Fiabilidad como locales

Hay que aspirar a un golpe de efecto en Lugo que confirme de manera definitiva las aspiraciones de la escuadra de Oltra

Fiabilidad como locales
Ramón L. Pérez
EDUARDO ZURITA. AFICIONADO DEL GRANADAGRANADA

Racha de cuatro victorias consecutivas del Granada en las cuatro últimas jornadas que lo aúpan a la tercera plaza de la clasificación a un solo punto del segundo, el Rayo Vallecano, y a seis del líder Huesca. Se sumó además con la victoria ante el Alcorcón la séptima seguida como local. En el Nuevo Los Cármenes el equipo rojiblanco es de plena fiabilidad y derrota, con mayor o menor esfuerzo, a cuanto rival le visita basándose en la eficacia de sus jugadores de mayor calidad.

La parroquia se está acostumbrando a que los suyos resuelvan los partidos con certeras dianas sucedidas en un plis plas. Así sucedió ante el Tenerife, con dos golazos muy seguidos de Machís y Peña; igualmente se remontó ante el Córdoba, esta vez con dos zapatazos del propio Machís y Kunde en un breve plazo de tiempo; ante el Alcorcón fue Adrián Ramos el bigoleador con tan solo dos minutos de intervalo, ya en el segundo periodo, fulminando al equipo madrileño primero con un sutil remate a un gran centro de Víctor Díaz -otra constante de la temporada, pues muchos goles han sido consecuencia de sus grandes asistencias desde el flanco derecho-, y después con una gran jugada individual apoyándose en Peña que culminó alojando el balón en la escuadra de Casto.

El encuentro había tenido unos primeros veinte minutos espesos, con un tanteo entre los contendientes donde los del Alcorcón parecían mejor asentados, dominando más el esférico que los locales. Un disparo al palo de la meta de Varas tras una buena conducción de Álvaro Peña activó a los de Oltra. A partir de ese momento empezó a aparecer Peña, que dio muestras de su enorme técnica y su capacidad de encandilar a los suyos cuando se enchufa. Suya fue una excelsa acción donde tras recuperar con un gorro el balón, lanzó sin dejarlo caer un magnífico pase a Ramos que éste convirtió en un pase de la muerte que cercenó finalmente el portero del Alcorcón no sin dificultad.

Lo acompañó en el buen hacer un enorme Kunde, con una exhibición tanto de potencia como de entendimiento del ritmo del encuentro. Los dos fueron protagonistas del arranque de la mejor jugada de la primera parte por parte del Granada, en un rápido contragolpe donde el peruano filtró con tino un pase al camerunés para que éste galopase hasta el área para ceder a Salvador que al primer toque otorgó una ocasión enorme de gol a Machís, que éste desperdició sorpresivamente. No fue la mejor tarde del venezolano, aunque su pundonor y entrega quedan siempre fuera de toda duda.

Casto tuvo que emplearse a fondo en el tramo final del primer periodo para rechazar sendos zambombazos de los dos grandes protagonistas: uno por alto de Peña; otro ajustado al palo derecho de su meta lanzado por Kunde. El meta del Alcorcón evitó que el Granada se fuese al descanso por delante en el marcador, y una cierta inquietud sobrevoló el estadio ante la incertidumbre que el empate en el receso suponía.

El arranque de la segunda parte intensificó las dudas con unas primeras escaramuzas de los visitantes por el flanco derecho de la defensa rojiblanca, donde Víctor Díaz no era capaz de cortar las andanadas rivales. La zozobra acabó con los destellos de calidad de los granadinistas ya reseñados: un magnífico centro desde la zona de tres cuartos del campo de Víctor fue acompañado por Ramos con un eficaz remate que inauguraba el marcador. Poco después el cafetero sentenciaba con otra gran diana y zanjaba el partido.

Aunque el Alcorcón respondió al segundo gol con un acercamiento que obligó a emplearse a fondo a Varas por primera y última vez en el partido, lo cierto es que siempre se estuvo más cerca del tercero del Granada que de un acercamiento en el marcador de los visitantes. De hecho, sólo la fortuna y la pericia de Casto evitaron la tercera diana rojiblanca en una doble ocasión de Machís y Peña, y Kunde anduvo cerca de culminar su gran actuación con un gol tras una nueva galopada culminada con un disparo muy ajustado al palo izquierdo de la meta rival.

Volvió Oltra al esquema de un solo punta, Ramos, con una media punta muy cerca de él, Peña. Se entendieron muy bien ambos durante todo el encuentro. Mantuvo dos pivotes para sostener el centro del campo, Martín y Kunde, sobrio el primero y espectacular el segundo. En las bandas, muy abiertas, aparecieron Salvador y Machís, que se fajaron con pundonor, pero con suerte dispar. Atrás, en la defensa de cuatro, Germán volvió a cumplir con sobriedad en sustitución del sancionado Flores, acompañando por el centro a un aseado Saunier, con Víctor y Álex como siempre en los laterales. El centro del campo se mostró más equilibrado y cuando Sergio Peña se enchufó y acompañó a ese fenómeno de la naturaleza que es Kunde, el equipo carburó con sentido y dominó a su rival, como en el tramo final del primer periodo. Si a todo ello se le añade la calidad indudable de hombres como Díaz, Machís o Ramos el desenlace no puede ser otro que favorable. En casa la fiabilidad está por ahora fuera de toda duda.

Los cambios homenajearon a algunos de los mejores: Hjulsager suplió a un aplicadísimo y esforzado Salvador. El danés mostró algunas pinceladas de sus aptitudes, aunque aún parece muy falto de ritmo de competición. Baena sustituyó a Peña más tarde y Joselu lo hizo con Ramos en los estertores del encuentro. Los tres sustituidos fueron despedidos con merecidas ovaciones. Faltó lugar para un último homenaje que sin duda mereció Kunde, el mejor de los suyos, pero al camerunés no hace falta oxigenarlo pues compite a un nivel similar desde el primero al último de los minutos de cada encuentro.

Esperemos que ahora que el objetivo empieza a sentirse cerca tras el acercamiento a los dos puestos de cabeza que han traído los últimos doce puntos sumados en cuatro jornadas consecutivas, el equipo se convenza definitivamente de sus capacidades sobre todo en las visitas a domicilio. La próxima jornada espera el Lugo, uno de los equipos que sigue manteniendo el pulso por estar en los puestos altos. Hay que aspirar a un golpe de efecto que los aleje y que confirme de manera definitiva las aspiraciones de la escuadra de Oltra. La fiabilidad hay que llevarla también a los partidos a domicilio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos