectura. En la zona más animosa de Los Cármenes, aparte de enojos constantes y un simbólico lanzamiento de aviones de papel en la última desvergüenza del plantel ante el Espanyol, apareció una colorida y ruidosa novedad. Otorga fe para creer en un patrimonio rojiblanco cada vez más consagrado con el paso de los años, que no de las temporadas.

Junto al resto de agrupaciones que apoyan y vitorean a la plantilla los noventa minutos de pugna, la peña La Horizontal ha logrado a base de rasgar las cuerdas vocales y mediante latidos descompasados un sólido hueco en lo que a la grada de animación se refiere. Son jóvenes, no sólo en su recorrido como conjunto -la fundación tuvo lugar el año pasado-, si no también si se alude a lo que dictan los carnets de identidad: un 75% de los componentes son nacidos entre los años 1996 y 1999. Representan los tiempos pasados de esos socios longevos que hoy aglutinan entradas y carnets guardados en cajas de zapatos tras una vida ligada por completo al equipo de su tierra.

Uno de los ideólogos que fundó la peña fue José Antonio Mantas, el actual presidente. El origen se gestó en un Betis-Granada de hace dos temporadas, cuando bastantes personas de diferentes peñas de animación expusieron una idea en común de lo que era la animación y cómo se estaba abordando en el Fondo Sur. Concluyeron que se predicaban cánticos muy repetidos y bajo una estética poco apetecible, por lo que hacía falta un plan de revolución y renovación. Así surgió La Horizontal: «no nos imaginábamos que la propuesta fuese a tener tanto éxito. Aportamos colorido, cánticos y espectáculo al fin y al cabo, porque se ha participado en los tifos que expuestos durante estos meses, desde la parcela de ideas hasta la del propio montaje», señala José. Ahora representan a la juventud del fondo junto a los adeptos que más se hacen notar en todo el estadio. Se confiesan forofos de cualquier parcela que represente al club: «también apoyamos en categorías inferiores, al Femenino y al filial, sin distinción». Incluso viajaron a Jaén para ver a los entonces chicos de Planagumà. De hecho, José destaca que los desplazamientos son el mejor momento para disfrutar de los compañeros de fatigas, pues ya han viajado en numerosas ocasiones a lo largo de su breve existencia: «hacemos sorteos de camisetas y recitamos cánticos propios que en el campo no podemos por coordinarnos con el resto de las peñas. Por mucho que dure el trayecto siempre se hace corto».

Bonanza pese al descenso

El futuro de la peña no podía pintar más próspero incluso con precendentes tan poco alentadores, lo que suele originar un abandono considerable de la causa por parte del personal. Aún no ha concluido la campaña de captación de afiliados y ya alcanzan el número de miembros de la campaña pasada, que no era diminuto: «de hecho, tenemos un cupo establecido por el club que seguramente solicitemos ampliarlo, porque ya ha sido rebasado». Muchos de los abonados a sus filas son de nueva incursión, indicativo de que la esperanza por el ascenso es real y se perseguirá de nuevo con tesón desde el feudo zaidinero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos