Granada CF

Hermanos y rivales

Con la camiseta del Cádiz y la del Tenerife./LA VOZ
Con la camiseta del Cádiz y la del Tenerife. / LA VOZ

Germán y Servando Sánchez dirimen un pulso fraternal con las camisetas del Granada y el Cádiz este próximo sábado

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGranada

San Germán y San Servando fueron dos hermanos nacidos en Emerita Augusta (la Mérida de hoy) que, según los escritos antiguos que se entremezclan con las leyendas, murieron como mártires debido a su profunda fe cristiana en tiempos de dominación romana, tras un cruel camino hasta tierras gaditanas rodeados de cadenas y descalzos. Fueron degollados en suelo de lo que en la actualidad es San Fernando. Ambos santos se convirtieron en los patronos de la 'tacita de plata' y sus nombres fueron fuente de inspiración para un padre que, cuando los bautizó, seguro que no imaginaba que ambos tirarían profesionalmente por el fútbol, su gran pasión, y que, con los años, serían rivales en el campo. El sábado se topan en una nueva confrontación fraternal.

El mayor, Servando, juega en el equipo más representativo de su provincia, el Cádiz. Germán, dos años más joven, en el Granada. Actúan en la misma posición, como centrales, aunque hay matices que les diferencian sobre el terreno de juego. Servando es más expeditivo y veloz. Germán, más alto, domina mejor el juego aéreo y cuenta con mejor pie para la elaboración desde atrás. Servando luce capitanía en un Cádiz que intenta asegurar su participación en la fase de ascenso en esta jornada final en Los Cármenes. Germán está acabando la temporada como titular tras un curso con altibajos en lo personal. Primero, por una seria lesión en un dedo del pie. Después, por cierto déficit de confianza de sus entrenadores, que le consideraron tercera opción la mayoría de veces hasta la llegada de Portugal, que le ha acabado dando carrete. En lo colectivo Germán mastica la frustración de no clasificarse para unas eliminatorias por subir en las que sí participó con el Tenerife la campaña pasada, con el que se impuso en el duelo directo ante su hermano en la primera ronda, cayendo en la definitiva ante el Getafe.

Los hermanos Sánchez, de pequeños, con su padre. / Con la camiseta del Real Jaén y del San Fernando. / LA VOZ

El mayor se la juega

Ambos han esquivado hacer declaraciones sobre esta pugna familiar debido a los muchos intereses que hay en disputa, limitando las conjeturas. Los amarillos dependen de este resultado para clasificarse. El Granada no, apenas defiende su puesto en la tabla y el beneficio económico que comporta en los futuros derechos de televisión, pero en la entidad nazarí quieren eliminar cualquier susceptibilidad de otros equipos y competir con absoluta honorabilidad.

Llegaron al llamado fútbol profesional, el que conforman la Primera y la Segunda, de manera tardía. Servando lo hizo en la temporada 2013-14 con el Real Jaén, con 28 años, con el que ascendió desde el grupo IV de Segunda B. Antes pasó por las categorías inferiores del Atlético de Madrid para luego recorrer un nivel modesto con el Díter Zafra, Oviedo, San Roque de Lepe, Jerez, Roquetas y Jaén. Su sueño resultó efímero pues los de la capital del Santo Reino cedieron la plaza en un solo ejercicio. Volvió a casa para enrolarse en un Cádiz que estaba en la 'división de bronce'. Tras dos campañas rozándolo, logró un nuevo salto. La campaña pasada disputó 16 encuentros, eclipsado por Aridane y Sankaré. No tuvo minutos en la fase de ascenso en la que sí fue titular su hermano con el Tenerife. Esta temporada, sin embargo, ya ha participado en 33 partidos, entrando más en los planes de Álvaro Cervera, que ha valorado de él su liderazgo, un valor importante ante la lesión en la primera vuelta del centrocampista José Mari, que era su prolongación en el campo.

Germán también desembarcó en Segunda división con 28 años. Lo hizo tras una buena temporada en el Olot, en la 'B'. El Tenerife se fijó en él y le sumó a su plantel al comienzo de la temporada 2015-16. Él se aferró más a casa y estuvo varios años en el San Fernando, aunque pasó también por el filial del Cádiz. En el San Fernando disputó una fase de ascenso que le midió al Real Jaén de Servando. Aquella vez ganó el hermano mayor. Años más tarde se cruzaron en Segunda. Germán fue titular y Servando no en un Tenerife 1-Cádiz 1. Ocurrió igual en la segunda vuelta, aunque los chicharreros se llevaron la mano por 0-1. En el 'play off', 1-0 en Cádiz y mismo resultado en Tenerife, con pase para los del archipiélago por mejor clasificación en la Liga. Germán afrontó ambos duelos con los elegidos y su hermano sólo estuvo convocado en el primer duelo, sin minutos.

Este ejercicio, las tornas han cambiado. Aunque Germán parecía uno de los valladares del nuevo Granada, al que sacó del Tenerife abonando 100.000 euros que descontó de su salario definitivo, su protagonismo se esfumó a raíz de una lesión en Zaragoza. Una fractura en el quinto metatarsiano del pie izquierdo que le tuvo varios meses sin jugar. La llegada de Chico Flores y la recuperación de Saunier, que estaba apartado en agosto ante las dudas sobre su continuidad, afianzaron una nueva pareja atrás. Cuando Germán se restableció apenas encontró sitio, salvo en momentos de ausencias. Así, en el Cádiz-Granada del 6 de enero ninguno estuvo sobre el césped. Servando estaba lesionado y Germán no salió del banquillo.

Salvo de niños, sólo han coincidido con la misma camiseta en un equipo de su localidad, el San Germán, precisamente. Apenas quince minutos, según recordaron en una entrevista con La Voz de Cádiz. A partir de ahí sus caminos se separaron y ninguno sabe si repetirán. Servando se ha convertido en una institución en Carranza. Germán tiene un año más de contrato con los nazaríes y su estatus ha variado en las últimas semanas. El pulso fraternal sólo tiene un ganador seguro: su padre, orgulloso de su progenie.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos