«Veo al Granada ascendiendo directamente y al Rayo Vallecano disputando el 'play off'»

Piti emprendió el pasado curso su aventura en el extranjero, primero en Chipre y ahora en Grecia./
Piti emprendió el pasado curso su aventura en el extranjero, primero en Chipre y ahora en Grecia.

Francisco Medina 'Piti', jugador del Lamia de Grecia | Entiende que el sábado se medirán dos equipos «de alto nivel», pero dice que el rojiblanco «se encuentra en buena dinámica y cada día va a más»

Sergio Yepes
SERGIO YEPESGranada

El encuentro que este sábado tendrá lugar en el Estadio de Vallecas como plato fuerte de la décimo séptima jornada de competición en la Liga 1|2|3 permite rescatar la figura del mediapunta del Lamia de Grecia Francisco Medina Luna 'Piti' (26/05/1981). A base de goles y entrega el barcelonés alcanzó la categoría de icono en el Rayo Vallecano, donde compitió por espacio de siete temporadas completas durante dos ciclos distintos: de 2006 a 2013 y en 2016. Pero es que aparte, este que presume de zurda también militó en el Granada durante dos campañas y media (de 2013 a 2015) en las que contribuyó a las permanencias cosechadas en la Primera división. Y claro, eso otorga un valor especial a sus pronósticos y testimonios que realiza con su franqueza característica.

-Sin diplomacias. El sábado usted irá con el Rayo, ¿verdad?

-Sí, normal. Fue el equipo que me lo dio todo en mi carrera. Eso hace que siempre lo tenga en el recuerdo. Y que, por supuesto, le desee lo mejor.

-¿Al Granada también le desea lo mejor?

-Sí, claro. Guardo unos recuerdos buenísimos de mi estancia allí. Fueron dos años y medio en los que disfruté mucho y traté de dar lo mejor de mí. Aunque es cierto que a veces las cosas no salen como uno quiere y que a mí me podrían haber salido muchísimo mejor.

-En el Rayo actual hay trece jugadores que coincidieron con usted luciendo la franja. ¿Qué le comentan?

-Mantengo el contacto con bastantes de ellos. Hablo de vez en cuando con Trashorras, con el que tengo una buena relación. Aparte, fui compañero de Míchel, que ahora es el entrenador, o de Cobeño, que está trabajando para la secretaría técnica. A todos les deseo lo mejor. Ojalá esta temporada consigan una plaza para ascender a Primera división.

-¿Cómo ha visto al Rayo en este inicio de competición?

-Está manteniendo una línea regular, aunque es cierto que está dejando escapar puntos que al final le pueden resultar muy importantes. Pero en términos generales el equipo está funcionando, y eso es muy importante, porque va a ser lo que determine si sube a Primera o no.

-En el Granada se encuentran ahora Quini y Raúl Baena, con los que usted coincidió en el Rayo, así como Antonio Puertas y Darwin Machís, quienes estaban en el filial mientras usted militaba en el primer equipo rojiblanco...

-Sí, he visto al Granada en muchos partidos. Me está gustando mucho. Empezó un poco regular tras no obtener buenos resultados, pero ahora se encuentra en una dinámica muy buena. El domingo le ganó al Huesca y pienso que cada vez va a más. Aparte, he visto que Machís se encuentra en un momento muy bueno, mientras que Quini está jugando poco.

-¿Qué pronóstico hace para el partido?

-Es complicado, puede pasar cualquier cosa. Se enfrentan dos equipos de alto nivel.

-¿Dónde ve a estos dos conjuntos a final de temporada?

-Al Granada lo veo ocupando plaza de ascenso directo, subiendo a Primera. Y el Rayo estará en esa lucha, pero creo que finalmente disputará el 'play off'.

-Repasemos un poco la historia. ¿Sus mejores recuerdos en el Rayo Vallecano son el ascenso a Segunda A de 2008 y el conseguido a Primera en 2011?

-Sí. Los dos ascensos fueron muy bonitos, sobre todo el último. El equipo estaba en una situación económica muy complicada y al subir quedó salvado de aquella crisis tan grande que tenía. También me dejó muy buen sabor de boca el habernos podido salvar del descenso a Segunda en la última jornada de la campaña 2011/12, precisamente ante el Granada. Todos ellos fueron momentos inolvidables que te deja el fútbol.

-Cuando sí que bajó con el Rayo a Segunda fue al término de la campaña 2015/16, que inició precisamente en el Granada. Eso supongo que será su peor recuerdo...

-Sí. Las etapas anteriores en el Rayo fueron muy buenas. El subir a Primera es siempre complicado y más aún en las circunstancias en las que lo hicimos nosotros. Ver cómo todo aquel esfuerzo se vino abajo y tienes que volver a esa Segunda división que tanto costó dejar te ofrece sensaciones totalmente opuestas.

-¿Qué nota le pondría a su paso por el Granada?

-Un 6. Al final se fueron cumpliendo los objetivos de mantener la categoría, que es lo que yo quería. Eso me hizo marcharme feliz. En el plano estrictamente personal creo que no ofrecí el nivel que me hubiera gustado dar por unas circunstancias u otras.

«Nunca me escondí»

-¿Qué cree que aportó y qué piensa que le faltó para haber cuajado en el Granada?

-Aporté esfuerzo, compromiso y mi granito de arena para que se cumplieran los objetivos. En los momentos duros siempre intentaba dar la cara, nunca me escondí. Me faltó haber estado más respetado por las lesiones o jugar con otros sistemas que fueran más acordes a mis condiciones. Lo que son las cosas, al año siguiente de marcharme el Granada firmó a un entrenador como Paco Jémez que apuesta por un fútbol que sí que me hubiera venido bien.

-Si hace autocrítica, ¿en qué cree que se pudo haber equivocado?

-Yo creo que tendría que haber sido más paciente. En muchas decisiones que he tomado en mi vida he sido una persona impulsiva. El ser tan caliente no me ha ayudado para nada. Tenía que haber intentado tranquilizar las cosas en muchos momentos y no fue así.

-Usted vino como estrella después de haber marcado dieciocho goles en Primera. ¿Dejó el listón muy alto y eso quizás se le volvió en contra?

-Quien pensara que iba a poder marcar otros dieciocho goles estaba totalmente equivocado. A veces se hacen grandes temporadas y otras, no. Aparte, en el Granada no jugaba de delantero centro nato, sino que me ponían a jugar en la banda. Pese a eso llegué a marcar seis goles en mi primera temporada, lo que no está nada mal.

-Antes de firmar por el Granada usted pudo hacerlo por otros muchos equipos de Primera. ¿Se arrepiente de la decisión que tomó?

-No, para nada. No me arrepiento de haber firmado por el Granada en ningún momento. Estuve muy feliz. Me encontré con un club que me trató fenomenal. Para nada soy crítico con el equipo. Al contrario, le estoy súper agradecido y repito: le deseo todo lo mejor. Hice un montón de amigos a mi paso por allí.

-La campaña pasada la inició en el Rayo y la acabó en el AEL Limassol chipriota, donde marcó seis goles en veinte partidos. ¿Por qué no continuó?

-Estuve fenomenal. Tenía una opción por mi parte para haber continuado otro año, pero la Liga griega me motivaba más. Quería probar otro tipo de fútbol y la verdad es que estoy encantado en el Lamia, donde he marcado tres goles en doce partidos e intento ayudar para conseguir el objetivo de la permanencia.

-Firmó por una temporada, ¿qué planteamientos tiene?

-Prefiero ir año a año e intentar hacer buenas temporadas. Cuando las piernas ya no me den más me pondré a entrenar, que es lo que quiero para mi futuro. Es una faceta en la que querría hacer una buena labor.

-¿Se ve en el banquillo del Granada o en el de Rayo Vallecano?

-Ojalá. Estaría encantado de poder entrenar en alguno de los dos sitios. ¿Quién sabe lo que puede pasar en el futuro?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos