GRANADA CF

El Granada ha encajado casi una veintena de goles por sus descuidos a balón parado

El Granada ha encajado casi una veintena de goles por sus descuidos a balón parado
RAMÓN L. PÉREZ

El tanto de Barba en el Sporting-Granada del pasado domingo fue el decimonoveno encajado así por el equipo, frágil en este aspecto con todos los entrenadores

ANTONIO NAVARRO GRANADA

Es un error recurrente. Un drama que se lleva lamentando toda la temporada y un enigma al que ninguno de los tres entrenadores que se ha sentado en el banquillo rojiblanco durante este curso futbolístico ha sabido encontrarle solución. La defensa de jugadas a balón parado ha traído de cabeza a la zaga rojiblanca durante todo el campeonato. En total, han sido 19 los goles que el Granada ha recibido en acciones de estrategia, una cifra que si se restara al total de goles encajados (49) dejaría al equipo granadino como el segundo menos golpeado de la categoría, tan solo con más tantos recibidos que su próximo rival: el Cádiz (27). Ya con Oltra se advirtieron importantes descuidos en este aspecto que se pagaron caros. El Sevilla Atlético, colista durante casi toda la temporada, asaltó Los Cármenes con dos goles a balón parado (1-2 final) y apartó a los granadinos de un liderato que jamás volverían a recuperar. Además de estos tantos, el Granada de Oltra encajó otros once más -dos de penalti- que le arrebataron puntos que sin duda ha echado en falta después.

Con Pedro Morilla al frente, el equipo granadino sufrió una masacre en Lorca (dos goles recibidos en saques de esquina) y salió de la zona de fase de ascenso tras empatar en casa ante el Atlético Osasuna (1-1) un encuentro en el que el gol pamplonica también llegó en una acción de estrategia: un lanzamiento de falta desde el costado izquierdo que no fue bien atrapado por Javi Varas, quién involuntariamente dejó el esférico en los pies de Xisco, que marcó a placer el gol de su equipo.

Las pifias en este tipo de acciones también tuvieron mucha trascendencia en el estadio El Alcoraz, donde el Granada perdió por 2-1 un encuentro en el que los goles fueron del Cucho -tras un saque de falta en el que Rui Silva salió tarde para despejar- y de Gonzalo Melero, que puso por delante a su equipo al transformar un lanzamiento de penalti. La cuenta creció aún más el pasado domingo en Gijón cuando, ya con Portugal en el banquillo, Barba anotó el 2-1 definitivo para el Sporting con un cabezazo en el primer palo tras un saque de esquina.

A favor

Precisamente a balón parado han tenido lugar los dos goles que el Granada ha celebrado desde que es dirigido por el técnico burgalés: Álex Martínez marcó ante el Reus (de falta) y Germán ante el Sporting (de cabeza tras un córner). El equipo rojiblanco acumula 430 minutos sin marcar un gol en jugada elaborada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos