El corazón del Granada CF

Aquel felino que dejó una huella difícil de borrar

Integrantes de la peña zagreña, junto a la presencia de Jhon Córdoba y Roberto Fernández./
Integrantes de la peña zagreña, junto a la presencia de Jhon Córdoba y Roberto Fernández.

La peña granadinista Roberto Fernández de Zagra se fundó hace tres años para que el municipio granadino contase con un grupo de adeptos del club que hasta entonces no existía. De paso homenajean a una referencia pasada de la grada

GABRIEL S. CARACUEL

Incluso en esto del fútbol la calidad humana de los jugadores prevalece en el imaginario de la afición con mayor importancia que la valía sobre el césped. De hecho, esa simpatía es la que retribuye a un plantel en la formación de una identidad unitaria, es decir, la única senda para alcanzar los objetivos propuestos. Estas credenciales las aportó en su día Roberto Fernández, el 'Gato de Chantada' o el preferido de la grada. No había envite en Los Cármenes en el que el portero no se voltease desde su marco para aplaudir a todos aquellos granadinistas que siempre vitoreaban su nombre. «¿Cómo no rendirle algún tipo de tributo?», debieron pensar desde el municipio granadino de Zagra, que asimismo aún no contaba una peña granadinista: «No podía ser que en el pueblo hubiera una peña oficial del Betis, otra del Madrid y ninguna del principal club de nuestra tierra, así que decidimos dar el paso», narra Daniel Hurtado, actual secretario de la agrupación y que asimismo preside la Federación de Peñas G19 desde hace dos años.

La inauguración se abordó en diciembre de 2014, tras posponerla el club hasta en tres ocasiones por la lejanía de la localidad, a 73 kilómetros de la capital. Acudió el propio Roberto junto al entonces delantero nazarí Jhon Córdoba, no sin anécdotas de por medio: «Cuando llegaron los dos jugadores al pueblo, y al percibir la distancia que habían recorrido, Roberto me dijo en clave de broma que si estábamos en Jaén o en Córdoba, que por poco le hacemos la peña en Lugo. Todo fueron risas entre los peñistas y los jugadores», comenta Daniel.

Tras toda la tarde juntos, los niños de Zagra acudieron a por un autógrafo de ambos; pero el día también resultó emotivo para los más grandes, pues son en esencia personas muy campechanas, entre ellos algún socio de toda la vida al que le brillaron los ojos viendo a dos jugadores del primer equipo en su humilde pueblo. Como obsequios, además de unas zapatillas para Leo, el hijo de Roberto, se les regaló a ambos profesionales una caja de aceite de Zagra, el producto más simbólico de la zona, y de calidad eminente: «Cada cierto tiempo tenemos que enviar aceite hacia Galicia».

Fueron las últimas navidades que pasaría el guardameta en la ciudad de la Alhambra, ya que al verano posterior terminó contrato con la entidad y prosiguió su carrera en el Lugo, donde permanece a día de hoy. Jhon Córdoba también hizo las maletas en verano rumbo hacia Alemania. A día de hoy mantienen contacto con el gallego, el cual les ha prometido una ruta a modo de visita por la provincia.

Seguirán activos en Segunda

El reto de la nueva categoría se afronta por todos como una etapa emocionante, por aquello de la confianza que genera esta gestión estival, muy novedosa respecto a campañas anteriores y que invita al optimismo. Sería complicado alimentar la ilusión de estos adeptos al Granada con un espectáculo pobre tras un camino interminable de carretera. Tienen además tres carnets a nombre de la agrupación. La idiosincrasia de que muchos peñistas se dediquen al campo -al espárrago y a la aceituna mayormente- condiciona a muchos de cara a acudir al estadio, por lo que esos abonos se sortean entre todos y así puedan acudir en su totalidad al menos un par de veces a Los Cármenes.

Fotos

Vídeos