Granada CF

«La etapa que viví en el Granada es una de las que más me ha marcado»

Íñigo López pugna por el balón en el partido de Copa del Rey que disputó ante el Valladolid esta temporada./NORTE DE CASTILLA
Íñigo López pugna por el balón en el partido de Copa del Rey que disputó ante el Valladolid esta temporada. / NORTE DE CASTILLA

Íñigo López, ahora en el Huesca, evoca con sumo agrado tres años en los que «había mucha ilusión en la ciudad y todo fue de cara»

Julio Piñero
JULIO PIÑEROGranada

Íñigo López Montaña (Logroño, 1982) vivió tres años muy felices en Granada, desde 2010 a 2013. Ya han pasado más de cuatro años desde que se marchó para buscar nuevos retos en su carrera deportiva. Tras salir vivió una aventura en el fútbol griego con el PAOK Salónica. Después jugó en el Celta y en el Córdoba. En el Huesca, rival al que se medirá el domingo el equipo rojiblanco, cumple ahora su tercera temporada. La etapa que pasó en el club granadino fue intensa y especial. La afición le guarda un gran cariño pese al tiempo transcurrido y así lo percibe en la calle cada vez que tiene la oportunidad de volver.

«A veces visito la ciudad, porque tengo amigos de los tres años que pasé por allí y la gente se acuerda porque me paran por la calle, al evocar aquella época. Hay que tener en cuenta que después de muchos años sufriendo, esa fue la mejor etapa reciente de la historia del Granada. Fue todo de cara. Cuando yo llegué el equipo venía de ascender a Segunda, logramos dar el salto a Primera y después mantuvimos al equipo dos años. Son recuerdos muy especiales y había mucha ilusión en la ciudad», comenta a IDEAL el central riojano.

Fueron años que le marcaron y que desencadenaron acontecimientos muy positivos para él en muchos aspectos. Reconoce que fue «de las mejores épocas que he tenido en mi carrera. Fue algo muy especial. Tuve mi debut en categoría profesional. Íbamos de la mano, la ciudad, el equipo y la directiva. Había muchas ganas en Granada de vernos en Los Cármenes compitiendo ante los mejores equipos. Fue una de las etapas que más me marcó».

«El Granada tiene un bloque experimentado para la categoría y jugadores de carácter»

Casi todo lo que le pasó en esos años fue bueno, al cumplirse los objetivos que se marcaba el equipo a nivel deportivo. «Sobre todo me vienen a la cabeza los éxitos del final de cada temporada. El ascenso del primer año es imborrable. Fue algo muy bonito y también la culminación que hubo en los dos años que estuve en Primera, porque fueron muy complicados. Tras un ascenso son los más difíciles siempre, porque es menos la gente que cree en los proyectos, al haber menos presupuesto. Sufrimos pero logramos el objetivo y la gente nos cogió más cariño aún a los jugadores de esas temporadas», apunta el ahora futbolista del Huesca.

Buenas amistades

En Granada dejó buenas amistades, que aún conserva, por lo que siempre hace lo posible por regresar «al menos una vez al año. Es una ciudad que me gusta mucho, tengo grandes recuerdos y amigos. Siguen por allí compañeros como Diego Mainz o Manolo Lucena, con los que tengo buena relación. Cuando puedo me escapo con mi mujer, que también la conocí allí, aunque ella es de Jaén. Es una placer siempre ir a pasar unos días».

Ha estado pendiente de lo que ha ido ocurriendo en la entidad rojiblanca desde que se marchó y todos los cambios que se han dado a nivel de gestión, con la salida de Pina y de Cordero hace año y medio. Se fijó en la parte deportiva y afirma que «pude celebrar que se mantuviera todos esos años en Primera y la pena fue lo que ocurrió la temporada pasada. Este año empezó un poco renqueante y ahora ya está en los puestos en los que tiene que pelear».

No está entrando ahora en las convocatorias con el Huesca, por lo que en un principio cuenta con menos posibilidades de estar este domingo en Los Cármenes. «Estoy entrando menos en los planes del míster. El equipo está muy bien y volvimos a ganar el otro día. Uno siempre pelea y lucha para intentar jugar e ir convocado. Si no entro en la lista va a ser complicado que vaya, porque tendré que entrenar aquí para estar preparado ante cualquier oportunidad», manifiesta.

Al Granada lo ve entre los favoritos al ascenso por la plantilla que ha configurado tras su descenso de categoría. Íñigo López considera que «tiene jugadores bastante contrastados y tratan de hacer un buen bloque, porque es difícil que todo el mundo se compenetre bien desde el principio. El año del ascenso al principio nos costó mucho. Empezamos muy mal esa temporada, con tres derrotas seguidas y luego el bloque se fue haciendo. Ahora veo que el equipo carbura mejor. Joselu ya está rascando y ficharon a Chico Flores, que le ha dado consistencia a la defensa. Creo que tiene un bloque experimentado para la categoría, con jugadores de carácter y saber estar para una Segunda tan igualada».

«En el Huesca se vienen haciendo bien las cosas desde hace años y gastando lo justo»

En el Huesca se siente muy bien y disfruta del equipo de moda en Segunda, que ha llegado hasta el liderato. Estima que el secreto del gran momento que viven se debe a que «se vienen haciendo las cosas muy bien desde hace años, sin volverse loco. Entre Petón, Agustín Lasaosa y un grupo de gente que han sabido gestionar desde hace años. Es un equipo muy humilde, que estuvo por campos de Tercera. Con los pies en el suelo, gastando lo justo para no hacer barbaridades y no cometer errores de otros equipos, ha ido asomando la cabeza».

Todo ha sido fruto de unas decisiones maduradas y sin tener prisa. Lo ha vivido en primera persona y comenta que «tras el ascenso el primer año fue de transición para mantener la categoría. El segundo ya fue rodado, empezamos con una base muy buena de jugadores que no eran muy conocidos, pero que ni dudaron en apostar por el Huesca y nos clasificamos para disputar los 'play offs'. Eso nos puso en el mapa. Ha continuado el bloque y con unos fichajes acertados, hacen que el Huesca compita. Es un equipo que no tiene la urgencia de ascender como les ocurre a otros. Podemos llegar donde queramos sin presión».

Sin planes de retirada

Su amigo Diego Mainz se vio obligado a retirarse hace dos temporadas por sus problemas en una rodilla. Él no tiene en mente decir aún adiós, debido a que «físicamente me encuentro muy bien y mi idea es continuar compitiendo. Hablé con Diego cuando acabó contrato en el Granada, por si quería venir por aquí, porque sé que es un jugador muy bueno y con el que me entendía muy bien, pero ya me dijo que físicamente no le daba para más la rodilla y que prefería dejarlo. Yo tengo ahora 35 años y me encuentro muy bien. La temporada pasada llegué a jugar treinta partidos, este año estoy compitiendo menos, pero entreno bien y no me cabe duda de que disputaré minutos importantes en este Huesca».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos