Granada CF

El frenazo de Hongla

Martin Hongla (derecha), en un entrenamiento./P. Villoslada / GRANADACF
Martin Hongla (derecha), en un entrenamiento. / P. Villoslada / GRANADACF

No juega con el primer equipo ni el filial. A pesar de la baja de Baena no tiene pinta de que vaya a ser aprovechado como alternativa

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGranada

La horrorosa temporada pasada sedimentó escasos aspectos positivos. Uno de los pocos detalles que merecían un seguimiento era la evolución de Martin Hongla, un joven futbolista camerunés adquirido por la 'factoría' Pozzo que podía actuar tanto de central como de pivote. La ruptura del convenio con el anterior propietario del club supuso la marcha de la mayoría de sus activos, concentrados entre las plantillas del primer equipo y el filial, aunque no así con Hongla, que se sintió identificado con el proyecto pese al descenso, espoleado por los elogios que le profería Tony Adams, de aquella mandamás en la estructura deportiva, durante el funesto tramo final del campeonato en Primera. Hongla se quedó en Granada aun con las reservas de Pozzo, con el afán de ganarse un dorsal con los mayores. Pese a las referencias y que esa era la idea inicial, sus circunstancias actuales difieren de sus afanes.

Hongla luce al final el número 26 en su camiseta, la que corrobora que a todos los efectos es jugador del Granada B, no del primer equipo. No encontró ese espacio que esperaba, a pesar de que quedaron huecos en el grupo de José Luis Oltra. Acudió con el resto a la pretemporada holandesa y en aquellas tierras empezó a detectarse cierto desapego entre el técnico y el futbolista, que de por sí tiene un carácter especial. Se convirtió en un integrante accesorio en los partidos de pretemporada. En la configuración del plantel, Manolo Salvador, director deportivo, sumó tres zagueros -Germán, Menosse y Charlie Dean-, sin conocerse aún que pasaría con Saunier. Para la recuperación en el centro del campo aterrizaron Raúl Baena y Alberto Martín, lo que iba cerrando la puerta a Hongla. Que Saunier siguiera atrancó su acceso del todo. Sumado Chico Flores, tendrían que ocurrir accidentes múltiples para que apareciera entre los titulares.Ni la baja de Baena parece que vaya a darle opciones de entrar en una lista, como solución si le pasa algo a Alberto Martín.

No quiere jugar en la 'B'

La tensión con Hongla ha pasado por distintas fases. Hubo un momento estival en el fue enviado a entrenar con los pupilos de Pedro Morilla, donde vuelve a estar ahora. Sin embargo, él no ha querido volver a despuntar en Segunda B y sigue empecinado en que si tiene minutos, será en Segunda. La buena trayectoria de los 'cachorros' no ha hecho que se le añore.

Tras la lesión de Germán Sánchez, Hongla volvió a ejercitarse regularmente bajo el auspicio de Oltra, que le colocó entre los elegidos en Copa del Rey, si bien en su pensamiento estaba haber apostado por Saunier, quien fue baja en aquel encuentro ante el Zaragoza en La Romareda por un proceso gástrico. Hongla quedó expuesto, como toda la escuadra en aquella eliminación, con momentos de desconcierto. Fue un papel que ratificó la impresión del entrenador valenciano.

El futuro del africano queda totalmente abierto porque alguien con su juventud no puede estar sin competir y es seguro que Pozzo y él sopesan el cambio de aires. La relación del transalpino con el Valladolid, donde tiene cedido a Sulayman y a algunos sudamericanos en el filial pucelano, podría abrir una vía, aunque no hay ningún fundamento por ahora. El conjunto castellanoleonés no está especialmente feliz con el rendimiento de 'Suly', que también pasó por la cantera rojiblanca. Apenas ha tenido minutos. Hongla es obstinado y seguía con el deseo de permanecer en Granada pero su fe se está torciendo.

Aquel elemento que bautizó Alcaraz y al que luego siguió dando vuelo Adams desde el banquillo ha estado en barbecho, con el agravante de que su propiedad no es del equipo, sino del antiguo dueño. Ser de Pozzo solía ser un privilegio en el pasado, pues una de las líneas maestras anteriores era potenciar sus apuestas. Ahora, con el giro emprendido, aquel sello quedó caducado y sólo valen los méritos.

Fotos

Vídeos