Granada CF

La hoja de ruta pasa por la profesionalidad para la recta final

El Cádiz tiene que visitar Los Cármenes en la última jornada/Lof
El Cádiz tiene que visitar Los Cármenes en la última jornada / Lof

El Granada afronta las tres últimas jornadas sin opciones reales pese a los números pero con la obligación de terminar con un papel digno

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

«Es querer». Esa es la clave que Miguel Ángel Portugal dio el pasado domingo en la sala de prensa del Estadio de los Juegos Mediterráneos tras la derrota ante el Almería. De haber vencido, el Granada se habría colocado a solo tres puntos de la zona de ascenso con nueve todavía por disputarse. Una distancia importante pero no definitiva, máxime teniendo en cuenta que todavía tiene que enfrentarse a uno de los implicados en la pelea como el Cádiz.

Antes de eso, tras caer en su debut como entrenador rojiblanco frente al Rayo, aseguró que pelearían hasta el final mientras hubiera opciones matemáticas. Pero no fue así. La complacencia con la que se emplearon los jugadores frente a un rival ordenado pero sin amedrentar acabó por desesperar a los 300 benditos que se fueron a Almería a apoyar a su equipo y a los miles que sufrieron de igual manera por televisión.

Ya no hay vuelta atrás. Los jugadores perdieron la fe en el proyecto en el momento en el que se marchó Oltra. Pero no dejan de ser profesionales a los que, solo por el sueldo que se les paga, deberían salir a ganar cada partido que disputan independientemente de la motivación. El factor psicológico es fundamental en este deporte y el no competir por un objetivo resta mucho en el rendimiento. El problema es que el Granada sigue con opciones –ahora mucho más remotas– de alcanzar el 'play off'.

La realidad es que son seis puntos los que le separan de las eliminatorias de ascenso con nueve por disputarse. Imposible. Su motivación debe ser otra, la de respetar a una hinchada muy decepcionada y a un escudo que no se merece que otro año más jueguen con sus sentimientos.

El siguiente en visitar Los Cármenes será el Reus, un rival que tampoco se juega nada. Ya en la primera vuelta se mostró como un equipo incómodo, capaz de desesperar con su orden sin estridencias. No es el mejor contrincante para lavar la imagen sobre el papel. Amenaza con conformar un escenario dantesco en el estadio del Zaidín. Los futbolistas del Granada saben, además, que su principal problema no va a ser la oposición que plantee el Reus sino lidiar con una afición, a buen seguro en número reducido, preparada para castigar cualquier error o síntoma de relajación. Se lo han ganado en las últimas semanas.

Como dijo Portugal hace unos días, «no hay nada más bonito que cambiar la forma de pensar de la afición». Por ahora el concepto de los integrantes de la actual plantilla es, salvo contadas excepciones, muy pobre. Para lograr cierto indulto, el perdón es imposible teniendo en cuenta que no se ha acercado siquiera al objetivo, solo le vale poner las ganas que faltaron en Almería. También mostrar la ambición de ganar el partido, por más que los tres puntos no sean más que un premio incómodo.

La afición granadinista ha demostrado sobradamente que nunca critica a quien se deja el alma en el campo. Incluso aunque se equivoque. Sí carga contra los que juegan a medio gas. Los hay.

Horario unificado

Después habrá que visitar a un Sporting de Gijón que sigue soñando con pelear por el ascenso directo pero que se le ha complicado la situación con su derrota del pasado fin de semana. Será el domingo 27 a las 20.30 horas en horario unificado. Allí será mucho más complicado superar a un rival que, aunque también se ha tenido que enfrentar a muchas dificultades, con cambio de entrenador incluido, ha sabido reaccionar a tiempo para involucrarse en la lucha por alcanzar la Primera división.

Sin duda la cita más incómoda de lo que resta será la visita del Cádiz, un equipo que a buen seguro tendrá que jugarse el futuro en Los Cármenes. Plagado de ex en el campo y en los despachos, la última jornada se había señalado como una auténtica final de alta tensión entre dos equipos que compartían objetivo al principio de la temporada. Ahora solo queda esperar que el Granada no se convierta en parte de la comparsa cadista. La afición rojiblanca podría ser la visitante en número y en espíritu.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos