GRANADA CF

Francisco emerge con fuerza para entrenar al nuevo Granada y Mel queda descartado

Francisco Rodríguez, de 39 años, en sus tiempos como entrenador del Almería./CARLOS BARBA
Francisco Rodríguez, de 39 años, en sus tiempos como entrenador del Almería. / CARLOS BARBA

Ambos se reunieron ayer en Madrid, por separado, con Belenguer y Cordón, los 'jefes' de Hope, la empresa que gestiona el club, quienes tuvieron buena sintonía con el joven almeriense que dirige al Lugo

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELAS

El Granada ha comenzado una ronda de entrevistas para escoger quién será su entrenador para la próxima temporada y entre los que ya han pasado por el 'casting' ha emergido con fuerza Francisco Rodríguez, el joven técnico que en la actualidad dirige al Lugo. El almeriense estuvo ayer en Madrid para reunirse con David Belenguer y Antonio Cordón, altos responsables del grupo Hope, que gestiona el club rojiblanco.

Francisco Rodríguez sólo tiene 39 años, pero ya va forjando una trayectoria en el fútbol nacional. Fue un delantero que pasó gran parte de su carrera en el equipo de su ciudad, Almería; primero en el Polideportivo y luego en la UD Almería, aunque llegó a militar en Primera división con el Albacete. En la campaña 2007-2008 formó parte de la plantilla del Granada 74 de Segunda división, reconvertido a partir del Ciudad de Murcia que compró Carlos Marsá a Quique Pina. Colgó las botas tras pasar por el Orihuela y el Alicante. Tres años después ya apareció con la batuta de preparador para capitanear al filial del Almería. Tras dos campañas en las que el 'B' entusiasmó con su fútbol, el presidente del equipo, Alfonso García, decidió arriesgar y darle las riendas del primer equipo nada más ascender a la máxima categoría, puesto vacante tras la marcha de Javi Gracia.

Francisco, con 35 años, se estrenó con un equipo profesional en la élite, con la presión de ser profeta en su tierra. No se arredró y, a pesar de la modestia del proyecto, consiguió la permanencia en la categoría. Sonada fue aquella victoria ante el Granada en Los Cármenes, con ambos conjuntos pugnando por la salvación, que quedó aclarada para los del Mediterráneo gracias a un 0-2 en la penúltima jornada. Aquel Granada de Alcaraz aplazó la suya hasta Valladolid, en el último instante.

Francisco labró así su renovación, pero las cosas arrancaron peor la campaña siguiente. El cuadro se estancó en la parte de abajo, aunque cuando fue despedido (en la jornada 14 tras perder 5-2 en Eibar), el Almería estaba cuarto por la cola, fuera del descenso, aunque con los mismos diez puntos que Córdoba, Deportivo y Elche. El Almería, que aquel curso vio a pasar a Miguel Rivera (un partido), Juan Ignacio Martínez (catorce) y Sergi Barjuán (nueve), descendió.

Francisco estuvo sin entrenar hasta mediados de la temporada pasada. Volvió a los banquillos cuando le reclutó el UCAM Murcia para sustituir a José María Salmerón. Mejoró en mucho los números de su predecesor y en la jornada 39 el conjunto universitario tenía 48 puntos, cinco por encima de los cuatro de cola. Por sorpresa, el UCAM perdió los tres últimos encuentros y acabó con sus huesos en la 'división de bronce'. Francisco abandonó su puesto, pero esta vez no se fue al paro. Lo llamó el Lugo, con el que firmó el verano pasado por dos cursos. Con el sexto peor tope salarial de Segunda, la escuadra gallega está hoy en una cómoda duodécima posición en la tabla, con 54 puntos, sin peligro alguno, aunque también alejada de la zona de promoción que pisó al principio, cuando llegó a ser líder. Los lucenses concluyen su periplo en esta Liga con el Rayo en Vallecas y ante el Almería, el equipo de sus orígenes, en el Anxo Carro. Precisamente uno de los posibles impedimentos que podrían encontrar los nazaríes es que le queda un año de contrato. Habrá que ver si encuentra facilidad para llegar a un acuerdo de salida si la cosa marcha.

Por su parte, el técnico madrileño Pepe Mel también pasó por las oficinas de Hope, pero todo se redujo a una breve conversación sin que hubiera oferta de por medio. Al parecer, Mel se habría sentido bastante decepcionado por la falta de una tentativa concreta, pues él siempre se ha sentido apegado a la ciudad de la Alhambra. Fue futbolista del equipo en los cursos 93-94 y 94-95. Aunque su nombre ha sonado varias veces como opción para el equipo, tanto en la época de Pina como presidente como cuando Jémez fue relevado de su cargo, nunca había recibido antes una llamada formal de alguien con un papel relevante en la entidad nazarí. Esta vez sí, pero el contacto no ha ido a más. Tendrá que esperar para ver si el otro club que le ha sondeado, la UD Las Palmas, apuesta por él al final.

Por otra parte, al Granada también le habría ofrecido la posibilidad de fichar a Jagoba Arrasate, del Numancia, aunque parece una opción mucho más remota.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos