Segunda B

Granada B y Linense dan un paso más hacia la salvación

El exrojiblanco Cuero dio muchos quebraderos de cabeza a la defensa local. /Alfredo Aguilar
El exrojiblanco Cuero dio muchos quebraderos de cabeza a la defensa local. / Alfredo Aguilar

Wilson Cuero marca y hace un 'partidazo' hasta que se lesiona en el minuto 36 y el filial pasa a convertirse en el dueño del partido

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

Tienen motivos tanto el Granada B como la Balona para ver el vaso medio lleno o medio vacío. Los rojiblancos tuvieron problemas para crear peligro en la primera mitad, pero en la segunda fueron muy superiores. Eso hace que puedan ver el vaso medio lleno porque consiguieron empatar de penalti un encuentro en el que fueron por debajo durante mucho tiempo, aunque también pueden lamentar que fallaron tantas ocasiones que los tres puntos, que los podían haber acercado a los puestos de cabeza, se quedaron en uno solo. Por su parte, la Balona puede alegrarse pensando en que el punto cosechado en Granada es bueno para acercarse a su objetivo de la temporada -la permanencia-, pero no lo es tanto teniendo en cuenta que mandó en el marcador durante gran parte de los noventa minutos reglamentarios.

El Granada B de Rafa Morales intentó llevar peligro por dentro con un once muy similar al que ganó la pasada semana en Lorca, pero la Balompédica Linense supo tapar bien los espacios y rozó el 0-1 en una desgraciada jugada del rojiblanco Andrés García, que controló regular un balón junto a la banda cuando era el último hombre y esto posibilitó que José Ramón le robara el esférico y se plantara solo ante Aarón, aunque su remate en el uno contra uno con el portero se estrelló en el lateral de la red (m. 13). Un peligroso centro de Adri Castellano sirvió como respuesta a la acción gaditana, siendo bien cabeceado por José González, que llegó al área con mucha fuerza desde la segunda línea, pero envió el esférico por encima del larguero.

No obstante, si un jugador destacó por su buen hacer en este primer periodo fue Wilson Cuero. El ex delantero del filial granadino dio más de un dolor de cabeza a la zaga local. Fue el jugador más peligroso de su equipo y el encargado de hacer bailar el marcador con un estupendo tanto fabricado por Juampe en la banda izquierda. El ariete colombiano recogió la bola en el área tras el centro raso de su compañero, se la ajustó a su pierna buena y la cruzó al único lugar al que Aarón no la iba a poder atrapar (m.22).

Solo cuatro minutos más tarde estuvo cerca de lograr el 0-2 con un disparo cruzado desde la frontal que se marchó alto por pocos centímetros y escasos instantes después tuvo que ser sustituido al sentir que reaparecían unos problemas de rodilla que le han estado afectando durante las últimas semanas.

Dejó muy buen sabor de boca el ariete colombiano en su regreso a Granada y el sello del gol en un primer acto en el que el Granada B quiso dominar y no lo consiguió. Sufrió con las jugadas al contragolpe del conjunto gaditano, pecó de falta de profundidad en bastantes acciones y desaprovechó la ocasión más clara que tuvo: un balón que Pablo González recogió en boca de gol y que, desgraciadamente para él, lo mandó lejos de la portería cuando todo hacía indicar que podía ser el tanto del empate.

La segunda mitad fue otra película. El filial granadino movió mucho mejor el balón, agotó a su rival y tuvo ocasiones de sobra como para empatar y quizá remontar. David Grande, Pablo González y José González pusieron a prueba al guardameta Alberto, que pasó el examen con buena nota al evitar tres goles cantados. Aún así, la diosa fortuna acabó sonriendo a los granadinos en el tramo final puesto que el árbitro señaló una polémica mano en el área visitante y José González no falló desde los once metros. El filial siguió dominando y no sufrió atrás, pero no encontró la manera de volver a alterar el marcador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos