Granada CF

Una etapa repleta de dificultades

Una etapa repleta de dificultades

El Granada de José Luis Oltra comenzó mal la temporada, enderezó su situación en la primera vuelta, pero los malos resultados fuera de casa le han lastrado muchísimo

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

La andadura de José Luis Oltra en el banquillo del Granada se dio por concluida este lunes, en las horas posteriores a la traumática derrota sufrida en el estadio Carlos Tartiere frente al Real Oviedo. El equipo rojiblanco repitió errores pasados y, a pesar de dominar durante gran parte del partido, errores groseros atrás y una alarmante incapacidad ofensiva ante un rival encerrado atrás terminaron por costarle al equipo granadino su undécima derrota de la temporada -10 en liga y 1 en Copa- que lo deja a ocho puntos de la segunda plaza.

Estar en esa zona de privilegio para subir de manera directa a Primera división ha sido el objetivo del equipo granadino desde que Oltra fue confirmado como técnico rojiblanco el pasado 3 de junio de 2017. El preparador valenciano llegaba con dos ascensos en su curriculum, los logrados con Tenerife y Deportivo, aunque sus últimas experiencias en clubes como el Almería o el Córdoba no habían terminado bien y la directiva de ambos clubes terminó optando por cesarlo. En el casting por ser el entrenador que dirigiera la nave rojiblanca en el año posterior al doloroso descenso de categoría, Oltra se había impuesto a Fernando Hierro, que había sido recomendado al presidente del club, John Jiang, por parte de alguno de sus asesores más cercanos. Sin embargo, la candidatura de Oltra estaba avalada por el director deportivo, Manolo Salvador, y su postura terminó siendo clave para que el estratega valenciano fuese firmado como nuevo entrenador y no el ex capitán del Real Madrid.

El inicio de temporada fue decepcionante, ya que el equipo acumuló cuatro empates consecutivos y, tras perder en Zorilla ante el Valladolid, no sumó su primera victoria de la temporada hasta la jornada sexta ante el Córdoba. A partir de ahí encadenó otras dos más, en Alcorcón y en casa ante el Lugo, aunque se vio frenado en su intento de escalar hasta lo más alto de la tabla por una derrota en Tarragona ante el Nástic (2-0).

En la octava jornada ante el Oviedo Oltra pudo alinear a Chico Flores, recién fichado a causa de la lesión de Germán y de que el rendimiento de Menosse y Charlie Dean no estaba siendo el esperado. El central gaditano se convirtió en un fijo en el centro de la defensa junto a Saunier, y en su estreno el Granada dio una buena imagen y consiguió dejar su meta a cero ante el conjunto ovetense (2-0). Después de encadenar otros dos triunfos más ante Numancia (1-3) y Lorca (4-1), el Granada entró por primera y única vez en toda la temporada en zona de ascenso directo. Permaneció una semana más, y lo hizo como líder, tras empatar en Pamplona ante Osasuna (0-0) pero fue apeado de esa posición de privilegio por el colista, el Sevilla Atlético, que venció en Los Cármenes (1-2) y evidenció un problema al que Oltra no consiguió encontrarle solución con el paso de los meses: si Machís no rinde a buen nivel, el Granada es muy difícil que gane partidos.

La 'Machisdependencia' sería una constante en las siguientes jornadas, en las que el equipo rayó a gran nivel en casa (logrando hasta siete triunfos consecutivos) pero estuvo más de tres meses sin ganar fuera. Terminó la primera vuelta en sexta posición, pero la derrota en casa de un rival directo como el Cádiz (1-0) dejó a los granadinos muy tocados, quedando lejos la zona de ascenso directo tras un nuevo tropiezo en casa del Albacete durante la primera jornada de la segunda vuelta (2-1). El Granada ganó en casa al Zaragoza y cayó goleado en Barcelona (3-0), lo que puso a Oltra contra las cuerdas. Se convirtió en una constante escuchar al entrenador rojiblanco decir en sus comparecencias de prensa que el equipo merecía mejor suerte, pero los resultados nunca llegaban. Tuvo dos partidos consecutivos en casa para enderezar la situación y lo consiguió gracias a las apuradas victorias ante Tenerife (2-1) y Valladolid (1-0). Los males parecían espantados después de ganar a domicilio al Córdoba (1-2) y de encadenar un póker de victorias al superar al Alcorcón (2-0), pero en Lugo algo volvió a ir mal.

El Granada perdió a balón parado, otro grave problema que parecía solucionado, y lo hizo en el último minuto (2-1). Oltra se aferró a un mismo once sin tocar la defensa ni tampoco el ataque ante el Nástic, equipo que se llevó los tres puntos de Los Cármenes (0-1) en otro partido en el que Machís, la estrella indiscutible del Granada, tampoco estuvo acertado e incluso falló un penalti en el tramo final. Estar a cinco puntos del ascenso directo era una losa pesada antes del partido ante el Oviedo, pero caer nuevamente fuera de casa por errores propios y por una alarmante incapacidad defensiva terminó de colmar la paciencia de la directiva. En la grada al técnico valenciano cada vez le quedaban menos apoyos puesto que en el fútbol los resultados mandan y los del Granada no estaban siendo los deseados. Ahora tanto el Granada como Oltra tendrán que aprender a vivir el uno sin el otro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos