Granada CF

Un Granada de acento andaluz

De izquierda a derecha, Germán, Puertas, Baena, Varas, Quini, Joselu, Álex Martínez y Víctor Díaz, a las puertas del Hotel de Buunderkamp, campo base del 'stage'. / C. GUISADO

En Holanda se impone el carácter de la tierra ya que ocho jugadores nacieron en Andalucía | Con más de un tercio de la plantilla de la comunidad, los jugadores destacan que compartir la misma lengua y una idiosincrasia común engrasa las buenas relaciones del vestuario

CÉSAR GUISADOENVIADO ESPECIAL A WOLFHEZE

Cerca de Arhem se hace entender el soniquete de la tierra. De los veintitrés jugadores que conforman la plantilla del Granada esta temporada, más de un tercio nacieron desde las playas de Cartaya hasta el desierto almeriense. Y eso se palpa en la concentración. Andalucía es cuna de fútbol para La Liga ya que aquí se mima la cantera tanto que las del Sevilla, la del Almería o Málaga son incluso referencia en los equipos extranjeros, que tratan de pescar el talento que se cultiva en las dos orillas del Guadalquivir.

Con la salida de Entrena, el primer equipo se ha quedado 'huérfano' de granadinos dentro de un vestuario que se ha nacionalizado de la mano del director deportivo Manolo Salvador. Tres sevillanos; Javi Varas, Álex Martínez y Víctor Díaz; el gaditano Germán Sánchez, el cordobés, Quini, el malagueño Baena, un almeriense Antonio Puertas y el onubense Joselu, marcan el acento en cada entrenamiento.

Preguntados por esta curiosidad, se sacuden los estereotipos. Es cierto que la convivencia está siendo muy buena entre ellos y se extiende al resto del equipo. En el 'stage' holandés no faltan los paréntesis para un pin-pon o para apostarse una cena con una partida de futbolín. Pero además del carácter, que estos jugadores se entiendan es fruto del trabajo que realizan sobre el césped. Si es bueno y el jefe Oltra está contento, todo rueda más fácil.

Así lo entiende Raúl Baena, explicando que «detrás del buen rollo hay mucho trabajo». Para el de la Axarquía «es importante que muchos jugadores seamos de una misma comunidad», pero si bien «no es determinante» porque al final «el fútbol se entiende en varios idiomas», matiza. Eso sí, no le cabe duda al centrocampista de Torrox que si por algo ha destacado este grupo en los primeros días de convivencia es por la cohesión «que al final se reflejará en el campo».

Para el cordobés Quini se percibe como un síntoma «para hacer un buen año». Asegura que más allá de las casualidades que hayan podido nacer de la libreta del director deportivo, hay margen para la causalidad, ya que «Andalucía tiene un muy buen nivel de jugadores. Fíjate que en el Granada, ocho somos de la región, lo que me parece una buena prueba del fútbol que se hace aquí», abunda.

Aclimatados

Para uno de Fernán Núñez como Quini u otro de Cartaya, caso de Joselu, la aclimatación a una ciudad conocida se da por hecha. Eso sí, han notado el calor granadino, sobre todo durante los días previos a la concentración, debido a la ola procedente del Sáhara. Por eso «estos días en Holanda nos están viniendo muy bien, por el clima y porque nos permite conocernos. Lo estamos pasando bien», incide el onubense. El goleador, más allá de la idiosincrasia de la tierra, destaca que «se han fichado a buenas personas, de gran calidad humana y jugadores que estamos muy comprometidos con este proyecto», asevera.

A nadie se le escapa que este no es el mismo Granada que el de temporadas anteriores, cuando «venías a jugar y no sabías lo que te ibas a encontrar enfrentándose a este equipo», dice Javi Varas, señalando el hecho de que «compartir una misma lengua lo hace todo más fluido desde el principio. Yo vengo de convivir con quince canarios y la verdad es que tenía ganas de tener un vestuario con tanta gente de Andalucía, aunque al final, da igual de dónde seas, lo importante es poder comunicarte con tus compañeros», subraya el portero.

A todo esto debemos apuntar en esta ecuación blanca y verde que algunos tienen la suerte de que además, ya se conocían antes de la nueva empresa rojiblanca por haber compartido vestuario en el pasado. El caso de Víctor Díaz es palpable ya que en alguna etapa de su carrera ha compartido colores con Javi Varas, con Joselu y con Álex Martínez. «Esto ayuda, y esperamos que pueda formar parte de una base sólida que signifique el comienzo de los éxitos que esperamos conseguir este año», advierte.

Los detalles

Están a gusto, se sienten cómodos y esto se palpa cada vez que saltan a entrenar o en los piques que se suceden entre cada práctica, cuando los jugadores se retan con la puntería en los lanzamientos a puerta. También ha sintonía con el entrenador. Comenta Puertas que el equipo poco a poco se hace al sistema que todos tienen que asimilar, «en Granada comenzamos tocando el balón desde la defensa y en Holanda trabajamos el ataque, vamos progresivamente», analiza.

Después de doce días de trabajo y concentración, habrá espacios para conocer la ciudad, sus calles y sus rincones. Álex Martínez ha dejado de ser un turista más para mimetizarse como granadino, «quiero conocer bien el Albaicín, pero todavía no he tenido la oportunidad», reconoce. Y Germán lo suscribe: «creo que todos estamos muy contentos por estar aquí», dice el de San Fernando.

Fotos

Vídeos