Granada CF

Goles y solidaridad en recuerdo de 'Chikito'

Goles y solidaridad en recuerdo de 'Chikito'
RAMÓN L. PÉREZ

El Córdoba se proclama campeón del tercer Memorial Oruezábal

ANTONIO NAVARROGRANADA

Homenajear a quienes contribuyen a mejorar la sociedad es un deber de todos aquellos que tienen la oportunidad de hacerlo. El Memorial Luis Oruezábal se ha convertido en una elogiable tradición veraniega en la que los veteranos del Granada unen fuerzas con amigos venidos de otros lugares de España y con la sociedad granadina para recordar a una de las leyendas del club rojiblanco y arrimar el hombro por una buena causa.

Dijo el añorado Luis Oruezábal cuando recogió el Premio Turismo de Granada en el año 2013 que «el plato estrella de la casa -en referencia al Restaurante 'Chikito' que él fundó y que ahora regentan sus hijos- es la amistad, aunque muchos de ustedes piensen en el rabo de toro y en el bacalao». Seguramente fue ese guiso que condimentaba con «cariño y honestidad» hacia todos sus clientes y hacia Granada en general, pues no fueron pocas las veces que se involucró en proyectos para ayudar a los que menos tienen, el que le permitió ganarse el afecto de la ciudad que tanto amaba.

Algo más de un centenar de amigos suyos y de aficionados al fútbol respondieron a la llamada en la tercera edición del memorial que lleva su nombre y se dieron cita en las gradas del Nuevo Los Cármenes para aportar su granito de arena a las campañas desarrolladas por el Banco de Alimentos de Granada. Alrededor de tres mil euros entre lo recaudado en taquilla y las aportaciones de los patrocinadores del evento se estima que será la ayuda que a buen seguro aliviará las necesidades de esta institución que «reparte 5 millones de kilos de comida cada año de manera gratuita» y que «por cada euro que ingresamos conseguimos repartir 25 kilos de comida a gente que lo necesita», según relató a IDEAL su vicepresidente Indalecio García, presente en el palco de autoridades. Sobre el terreno de juego los veteranos del Granada y del Córdoba ofrecieron un buen espectáculo que sin duda divirtió a los asistentes, que presenciaron un partido con alternativas en el juego, con un buen número de goles (2-2) y con una tanda de penaltis que dictaminó el ganador del trofeo.

El partido acabó con 2-2 en el marcador y el ganador se decidió en la tanda de penaltis

El principal atractivo de la alineación del Granada era el de volver a presenciar a Manolo Lucena, defendiendo los colores de su equipo en un campo en el que hizo historia, pues el granadinismo tiene marcado a fuego que él -profeta en su tierra- ha sido el único jugador que ha defendido la camiseta del Granada CF en Tercera, Segunda B, en Segunda y en Primera. Manolo Lucena

acompañó en el once titular elegido por el técnico Antonio Serrano a Álex, Valero, Remacho, Santi, Alberto, Rafa, José Luis, Rubén Torrecilla, Nene y Francis Hernández. Y precisamente del mediocampista granadino fue el 1-0 con el que se inauguró el marcador. Un tanto que llegó tras un robo de Nene, que se aprovechó de un mal saque de puerta del portero cordobesista, y éste abrió a la banda izquierda para que Francis colocara la bola en el corazón del área, lugar en el que apareció el citado Manolo Lucena para adelantar a los suyos. Los granadinos se sintieron cómodos en esta primera mitad en la que hasta llegaron a probar con un sistema 4-1-4-1 en el que Lucena era el único pivote defensivo del equipo y Francis acompañaba a Torrecilla en la mediapunta, con Nene como hombre más adelantado. Los granadinos en líneas generales fueron mejores, pero los veteranos del Córdoba estrellaron dos balones en el poste.

Sin embargo, en la segunda mitad el Córdoba saltó al césped mucho más despierto y Alfonso Gutiérrez provocó un penalti que él mismo desaprovechó, pues el guardameta Álex le adivinó la intención. Tan solo un minuto después Manolito se internó en el área y logró el 1-1 con un disparo por bajo. El encuentro volvió a equilibrarse y en el 76 Torrecilla aprovechó un centro desde la derecha para fusilar a Carlos en las inmediaciones del punto de penalti. Los defensores del Córdoba pidieron mano, pero el árbitro no vio nada.

La respuesta blanquiverde no se hizo esperar y Juanma marcó el 2-2 definitivo al aprovecharse de un error de Álex al atrapar un balón centrado desde la banda zurda. En los penaltis el Córdoba tuvo más puntería y se adjudicó el torneo al vencer por 2-4. Un torneo organizado con mucho cariño, del que Luis se sentirá orgulloso allá donde esté.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos