Granada CF

Un Granada contragolpeador

Salvador Agra ha imprimido velocidad y verticalidad al juego de los rojiblancos. /Ramón L. Pérez
Salvador Agra ha imprimido velocidad y verticalidad al juego de los rojiblancos. / Ramón L. Pérez

La irrupción de Salvador Agra y los triunfos en partidos con menos posesión cambian la inercia rojiblanca | El cuadro de Oltra ha mantenido más el balón en su poder en la mitad de jornadas, pero sin reflejo en sus mejores resultados

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

Hay quien relaciona el control de un partido con la posesión de balón. Jugar bien con retener durante más tiempo el esférico. Pero como cualquier entrenador expone a la postre, distribuir la pelota durante más tiempo entre las filas propias puede ser un salvoconducto preliminar para dominar en fútbol, pero sin progresión hacia la meta contraria acaba siendo una gestión estéril. El Granada ha mudado de piel a lo largo de la temporada y ha alterado su relación con el esférico también. Ahora, de hecho, tiende al contragolpe desde que se ha asentado Agra entre los elegidos.

De 29 partidos disputados hasta la fecha en Liga, ha tenido un mayor porcentaje de posesión en quince de ellos, prácticamente la mitad. No hay siempre una relación directa entre su mejores resultados con sus registros más altos. Sí ha tenido tenido dos periodos bastante estables del gobierno del cuero. Uno de ellos es el comprendido entre la jornada 9, ante el Nástic en Tarragona; hasta la 14, frente al Sevilla Atlético en Los Cármenes. En ambos tropezó, aunque en medio ganó al Oviedo, Numancia y Lorca, y empató en Pamplona ante Osasuna.

La otra secuencia es más reciente. Abarca desde la jornada 18 (Almería, 3-2) y acaba en Albacete (derrota, 2-1). Un empate en Reus, una victoria ante el Sporting en casa y un trago amargo en Cádiz dan muestra de la diversidad.

Espinosa, sacrificado

En el Carlos Belmonte se enterró un Granada que trató de compensar la ausencia de Machís desde la tenencia de la bola. La vuelta del venezolano sacrificó a Espinosa, que en la convivencia con Peña fue escorado a la izquierda. No ha vuelto a entrar en ninguna lista desde entonces. Después del sábado el jugador peruano se irá con su selección y se perderá el choque con el Numancia. Quizás sea el momento de su redención.

En la jornada 23, los rojiblancos obtuvieron su primer triunfo de 2018 ante el Zaragoza (2-1). Ese día el Granada presentó una alineación que se ha tocado lo justo desde entonces. Los mismos que actuaron en Lugo, sólo que con Pedro en la derecha. Le acompañaron Javi Varas en portería; Víctor Díaz, Chico Flores, Saunier y Álex Martínez en defensa; Alberto Martín y Kunde en mediocampo, con Machís en la izquierda; Peña en la mediapunta; y Adrián Ramos arriba. Repitieron ante Barça B (3-0), el único borrón de las últimas semanas, hasta llegar al Anxo Carro. La posesión fue rojiblanca pese a la holgada derrota.

Llegaron entonces las cuatro victorias seguidas. Con menos balón se manejaron en casa ante el Tenerife (2-1), en el que volvió Montoro por Alberto Martín; y ante el Valladolid (1-0), con el que actuó Germán por Saunier, sancionado, y en el que se lesionó Montoro, sustituido por Baena. Lo que sí resaltó es que ante la ausencia de Peña, por amarillas, Oltra prefirió apostar por los dos delanteros. Le abrió hueco a Joselu, aunque la diana la materializó Machís. Supuso el debut de Agra, que ya dejó algún detalle de su potencia en carrera. El Granada recuperó la superioridad con el esférico en el Nuevo Arcángel, justo en una cita que parecía condenada a perder si no llegan los tantos de Machís y Kunde en el tramo definitivo, y en la que también arrancó con un 4-4-2, alterado en función de los acontecimientos. La contribución de Agra volvió a ser importante por su rapidez y fue así como a Oltra se le alumbró la bombilla. Buscó un Granada que masticara menos el asunto y que diera rienda suelta a su capacidad por los costados.

Así fue ante el Alcorcón, con la primera titularidad del extremo portugués y unos rojiblancos más decididos a la carrera. Ramos solucionó las dudas al comienzo del segundo acto con un par de dianas, con Germán de nuevo en la retaguardia. Llegó Lugo y la escuadra mantuvo las credenciales. Repliegue y salida fresca, sin renunciar a tramos de toque pero sobre todo siendo verticales, que no precipitados.

El balance ofensivo ha mejorado así. El equipo remontó en Córdoba, derribó al Alcorcón y pudo hacerlo en Lugo si no encaja la lesiva segunda diana de Carlos Pita en la prolongación. No parece que Oltra esté por retocar mucho su propuesta. Aunque Agra venía de tener continuidad en su país, todavía le falta un poco para estar a ritmo máximo. El dilema que se le abre al técnico está atrás, pues el comportamiento defensivo con Germán estuvo inmaculado, mientras que con la pareja Saunier-Chico Flores siempre aparece algún momento de fatalidad, aunque no siempre con ellos como responsables.

La ausencia de Peña

El otro tema vendrá cuando Peña se vaya con Perú, afectando al recibimiento al Numancia, aunque para entonces se aguarda a que Montoro esté recuperado, lo que aumenta las opciones en el centro del campo. Puede adelantarse Kunde para el retorno al eje de valenciano. Se verá si Espinosa también encuentra el indulto. Conviene pensar en alternativas estables a Peña, pues todo indica que irá al Mundial y esto supondría, como poco, perderse la última jornada de Liga y una posible fase de ascenso.

El Granada tendrá que reinventarse, como ha hecho varias veces este curso. Ahora está bajo una inercia de velocista pero la propuesta, como se ha visto otras veces, nunca es inquebrantable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos