GRANADA CF

Fluidez y fidelidad en el primer día de campaña de abonados

Todas las mesas ocupadas en el primer día de campaña.
Todas las mesas ocupadas en el primer día de campaña. / R. L. Pérez

Las citas para el primer día se acabaron y el día se cerró con 500 abonados en el camino hacia los 12.000 pretendidos

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDO

«Nosotros somos del Granada desde siempre, no importa en qué categoría juegue». Bajo ese orgulloso lema se acercaron ayer los primeros abonados del Granada para la temporada 2017/18, la de la 'corazonada' hacia Primera. Las citas del día se agotaron y, aunque no hubo grandes colas, el ritmo fue fluido. Hasta el presidente del club, John Jiang, en la ciudad, se sacó su abono a última hora de la tarde. El objetivo marcado desde el club de los 12.000 abonados arranca por ahora rondando las 2.300 solicitudes. Los más madrugadores comenzaron a acercarse a Los Cármenes desde las ocho de la mañana y no se dejó de atender durante toda la tarde. 500 abonados fue el balance de la jornada, una cifra que se valora con optimismo en el club dada la época.

Orgulloso a renovar acudió Enrique, que a sus 74 años presume de haber presenciado la final Barcelona-Granada en la Copa del Generalísimo que acabó 4-1 para los culés. «Soy de los primeros que se lo ha sacado por ayudar a la ciudad y al Granada. No sale ni a cinco euros cada partido, qué menos que ayudar», explica. «Creo que los de mi zona van a renovar, los verdaderos seguirán y mucha gente se animará. Vamos a ver más fútbol y más tranquilidad. No creo que subamos el año que viene, sólo espero que no estemos otra vez treinta años sin estar en Primera», reconoce.

Junto a su hermano renueva Juan, que espera ver «más espectáculo» desde el fondo norte. Le ilusiona Joselu, «el pichichi de Segunda», y un entrenador que califica de «serio», por Oltra. En Preferencia renueva Miguel, que pese a ello opina que los nuevos fichajes «no ilusionan por ahora», a excepción de Joselu y Javi Varas.

Con su abono social espera noticias Adrián, que todavía no está convencido de los fichajes que ha realizado el club y prefiere esperar a agosto. Muy decidido está Emilio junto a su hijo Enrique. «Hay pocos espectáculos deportivos en Granada y no pensamos renunciar a este. Somos del Granada de toda la vida y esperamos subir», reflexiona, aunque critica: «Todo lo que se está trayendo es porque están libres, a coste cero».

Otros que renovaron ayer son Joaquín y José Antonio. El primero lo hace «por fidelidad al club y por la esperanza de que vuelva a estar en la élite». Valora que «es prematuro hablar del proyecto, aunque bien encarrilado principalmente por Manolo Salvador. Parece que no se van a repetir el desconcierto y el retraso de la temporada pasada». Mientras, José Antonio afirma que le «gusta mucho el fútbol y me gusta el Granada, ya estuve en Segunda B, en Segunda y en Primera. A los que nos gusta el fútbol nos da igual dónde esté el equipo. Mis amigos van a renovar, llevamos mucho tiempo». Duda que se llegue a los 12.000, aunque él prefiere «7.000 gritando».

Reubicaciones

Un asunto de esta campaña de abonos que está trayendo cola entre la afición es la reubicación de los socios situados en la parte izquierda alta del fondo norte del estadio, el del marcador. Al dejar de emplearse las gradas supletorias de las esquinas, la mayor parte de la afición visitante tendrá su lugar en este espacio, viéndose perjudicado un buen número de socios.

El club se está poniendo en contacto con los afectados de manera individual vía email o telefónica. Se ofrecen soluciones individuales para cada abonado, que podrá renovar en una parte distinta del estadio en un asiento libre el curso pasado. No tendrán ningún tipo de rebaja en el precio del mismo: la forma en la que el club está intentando compensar el agravio es ofrecerles una prioridad absoluta a partir del día 25 en que se liberen los asientos ocupados la campaña pasada. Desde el club reconocen la molestia pero se comprometen a ofrecer el mejor trato posible. No obstante, la mayor dificultad a la que se están enfrentando en las oficinas son los grupos, que como es lógico pretenden permanecer juntos.

Así ocurre con la peña de Dúrcal, formada por cincuenta miembros que eligieron el fondo norte al responder a un perfil de aficionado «más tranquilo». Desde el colectivo se afirma que el club pretende reunirse con ellos esta semana para ofrecerles una solución. No se oculta pese a ello que varios de sus integrantes se encuentran «muy cabreados» por esta reubicación.

Otro despido

En la rueda de despidos que viene presentando el club en los últimos días, ayer se puso fin a la relación del club con Neus Méndez, hasta ahora jefa de protocolo. Era una superviviente de la etapa de Pina.

Fotos

Vídeos