Granada CF

Francotirador Pedro Sánchez

Pedro Sánchez disputa el balón con un rival en Alcorcón. / SERGIO REYES / LOF

El extremo diestro alicantino encauza el mejor arranque goleador de su carrera en Segunda, a tres tantos de igualar su récord en la categoría

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELAS

Un síntoma del desconocimiento palmario de la Segunda división por parte del aficionado medio del Granada -algo dentro de la lógica tras seis años de militancia de su equipo en la élite-, fue la reacción al fichaje de Pedro Sánchez. El hincha se quedó frío ante una incorporación con cierta veteranía -31 años- que venía del descenso a Segunda B con el Elche. Lo llamativo estaba más en la coincidencia de su nombre con el del secretario general del PSOE que en otros aspectos futbolísticos.

Encima, acompañó esa retahíla de contrataciones seguidas que antecedieron al regreso al trabajo del equipo, por lo que cualquier examen pormenorizado quedó diluido al llegar tantos jugadores en bloque. Muchos seguidores, con precipitación, pensaron que el alicantino venía a hacer bulto, a meramente completar la plantilla. Como se está viendo, se equivocaban. Y mucho. No sólo ha disputado todos los minutos de Liga, sino que es el actual máximo goleador del conjunto, con cuatro tantos, tomando como punto de partida la banda, para aumentar la dificultad. La mayoría, bellísimos.

Pedro partía con una ventaja con respecto a algunos de sus compañeros: conoce la competición al dedillo. De hecho, es de los que nunca ha estado en la máxima categoría. Aterrizó en la 'división de plata' subiendo con el Murcia, en la temporada 2011-12 y en ella se ha mantenido desde entonces. Aquel conjunto pimentonero quedó campeón en Segunda B y Pedro asombró con su capacidad ante la meta, con 13 dianas, siendo el lanzador de penaltis también. Sus cifras se moderaron una vez en Segunda. En su curso de estreno, consiguió cuatro goles en los 35 encuentros que disputó, los mismos que ya suma ahora en apenas siete partidos. El de Aspe decidió marcharse al Córdoba el siguiente año, donde estuvo un par de temporadas. Una de ella, quizás la más feliz de su carrera. Si en el primer ejercicio se quedó en cinco goles, con los califales en mitad de la tabla clasificatoria, Pedro alcanzó su plusmarca en el siguiente, en la 13/14, con siete tantos que ayudaron al ascenso verdiblanco a Primera.

Su plusmarca en 'plata' la obtuvo en el Córdoba que ascendió, con siete dianas en la 13/14

Sin embargo, Pedro se decantó por seguir en Segunda división, con un suculento contrato en el Real Zaragoza, que lo quería de acicate para regresar a la cima. Los maños llegaron a la fase de ascenso, como sextos, y el extremo anotó seis goles. Llegaron a la eliminatoria final, ante la UD Las Palmas, pero fueron los isleños los que se llevaron el gato al agua. En La Romareda se impusieron por 3-1, uno de ellos conseguido por Pedro, pero en el Gran Canaria los amarillos vencieron por 2-0, con lo que hicieron bueno el valor doble de las dianas fuera.

Frustrado, Pedro continuó con los blanquillos. Estuvo en 33 partidos, 27 de ellos como titular, pero obtuvo su peor dato ante el arco, con sólo tres goles. Fue un proyecto decepcionante, pues ni siquiera se clasificaron para el 'play off'. Igualaron a 64 puntos con el Osasuna y el Alcorcón, pero fueron los navarros los que pugnaron por el salto que, a la postre, completaron.

De esta manera puso fin a su ciclo en tierras aragonesas, algo que no debió sentar muy bien en la grada, pues resultó muy recriminado hace unas semanas, en la doble visita que tuvo que hacer ya con el Granada, en Liga y en Copa. Del Zaragoza se fue al Elche, más cerca de su casa, pero las cosas no le pudieron ir peor. Fue el curso en el que jugó menos -30 partidos, 26 de ellos como titular- y sólo hizo un tanto. El Elche acabó sucumbiendo y en ese escenario se encontraba este verano, con la carta de libertad bajo el brazo, hasta que Manolo Salvador se puso en contacto con su agente.

Desde la pretemporada comenzó a destacar por ser el ejecutor de las jugadas a balón parado y por dejar caer algún tanto también. Se adueñó de la banda derecha y señaló la primera muesca de la nueva escuadra nazarí. Fue con un golpeo de falta muy astuto ante el Zaragoza. Tiró raso, esperando el salto de la barrera, y el balón acabó en la red sin reacción del portero rival.

Disparos y balón parado

Su habilidad en el uno contra uno quedó avalada ante el Barça B, al que hizo el segundo en el 2-2 en Los Cármenes. No celebró en Tenerife aunque se puede anotar la asistencia del tanto que al final acabó colocando en propia puerta Aitor Sanz, tras un saque de córner suyo. Maquilló la derrota en Valladolid con un trallazo desde fuera del área y fue 'clemente' con otro 'ex', el Córdoba, aunque festejó el primer triunfo.

En Alcorcón, cuando la cosa se ponía fea tras adelantarse los locales, volvió a sacar el rifle de francotirador para marcar, desde lejos y con mucho efecto, tras un mal despeje de Casto, que no pudo rectificar luego su posición ante el disparo. Cuato goles no es un récord para él pero en campañas anteriores los concentró en la segunda vuelta. Esta vez, ha empezado tan rápido como los misiles que sólo él lanza, aunque el público medio en suelo nazarí no le conociera.

Fotos

Vídeos