Granada CF | La resaca

Fiable

Ramón L. Pérez

El Granada se ha convertido en una inversión con pocos riesgos, apto para los prudentes e ideal para apuestas a largo plazo como obliga la duración de la Segunda

RAFAEL LAMELASGRANADA

1. Moody´s, Standard & Poor´s y Fitch coinciden. Todas las agencias de calificación acercan a la 'triple a' a este Granada, una apuesta prudente para inversores a largo plazo. No tiene grandes riesgos, pues tampoco asume estridencias, pero es fiable como una berlina de las de antes: amplitud, chapa dura, segura y poco dada a las averías.

2. Puede que nadie sufra el síndrome de Stendhal contemplando a los rojiblancos. Definitivamente sólo a ratos engatusan con su belleza pero quién quiere eso cuando el equipo es austero atrás y eficiente arriba. Cuando gana, que es esa anhelada costumbre para una afición que vuelve a disfrutar de lo que es dormir a pierna suelta y sin pesadillas. La victoria es el mejor somnífero para el seguidor futbolístico.

3. Dicen que el nacionalismo se cura viajando, aunque quizás haya que precisar que la deriva sana cuando baja del pecho al bolsillo. Lo que sí está claro es que en Segunda los aires de grandeza se aminoran observando las jornadas, los resultados y rendimientos de los demás. En esta guerra de guerrillas, donde los carteles y presupuestos se esconden cuando pita el árbitro, sólo los recios acaban superando metas volantes sin pájaras.

4. Restó importancia Oltra a la puerta a cero, pero en el fondo sabe que la tiene. Este Granada ha demostrado desde el principio que puede marcar a cualquiera, así que si lograba encajar poco o nada, la ecuación quedaría balanceada. Lo de menos es la pugna por la posesión de balón, sino el uso con que el esférico se exprima. A lo mejor está faltando algo de remate así pero no llegada y amenaza en los disparos, que al final es lo que más altera el sistema protector del rival.

5. Conviene poner de relieve este 'hat trick' de triunfos y el hecho de que continúe tras cruzarse a un contrario que llevaba cuatro seguidos. Que, como se comprobó, tampoco se comía nadie, señal de que todo está muy parejo en esta división y son los detalles los que priman. Por eso es tan importante minimizar errores, dormir el asunto, golpear al contragolpe.

6. La reaparición de Saunier en defensa ha secado la cuestión de quién podría ejercer el papel de Germán en la retaguardia. El francés tiene ese porte aristocrático en sus acciones que a veces parece ir sobrado. De momento mantiene a los contrincantes a raya. Y a las lesiones, su peores enemigas, también.

7. Los partidos de selecciones 'secuestraron' a Sergio Peña, que encima puede retornar con el brazo en cabestrillo por un puñado de días. Tenía Oltra que encontrar un mediapunta de reemplazo y Espinosa le dio la razón en su confianza con un gol. En el afán de recuperar efectivos de los vagones de atrás, hasta el damnificado por la repesca del talaverano, Pierre Kunde, anotó también en el rato que estuvo. Cuantas más piernas se aúnen en esta carrera, con más brío se avanzará hasta la meta.

8. Quizás el siguiente en ser rescatado sea Antonio Puertas, al que ya le puede tocar en el Nou Stadi de Tarragona si se confirma, como parece, la sanción a Pedro por su expulsión. El almeriense es de los que necesitan cariño y un partido decente, que le permita retornar al ruedo con garbo. En buena onda, todo se hace con más naturalidad.

9. Arriba es Joselu quien barre a destajo. Un delantero en las antípodas de Ramos pero que es un incordio para los adversarios. Da la impresión de que tanto desgaste solidario, pues nunca cede un milímetro, puede llegar a perjudicarle cuando luego tiene que tomar alguna decisión protagonista en la vanguardia. Detalle hoy en día menor, porque las batallas del onubense facilitan el despliegue del resto, que es a la postre lo crucial para que la cadena de producción no se resienta.

10. No hay engaño en la etiqueta del Granada, al que se avistan las características de un conjunto rocoso, comprometido, con algunos buenos solucionadores y la experiencia adecuada que coloca galones. Ahora tendrá que demostrar su capacidad de recuperación jugando dos partidos en sendos ciclos de 72 horas. Quizás Oltra, que por previsible está sorprendiendo con algún retoque en su alineación haciendo al final lo lógico, tenga que improvisar en el uso del fondo de armario en tierras catalanas. Mientras siga la rectitud, la 'triple a' no peligra y el objetivo estará poco a poco más cerca.

Fotos

Vídeos