Informe del rival

Fútbol atrevido con altibajos

Fútbol atrevido con altibajos

El Barcelona B se mantiene fiel a su estilo, aunque los resultados no han sido los esperados y trata de reforzarse para salvar la categoría

Julio Piñero
JULIO PIÑEROGRANADA

El Barcelona B suele ajustarse a la etiqueta que caracteriza a los filiales. Es un equipo capaz a veces de lo mejor y de lo peor. La irregularidad es constante y eso lo hace imprevisible. Ha alternado resultados diversos y también se ha visto metido en dinámicas negativas, que le han impedido sumar más puntos, lo que conlleva que en el inicio de la segunda vuelta se encuentre aún en zona de descenso, pero ya más cerca de salir a flote tras la última victoria en Tenerife.

En el Miniestadi han sido muchos los problemas por los que ha pasado y los altibajos han sino constantes. Es el tercer peor equipo en casa. Cinco derrotas en las once jornadas que ha actuado como anfitrión, lo convierten en un conjunto con muchas dudas y con serias dificultades para marcar. Sale a un gol por partido cuando juega como local. Algo mejor le ha ido fuera, pero el rendimiento global no es el esperado tras volver a Segunda.

No se ha cuestionado el trabajo de Gerard López. El que fuera jugador en su día del Barcelona, Valencia y Mónaco es fiel a la filosofía culé y apuesta por un fútbol ofensivo, con predisposición siempre a tener el balón y buscar el juego combinativo como la mejor fórmula para controlar los partidos. Esa elección le ha salido más mal que bien en la mayoría de jornadas, aunque eso no lleva a modificar las ideas. Con esa forma de jugar pretende salir adelante y conseguir que los futbolistas pulan defectos para dar en un futuro en algunos casos el salto al primer equipo.

Es uno de los dos filiales que hay en Segunda y su objetivo es mantener la categoría. Es una cuestión estratégica, porque así resulta más atractivo contar con talentos de fuera con la promesa de rodarse en una categoría más exigente y estar un poco más cerca de Primera, por si en un momento dado Ernesto Valverde se ve en la necesidad de tirar de algún jugador para echar una mano al primer equipo. Ante la falta de rendimiento de algunos jugadores, Gerard López ha mirado hacia abajo y en la pasada jornada el juvenil Carles Pérez firmó un ‘hat trick’ en su estreno como titular frente al Tenerife.

El propósito es seguir en la categoría de plata y por eso en la entidad azulgrana no se ha dudado en potenciar la plantilla durante el mercado de invierno. Se han incorporado el centrocampista Christian Rivera (Eibar), el central Martin Hongla (Granada) y el atacante Ballou Tabla (Montreal Impact). Es posible que lleguen incluso más refuerzos. Está cerrado Nahuel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos