Granada CF

El Granada pasea su tristeza por Almería

El Granada pasea su tristeza por Almería
ANTONIO L. JUÁREZ

Nueva derrota de un equipo granadino desconocido, incapaz de competir ante un rival que supo defender a la perfección su renta en el marcador

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

El Granada sumó un nuevo ridículo a su larga lista de desastres de esta temporada y cayó ante un Almería que fue un equipo más ordenado y más competitivo, y por ello merecedor de los tres puntos en juego.

El conjunto que ahora dirige Miguel Ángel Portugal es un grupo de futbolistas que trasladan un irrespirable olor a proyecto podrido, putrefacto. Lo peor del Granada este año, especialmente para su afición, no es que no vaya a ascender ni tampoco que se quede sin jugar la promoción de ascenso. Lo peor es que, al igual que sucedió el año pasado, la hinchada rojiblanca está viendo un equipo sin alma, paseándose por los terrenos de juego como un zombi en el tramo final del campeonato. Todo lo que ha sucedido desde el cese de Oltra ha conducido al caos más absoluto y ante esta tesitura el tener la salvación amarrada se convierte en la única buena noticia para un equipo que iba cuesta abajo y sin frenos, pero que ya parece haberse estrellado y no se encuentra ni rastro de posibles supervivientes.

2 UD Almería

René; Motta, Joaquín, Trujillo, Estupiñán; Rubén Alcaraz, Sulayman Marreh (Verza, m.62 (Owona, m.77)); Fidel, Pozo (Tino Costa, m.68), Nano; y Juan Muñoz.

0 Granada CF

Javi Varas; Quini, Chico Flores, Saunier (Joselu, m.81), Álex Martínez; Baena (Montoro, m.74), Kunde; Pedro (Agra, m.60), Espinosa, Machís; y Adrián Ramos.

Goles
1-0, m.41: Juan Muñoz; 2-0, m.93: Juan Muñoz.
Árbitro
Sagués Oscoz (colegio vasco). Amonestó a los locales Sulayman Marreh y Motta así como a los visitantes Saunier, Baena y Montoro.
IncidenciaS
Partido correspondiente a la 39ª jornada de La Liga 1|2|3, disputado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos ante 9.314 espectadores.

El Granada no empezó mal el derbi disputado en el estadio Juegos del Mediterráneo. Tuvo mayor posesión de la pelota y algunas llegadas peligrosas al área local. Quini, uno de los varios cambios que Portugal introdujo en la alineación tras el naufragio ante el Rayo, probó suerte con un disparo desviado que se marchó fuera por poco (m.7). El Almería respondió con una doble ocasión que Varas se encargó de desbaratar (m.14) y poco a poco fue neutralizando el trabajo de su rival, que tocaba y tocaba la pelota sin llegar a crear problemas a la zaga rival. Cuando la primera parte iba camino de expirar Marco Motta regateó a Machís por la banda derecha (izquierda desde el campo del Granada), puso un balón templado al corazón del área y por allí que apareció Juan Muñoz para adelantarse a la defensa granadinista y desviar el balón al palo opuesto de Varas (1-0).

El golpe fue un jarro de agua fría para un Granada al que le faltó lo que más demandaba su entrenador en las horas previas al partido: convencimiento. En la segunda parte no pasó nada hasta el tiempo de descuento. Cuarenta y cinco minutos de parones por lesiones en ambos bandos y muchos centros del Granada al área contraria: unos eran demasiado largos, otros demasiado cortos y los que iban bien orientados acababan siendo despejados por la zaga local, que demostró un 100% de efectividad en achicar aguas. La posición de mediapunta parece embrujada en el conjunto rojiblanco. Ni Kunde, ni Espinosa, ni Peña ni Puertas (estos dos últimos no llegaron a jugar) han ofrecido las suficientes garantías como para evitar que su equipo dependa de alguna genialidad aislada de Machís o de Adrián Ramos. En el descuento Juan Muñoz sentenció el partido con otro remate en el área tras una excelente internada de Nano (2-0) y Montoro tuvo en sus pies la única ocasión peligrosa del Granada: un disparo cruzado desde el balcón del área que René desvió a córner. Era el minuto 95. Al Granada ya se le había agotado el tiempo para intentar sacar algo positivo de Almería. El equipo rojiblanco, de negro para reflejar el luto por el no ascenso, ha dado una imagen penosa en estas últimas jornadas. Alguien tendrá que hacer algo en algún momento para que en agosto la afición vuelva a recuperar la ilusión perdida. Se supone.

Información relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos