GRANADA CF

El Granada se queda sin Mundial

Sergio Peña es trabado por un jugador del Nástic de Tarragona./RAMÓN L. PÉREZ
Sergio Peña es trabado por un jugador del Nástic de Tarragona. / RAMÓN L. PÉREZ

Sergio Peña, el único exponente de la plantilla con posibilidades, es el último descarte de Perú

CAMILO ÁLVAREZGRANADA

Era una posibilidad que en las últimas horas había ido adquiriendo fuerza y ayer se confirmó: Sergio Peña no irá finalmente al Mundial de Rusia. El mediapunta ha sido el descartado en la lista definitiva de convocados del seleccionador del combinado sudamericano, Ricardo Gareca. De ello tiene gran parte de 'culpa' su tío, Paolo Guerrero, que finalmente ha podido ser inscrito entre los 23 elegidos por Gareca gracias a una medida cautelar del Tribunal Federal suizo que postergó hasta después del Mundial una sanción del Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS), que lo suspendió hasta enero del 2019 por dar positivo en un control antidopaje hace casi ocho meses.

Sergio Peña aprovechó su cuente en Instagram para enviar un mensaje expresando su sentir ante la noticia, triste pero crítico consigo mismo. «Hoy me toca vivir el momento más duro de mi carrera y sentir que no hice lo suficiente para poder estar en el mejor torneo del mundo y representar a mi país de la mejor manera», señala el jugador del Granada. «Mañana despertaré con más fuerzas que nunca y seguiré con lo que más amo de la mejor manera», continuó.

Peña quiso «agradecerle a todo el Perú que me apoyó mientras participé con la selección». No se olvidó de sus compañeros y del «comando técnico de la selección por lo bien que me trataron desde el momento en que fui convocado por primera vez», a pesar de que lo han dejado fuera de la convocatoria final. «Se merecen lo mejor y siempre los estaré apoyando porque me siento parte de esta familia», insistió. Además de sumar en la lista de agradecimientos a su familia «por todo el apoyo que me brindó y porque gracias a ellos pude lograr todo lo que soy hasta el día de hoy», y su novia, «que siempre está conmigo en las buenas y en las malas y por ser la persona que me dio la alegría más grande del mundo que es formar una familia». Para acabar, el jugador del Granada lanzó un mensaje esperanzador para su carrera: «Sé que tendré mi revancha», deseó el jugador del Granada.

No tardó en contestarle Paolo Guerrero, el otro actor implicado en este culebrón peruano. «No hay tiempo para que estés triste, sé que duele, pero toma esto como una revancha, míralo positivamente y trazarte tus objetivos personales en el fútbol, enfocarte hasta dónde quieres llegar», le dijo su tío. «El fútbol da revanchas y muchas, estoy seguro que te las cobrarás, sabemos del talento y calidad que tienes. Para adelante que el fútbol es así, lleno de alegrías pero también de tristezas. Tienes mucho, mucho futuro, pero dependerá de ti y de la preparación física y mental que debes tener. Estaremos siempre apoyándote. Te quiero mucho».

Guerrero dio en con la clave en uno de los aspectos que le han podido pasar factura a Peña para verse abocado a esta situación. La preparación física y mental de la que habla no han sido las mejores en una temporada demasiado irregular con su equipo. El hecho de militar en un club de Segunda división es un hándicap, pero en su mano estaba brillar en Granada para llamar la atención del seleccionador de Perú. No lo hizo pero, sin embargo, fue contando para las convocatorias de los partidos amistosos programados de preparación e incluso formó parte de la preselección de Gareca.

El talento sin un rendimiento continuado resta enteros a ojos de los entrenadores cuando tienen que elegir, porque se fijan, generalmente, en el estado de forma y el rendimiento reciente, más allá de la calidad individual. Peña ha pasado de puntillas por la 'división de plata', una categoría en la que debía marcar las diferencias. Solo en aquel gol al Tenerife dejó ver que tiene escondido un guante al que todavía no ha sabido sacarle todo el partido que puede. El jugador peruano tiene cotrato hasta 2020 y el Granada cuenta con él, en principio, para la temporada próxima. Un curso marcado en su carrera como el definitivo para asentarse en el fútbol profesional y empezar a llamar la atención de clubes de mayor peso. El Mundial es un gran escaparate para ofrecerse al mundo pero se queda sin él.

Sin el dinero de la FIFA

El Granada solo contaba con la baza de Peña en el Mundial de Rusia que en breve comienza pero también se ha quedado sin ella. Y de paso pierde una pequeña aportación –teniendo en cuenta las cifras que maneja este deporte– económica que la FIFA hace a los clubes por ceder a sus futbolistas. El organismo tiene tasado en 8.530 dólares por día este pago. Aplicando el cambio de divisa a euro de este lunes (0,854), las 26 jornadas entre la citación hasta el final de la primera fase (26 de julio, Australia-Perú) supondrían unos ingresos para las arcas de 189.400,12 euros. Si Perú se clasificara para los octavos de final y siguiera progresando en el torneo esa aportación crecería paulatinamente.

Una ayuda que vendría bien a un club que este año pierde la compensación que la Liga ofrece por el descenso y que, por lo tanto, tendrá que aprender a vivir sin ser el más rico de la competición. No ha sido una buena temporada ni para el equipo ni para sus jugadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos